actualidad, opinion, variedades.

Salud

Short Creek, la remota comunidad de Estados Unidos que practica la poligamia y ahora enfrenta un desastre genético


Así lo afirmó a mediados del siglo XIX Brigham Young, quien dirigió la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (LDS, por sus siglas en inglés),también conocida como la Iglesia mormona, en la ciudad de Provo, Utah, Estados Unidos.

La tarea sagrada de la que hablaba Young era la poliginia, practica de la poligamia en la cual se le permite a un hombre tener muchas esposas, y que había sido impuesta como la línea oficial de la iglesia algunos años antes.

Y Young quiso predicar con el ejemplo. Aunque comenzó su vida adulta como un cónyuge dedicado a una sola esposa, murió con 55 esposas y 59 niños.

Enfermedad extraña

Un siglo después, las consecuencias de ello se vieron reflejadas en la salud. En una oficina a varios cientos de kilómetros de donde Young pronunció su discurso, el caso de un niño de 10 años llegó a las manos de Theodore Tarby, un médico especializado en enfermedades extrañas durante la infancia.

El niño tenía rasgos faciales inusuales, incluyendo una frente prominente, orejasbajas, ojos muy espaciados y una pequeña mandíbula. También sufría una severa discapacidad física y mental. Tras realizar todas las pruebas habituales, Tarby se quedó perplejo.

Envió una muestra de orina a un laboratorio especializado en la detección de enfermedades extrañas y el diagnóstico fue “deficiencia de fumarasa”, un trastorno hereditario del metabolismo.

Con sólo 13 casos conocidos por la ciencia hasta ese entonces (lo que se traduce en probabilidades de uno cada 400 millones), era definitivamente un caso muy inusual, que parecía rozar la mala suerte.

Pero no fue así. Resultó que la hermana del niño, cuyos padres creían que padecía parálisis cerebral, también sufría de “deficiencia de fumarasa”.

Números alarmantes

Con el paso del tiempo, Tarby, junto a colegas del Instituto Neurológico de Barrow, de Arizona, Estados Unidos, diagnosticaron ocho casos nuevos, en niños de 20 meses a 12 años.

Todos tenían los mismos rasgos faciales distintivos, similar retraso en el desarrollo (la mayoría no podía sentarse y mucho menos caminar) y, fundamentalmente, todos provenían de la misma región en la frontera de Arizona y Utah, conocida como Short Creek. Y lo que era aún más intrigante, la población de esta región practica la poliginia.

En esta pequeña comunidad aislada de la Iglesia Fundamentalista de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (FLDS, por su sigla en inglés), la probabilidad de nacer con “deficiencia de fumarasa” es más de un millón de veces superior al promedio mundial.

“Cuando me mudé a Arizona me di cuenta de que mis colegas aquí eran probablemente los que más familiaridad tenían con esta enfermedad”, explica Vinodh Narayanan, neurólogo del Instituto de Investigación de Translación Genómica de Arizona, que trató a varios pacientes con la “deficiencia de fumarasa”.

¿Qué sucede?

La enfermedad es causada por un defecto en el proceso que proporciona energía a las células. En particular, se produce por los bajos niveles de la enzima fumarasa.

Para aquellos que heredan una versión defectuosa, las consecuencias son trágicas, incluyen trastornos metabólicos, y son particularmente devastadoras para el cerebro.

“Da lugar a anomalías estructurales y a un síndrome, incluidas las convulsiones y el desarrollo tardío”, señala Narayanan.

Casos

La Iglesia Fundamentalista de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días se mudó a la frontera entre Arizona y Utah luego de que la poligamia fuera prohibida.

Faith Bistline tiene cinco primos con la enfermedad, a quien acostumbraba cuidar hasta que dejó la FLDS en 2011: “Están física y mentalmente discapacitados”.

El mayor comenzó a aprender a caminar cuando tenía 2 años, pero se detuvo después de un largo ataque de convulsiones. Ahora, con 30 años, ni siquiera es capaz de gatear.

Sólo una de sus primas puede caminar. “Ella también puede hacer algunas vocalizaciones y, a veces, puedes entender un poco de lo que está diciendo, pero yo no lo llamaría hablar”.

Todos están asistidos por tubos de alimentación y necesitan cuidados las 24 horas del día.

La “deficiencia de fumarasa” es extraña porque es recesiva: sólo se desarrolla si una persona hereda dos copias defectuosas del gen, una de cada uno los padres.

El origen

Para llegar a entender por qué Short Creek está plagado de estos casos, tenemos que volver a mediados del siglo XIX. Young, además de dirigir la iglesia mormona, también fundó la ciudad Salt Lake City, en Utah, en un valle desértico poco poblado y la convirtió en una utopía de la poligamia en unas pocas décadas.

Pero no duró por mucho tiempo. En la década de 1930, la práctica había sido abandonada por la iglesia y prohibida por el estado de Utah, por lo que se castigaba con prisión y una multa (equivalente a alrededor de US$10.000 en el dinero de hoy). Los seguidores necesitaban un nuevo lugar donde ir.

Se establecieron en la remota aldea de Short Creek, en la frontera entre Utah y Arizona. Se trataba de un área un poco más grande que Bélgica (36.000 kilómetros cuadrados), con sólo un puñado de habitantes. El lugar perfecto para esconderse de las autoridades.

Hoy en día es el hogar de los pueblos mellizos Hildale y Colorado City a ambos lados de la frontera entre ambos estados. Viven unas 7.700 personas. Además es la sede de la FLDS, famosa por su estilo de vida conservador y la poliginia.

“La mayoría de las familias incluyen al menos tres esposas, porque ese es el número que necesita para entrar en el cielo”, dice Bistline, que tiene tres madres y 27 hermanos.

Matemáticas

Al final, el vínculo con la “deficiencia de fumarasa” es un juego de números. Los hijos de Young engendraron a 204 nietos, que, a su vez, tuvieron 745 bisnietos. En 1982, se informó que tenía al menos 5.000 descendientes directos.

Esta explosión repentina se reduce a un crecimiento exponencial. Incluso con una sola esposa y tres hijos, si cada generación subsiguiente lo sigue, un hombre puede tener 243 descendientes después de sólo cinco generaciones.

En las familias que practican la poligamia esto está sobrealimentado. Si cada generación incluye tres esposas y 30 hijos, un hombre puede – teóricamente –inundar una comunidad con más de 24 millones de sus descendientes en el espacio de cinco generaciones, o poco más de 100 años.

Por supuesto, esto no es lo que realmente sucede. En cambio, las personas comienzas a casarse con primos distantes (y en el FLDS, no tan distantes). En este tipo de sociedades no toma mucho tiempo antes de que todos estén relacionados.

En Short Creek, sólo dos apellidos dominan los registros locales: Jessop y Barlow.

Según el historiador local Benjamin Bistline, que habló con la agencia de noticias Reuters en 2007, del 75% a 80% de las personas en Short Creek son parientes de sangre de los patriarcas fundadores de la comunidad, Joseph Jessop y John Barlow.

Ahora sabemos que la mayoría de las personas que caminan en esta zona lo hace con al menos una mutación letal recesiva (una que los mataría antes de llegar a la edad reproductiva) en su genoma.

Y los seres humanos no se extinguieron porque, siendo recesivos, la deficiencia aparece si se tienen hijos con alguien que también lleva una copia de esa misma mutación.

“Niños perdidos”

“Con la poliginia está disminuyendo la diversidad genética general porque unos pocos hombres están teniendo un impacto desproporcionado en la próxima generación”, dice Mark Stoneking, genetista del Instituto Max Planck para la Antropología Evolutiva, Alemania.

En las comunidades aisladas, el problema se ve agravado por la aritmética básica: si algunos hombres toman múltiples esposas, otros no pueden tener ninguna.

En el FLDS, una gran proporción de hombres deben ser expulsados antes de la adolescencia, reduciendo aún más la diversidad genética.

“Son llevados a las carreteras por sus madres en medio de la noche y arrojados a un lado”, dice Amos Guiora, un experto legal en la Universidad de Utah que ha escrito un libro sobre el extremismo religioso.

Algunos estiman que puede haber hasta un millar de los llamados “niños perdidos”, dice Bistline, que tiene tres hermanos que fueron desechados.

El gen de la “deficiencia de fumarasa” se ha rastreado hasta llegar a Joseph Jessop y a su primera esposa, Martha Yeates, que ambos tuvieron 14 niños.

Hoy se cree que el número de personas que porta el gen de la fumarasa en Short Creek es de miles.

Poliginia en el mundo

Los FLDS no están solos. La poliginia se encuentra más en África que en cualquier otro continente.

En marzo de 2014, el Parlamento de Kenia aprobó un proyecto de ley que permite a los hombres casarse con varias esposas, mientras que en muchos países de África Occidental se ha practicado durante miles de años.

Y también la poliginia está asociada con enfermedades extrañas en estas zonas. En Camerún, los científicos informaron de una comunidad polígama con niveles anormalmente altos de tartamudez.

Al comparar los genomas locales con los de África subsahariana, el sur de Asia y las poblaciones del norte de África, los investigadores identificaron variantes genéticas “excepcionalmente raras” en esta comunidad, aunque los autores no especulan sobre si esto es una consecuencia de la poliginia.

Dado que la consanguinidad tiende a descubrir mutaciones “recesivas” que normalmente permanecerían ocultas, el estudio de estas comunidades ha ayudado a los científicos a identificar muchos genes que causan enfermedades.

Eso es porque la información genética es inútil por sí misma. Para ser significativo para la investigación médica, debe estar vinculado a la información sobre la enfermedad. De hecho, se han descubierto más genes de enfermedades humanas en Utah, con su historia mormona, que en cualquier otro lugar del mundo.

No es el legado que esperaba Young, pero al final es posible que la polémica práctica tenga algunos aspectos positivos no deseados.

nuestras charlas nocturnas.


¿Cuál es la mejor edad para tener hijos?


BBC Mundo – No hay duda entre los científicos de que la fertilidad natural disminuye progresivamente a lo largo de la vida.

Pero a pesar de las advertencias de los expertos, en las sociedades occidentales cada vez se retrasa más la natalidad, en el caso de las mujeres hasta la mitad o el final de la treintena, precisamente cuando la fertilidad disminuye más rápidamente.

En países como Reino Unido ahora por primera vez más del 50% de los bebés que nacen son de mujeres de más de 30 años. Y las mujeres de más de 35 años que tienen hijos ya son más numerosas que las de menos de 25.

En España, la edad media para tener el primer hijo en 2014 era de 30,6 años, una de las más altas de Europa, frente a los 25,2 de 1975.

A esta tendencia se añaden varios estudios recientes que señalan que la fertilidad de los hombres también disminuye después de los 35 años y que a medida que aumenta la edad de los papás hay mayores probabilidades de tener bebés con problemas.

Pero formar una familia no tiene sólo que ver con la idoneidad biológica: los factores sociales y económicos también juegan un papel importante.

Por eso la BBC le hizo a cinco expertos en distintas materias la misma pregunta: ¿cuál es la mejor edad para empezar una familia? Estas son sus respuestas desde campos como la biología, la sociología, la planificación familiar y las diferencias de género.

1. Una perspectiva biológica

Sarah Matthews, consultora de ginecología en el Hospital Portland de Londres y experta en fertilidad.

“Desde una perspectiva biológica, según todas las investigaciones la mejor edad para tener el menor riesgo de complicaciones en el embarazo y en el postparto esentre los 25 y los 29,9 años.

Matthews dice que hay mucha falta de información sobre la fertilidad. Los colegios que ofrecen educación sexual, opina la experta, tienden a centrarse en la prevención del embarazo, y por eso muchos jóvenes, hombres y mujeres entran en la edad adulta sin tener educación sobre la fertilidad.

En ese contexto, algunas mujeres lo dejan hasta demasiado tarde.

“Al menos dos veces al año recibo a mujeres de 48 ó 49 años que llegan a la consulta muy emocionadas con un nuevo compañero, pero como sus períodos han sido un poco irregulares quieren investigar qué pasa. Y se quedan totalmente conmocionadas cuando les digo que están pasando por la menopausia y que ya no podrán tener hijos”.

“Los tratamientos de fertilidad in vitro pueden aumentar las probabilidades de concebir, pero no pueden darle marcha atrás al reloj”, le dijo a la BBC.

2. Una perspectiva social

Melinda Mills, experta en sociología de la Universidad de Oxford, de Reino Unido.

“Estoy de acuerdo con la cifra de la perspectiva biológica, pero desde una perspectiva social y demográfica lo que hemos visto en varios estudios es que cuando las parejas retrasan la formación de una familia, por cada año que la posponen tienen un aumento medio de los ingresos del 10%, y eso la gente lo nota”.

“Así que yo diría que la mejor edad serían los 30 años o un poquito más”.

Pero Mills matiza que posponer la maternidad no es sólo cosa de las mujeres, como se suele presentar en los medios de comunicación.

La socióloga dice que normalmente se proyecta la idea de que es una decisión que toman ellas para centrarse en su educación o en sus carreras. Pero es importante poner atención en el hecho de que la infertilidad es una cuestión de pareja, resulta de una decisión y de un retraso en la paternidad en el que también participan los hombres.

Por otro lado, menciona, hay ciertas ventajas en dejarlo para más tarde: hay estudios que encontraron que los hijos de las mujeres mayores obtienen mejores niveles educativos y un mayor desarrollo cognitivo.

Pero cuando desentrañas los motivos, señala Mills, no tiene tanto que ver con la edad como con el posicionamiento socioeconómico de las familias: los padres de más edad tienden a tener una mayor estabilidad en sus trabajos, en sus viviendas, en sus parejas, y en general tienen distintos estilos educativos con los hijos debido a su experiencia.

3. Una perspectiva de género

Sophia Walker, líder del Partido de la Igualdad de las Mujeres de Reino Unido.

“Creo que nunca hay un buen momento para tener hijos porque como sociedad no valoramos el cuidado de otras personas ni a las personas que se hacen cargo de los otros. No lo valoramos ni a los 20, ni a los 30 ni a los 40 años.”

“Para las mujeres hay barreras estructurales que hacen que tener hijos sea una decisión muy muy difícil”, dijo Walker, que es madre, “pensaba que tenía muchas opciones y después tuve hijos y descubrí que no era así, todo se volvió mucho peor. Fue extraordinario. Y ninguno de los hombres con los que trabajo parece experimentar la paternidad de la misma manera”.

Walker apunta que el costo de las guarderías, la diferencia salarial entre hombres y mujeres y el impacto en las carreras de las madres por la falta de flexibilidad para compartir las bajas laborales por el cuidado de los niños son factores importantes que tienen un gran impacto sobre la decisión de si tener un hijo o no.

Y dice que mientras no se resuelvan de una manera igualitaria estos problemas, el tema de la natalidad seguirá afectando a la economía de los países y a la situación de la mujer.

4. Una perspectiva demográfica

Heather Joshi, experta en demografía económica y para el desarrollo de la Universidad de Londres.

“Yo dudaría mucho antes de decir que hay una edad ideal. Creo que la mejor respuesta es ‘cuando tú estés lista'”.

“No creo que haya muchas mujeres de menos de 20 años que estén tan listas como las de 30. Pero las mujeres en la treintena se enfrentan a otra cuestión biológica, que es que concebir se vuelve más difícil a medida que lo pospones”, matiza.

Por otro lado, Joshi apunta que las parejas jóvenes con frecuencia no hablan en detalle sobre sus intenciones de formar un familia en la primera fase de la relación, en la veintena, o en las primeras citas.

Y con frecuencia descubren con el tiempo que tienen expectativas diferentes, algo que puede retrasar la natalidad.

5. Una perspectiva de planificación familiar

Adam Balen, experto en medicina reproductiva de Leeds y director de la Sociedad Británica de Fertilidad .

“La fertilidad natural se deteriora con la edad tanto en las mujeres como en los hombres, aunque en el caso de los hombres no suele destacarse tanto. Pero está claro que el efecto más profundo de la edad es sobre las mujeres, que nacen con un número determinado de óvulos, que se van perdiendo a lo largo de la vida.

Es difícil precisar a qué edad la fertilidad empieza a deteriorarse más rápidamente y obviamente también hay factores genéticos involucrados”.

En cuanto a la pregunta esencial que mucha gente se hace sobre cual es la mejor edad para empezar a intentar formar una familia, lo interesante es que normalmente la gente no dice para tener un solo hijo, sino para hacer una familia.

En el ultimo año se han publicado estadísticas interesantes sobre este tema: un estudio holandés concluyó que si una mujer quiere tener un 90% de posibilidades de tener una familia de tres hijos, tiene que empezar a intentarlo a los 23 años de edad.

Si quiere dos hijos, debería empezar alrededor de los 27, pero si sólo quiere uno, puede empezar a intentarlo a los 32.

nuestras charlas nocturnas.


A qué edad tienen las mujeres sus mejores orgasmos


Infobae – Una aplicación femenina realizó una investigación para descubir en qué momento de la vida las mujeres se autoperciben más sensuales y disfrutan más del sexo. 

El placer sexual femenino no es algo que pueda definirse de manera unviersal o lineal. Cada mujer lo vive a su manera y disfruta de las relaciones sexuales de diversas formas. Sin embargo, un reciente estudio llevado a cabo por una aplicación, descubrió que sí existe una edad donde los orgasmos son más potentes.

En la investigación, las 2.618 participantes evaluaron su satisfacción sexual (incluidas la frecuencia de relaciones sexuales y la satisfacción de su pareja), la atracción (autopercibida y a ojos de su pareja), así como la frecuencia del orgasmo y el disfrute.

El estudio realizado por la aplicación Natural Cycles, reveló finalmente interesantes patrones del comportamiento sexual en tres grupos distintos de edad: menores de 23 años, mujeres de entre 23 y 36 años y mujeres de más de 36. Los resultados fueron claros: el orgasmo, la auto percepción del atractivo y el placer sexual mejoran con la edad.

Según este estudio, las mujeres después de la tercer década de edad, específicamente las de 36 años, son quienes se sienten más atractivas y disfrutan del sexo mucho más que las más jóvenes.

“Los resultados del estudio envían un mensaje muy positivo sobre algo que las mujeres saben desde hace tiempo”, explicó Amanda Bonnier, gerente de la aplicación que llevó a cabo el estudio. “Cuanto mayor sos, mejor conoces tu cuerpo, más placentera puede ser tu vida sexual y más confianza tenés en vos mismo”.

No obstante, en la investigación no se diferenciaron las formas de alcanzar el clímax sexual, algo que es determinante y que está muy relacionado con el conocimiento del propio cuerpo y la experiencia en relaciones sexuales. En las mujeres, la tensión física que se libera en el punto máximo de placer no es algo absoluto, atribuible a todos los casos. Según estudios previos, del 30 a 35% de las mujeres alcanza el orgasmo solo con penetración, pero el resto necesita de otros recursos.

Según explico el médico psiquiatra y sexólogo Walter Ghedin (MN 74.794) a Infobae, “hay mujeres que tienen orgasmos por penetración, otras que pueden obtenerlo tanto por estimulación del clítoris como por penetración y otras que llegan al clímax solo por ‘tocar’ el clítoris. Todas estas formas son posibles y cada una responde a la manera fisiológica y psicológica de conseguir el orgasmo”.

Cuando se les preguntaba por su propio atractivo sexual, las mujeres mayores de 36 años fueron quienes demostraron una mayor confianza en sí mismas, seguidas muy de cerca por las mujeres menores de 23. Sin embargo, pese a que las más jóvenes se sentían sexy y atractivas, tenían peores resultados cuando se les preguntaba sobre la frecuencia de sus orgasmos.

El 58% de las mujeres del grupo de mujeres cercanas a los 40 años, afirmaron tener orgasmos más placenteros y en mayor cantidad, siendo un 10% más que el porcentaje del grupo más joven y un 5% más que el grupo intermedio. Además, el 86% de las mujeres más adultas había mantenido relaciones sexuales placenteras en las cuatro semanas anteriores al estudio, contra el 76% de las mujeres del grupo de edad intermedio.

Por otra parte, según una investigación reciente de la Universidad de Manchester, en Inglaterra, que recopiló información de más de 7.000 adultos mayores de 50 años, en las mujeres el apetito sexual tiende a disminuir paulatinamente entre los 50 y 79 años, pero una vez que pisan la barrera de los 80, el deseo se reaviva y la sexualidad es redescubierta.

En este sentido, Ghedin señaló la importancia de no creer que se está fuera del “mejor momento”, ya que hay muchas etapas en la vida sexual para disfrutar y descubrir, tanto en la segunda década de la vida como en la tercera edad.

“Es preciso desterrar la idea de que a ‘los viejos’ no les interesa el sexo, o que la fisiología sexual queda anulada como consecuencia del envejecimiento”, indicó el experto. “Hombres y mujeres en la madurez de la vida pueden encontrar en el despliegue sexual un motivo para sentirse más saludables. No olvidemos que el placer sexual refuerza la confianza, el humor, y es un estímulo para generar proyectos”.

En cuanto a la frecuencia del sexo, un tercio de las participantes dijo mantener relaciones sexuales dos veces a la semana, más de una quinta parte practica sexo tres veces por semana y menos de una quinta parte dijo hacerlo una vez a la semana.

Por otra parte, la mayoría de las mujeres que participaron afirman que la monogamia era un factor clave para una vida sexual más feliz. Concretamente, el 81% aseguró que podían tener sin problemas una vida sexual duradera y muy placentera con la misma persona.

nuestras charlas nocturnas.


¿BASTONES DIMINUTOS DE HORMONAS? (Implante anticonceptivo)


implant(your-life.com) – El implante anticonceptivo puede sonar un poco como algo de la era espacial, pero es en realidad un anticonceptivo altamente efectivo y muy discreto pues difícilmente es visible. Es un dispositivo más o menos del mismo tamaño de un fósforo que es colocado inmediatamente debajo de la piel de tu brazo, donde libera constantemente pequeñas dosis de una hormona (progestina) desde un depósito hacia tu circulación. La hormona evita que tus ovarios liberen óvulos, y también vuelve más espeso el moco cervical, dificultando el movimiento de los espermatozoides dentro de útero para fertilizar un óvulo.

CÓMO

implant2

Una vez que has decidido, después de haber recibido asesoría de tu profesional médico, que el implante anticonceptivo es el método para ti, tu profesional médico se asegurará de que no estás embarazada y de que se te puede colocar el implante. Después de poner anestesia local, un profesional médico capacitado adormecerá una pequeña área de la parte superior interna de tu brazo y colocará el implante inmediatamente por debajo de la superficie con una aguja especial. Una vez que la colocación ha finalizado queda poco o nada por hacer o recordar. El implante libera pequeñas cantidades de hormonas en tu sangre durante el curso de 3 ó 5 años, dependiendo del tipo. Es adecuado para mujeres que desean anticoncepción reversible de larga duración altamente efectiva y quieren evitar un régimen de aplicación diaria, semanal o mensual. Un profesional médico capacitado lo puede extraer en cualquier momento mediante cirugía menor. Una vez que el implante ha sido extraído, el efecto anticonceptivo desaparece rápidamente y te puedes embarazar tan rápido como las mujeres que no han usado anticonceptivos.

PROS Y CONTRAS

  • Con 99.5%, es el método anticonceptivo más efectivo disponible
  • Adecuado para mujeres que desean anticoncepción reversible de larga duración hasta por 3 ó 5 años y quieren evitar un régimen de aplicación diaria, semanal o mensual.
  • No interrumpe el sexo
  • Puede ofrecer una alternativa a aquellas a las que los estrógenos les afectan
  • Lo pueden usar mujeres que amamantan seis semanas después del parto
  • Puede disminuir las menstruaciones abundantes y dolorosas en algunas mujeres
  • Se necesita que un profesional médico capacitado lo coloque y lo extraiga
  • Al inicio puede producir cambios en el patrón de sangrado
  • Puede causar aumento de peso y dolor mamario y abdominal
  • No protege contra la infección por VIH (SIDA) ni contra otras enfermedades de transmisión sexual (ETS)

implant1

El implante contiene un reservorio de progestina que se libera en dosis mínimas durante tres o cinco años, dependiendo del tipo, para prevenir el embarazo. Después de este tiempo debe ser reemplazado ya que el reservorio de hormona se agota.

Después de haber hablado con el profesional médico y de asegurarse que no está embarazada, se debe colocar el implante en los 7 días que siguen al inicio del sangrado menstrual, o inmediatamente o en los 7 días posteriores a un aborto. Si el implante anticonceptivo se coloca en algún otro momento, necesitará usar métodos no hormonales (de barrera) adicionales durante los primeros 7 días. Si tiene preguntas, consulta con tu profesional médico.

Muchas mujeres notan que las menstruaciones abundantes y dolorosas disminuyen. En ocasiones puede haber sangrado irregular al principio, pero éste suele desaparecer después de los primeros meses.

Los estudios han demostrado que no hay efectos dañinos significativos sobre el crecimiento y la salud de los niños cuyas madres empezaron a usar implantes anticonceptivos seis semanas después del parto. No hay información que apoye el uso de implantes antes de que hayan pasado seis semanas del parto.

El implante tiene el tamaño aproximado de un cerillo delgado y se coloca bajo la piel de la cara interna del brazo. Se puede sentir con facilidad, pero no es visible, excepto si alguien lo está buscando. Puede haber una marca diminuta en el punto de la colocación, pero ésta no es muy visible si el implante fue colocado por un profesional médico capacitado.

nuestras charlas nocturnas.


¿Bolsas y ojeras?: Conoce por qué salen y cómo quitártelas


Rpp noticias – La piel del contorno de los ojos es cinco veces más fina que la del resto del rostro, que a su vez es cinco veces más fina que la del resto del cuerpo. Es importante señalar que en el contorno ocular hay 22 músculos periorbitales que están en continuo movimiento, por lo que es una piel que se distiende con facilidad.

Según la Asociación Española de Dermatología y Venereología (AEDV), el espesor medio de esa capa de piel está entre 300 y 800 micras, es decir menos de 0,5 milimetros de ancha. Además, hay que tener en cuenta que tiene una menor cantidad de fibras de colágeno, elastina y glándulas sebáceas.

En ese sentido, todos, en algún momento de nuestras vidas, nos hemos visto al espejo y hemos visto un rostro distorsionado por bolsas y ojeras, pero ¿por qué se forman? En primer lugar por factores genéticos, pero para entender mejor su formación, es necesario saber que ojeras y bolsas tienen diferente origen.

“Las ojeras aparecen por la disposición anatómica del seno venoso de la zona (factor hereditario)”, explica la doctora Almudena Royo del Instituto Médico Láser. Es decir que su formación se debe a una disposición morfológica especial, que sumada a una piel tan fina, deja ver la acumulación de sangre, oscureciendo la zona. La falta de hierro también influye, pues su deficiencia resulta en una pobre oxigenación de los tejidos, lo que contribuye a la creación de coágulos en los vasos sanguíneos de la zona ocular. Por ello, expertos recomiendan el consumo de carnes rojas, yema de huevo, verduras de hoja y/o cítricos.

Pero además del factor genético y la falta de hierro, hay una tercera causa: “la pérdida de volumen de la grasa periorbital que hay alrededor de los ojos conlleva la aparición de surcos más oscuros, pigmenta la zona, aumenta la laxitud del párpado y da lugar a ojeras”, explica María José Alonso, dermatóloga de AEDV. Finalmente, la falta de sueño que dilata los vasos sanguíneos y la edad son también factores que producen ojeras, asegura Manuel Ángel Rodríguez Prieto, jefe de servicio de Dermatología del Hospital del Complejo Asistencial Universitario de León (España).

En cuanto a las bolsas, ese antiestético abultamiento de la piel bajo los ojos (que también responde a factores genéticos), “se forman por una pérdida de tono muscular en el músculo y en la piel de párpado inferior, lo que produce un descolgamiento y adelgazamiento de la piel”, explica José González Vidal, oftalmólogo y cirujano plástico ocular de la clínica Miestetic.

Cuando su causa es la retención de líquidos (se distingue al aparecer solo al levantarnos), la doctora Alonso recomienda hacer gimnasia facial. “Apoya los dedos en las sienes y cierre con fuerza el párpado durante 10 segundos; repite la acción diez veces con cada ojo y, al terminar, cierra ambos, relajando los rasgos por un minuto”. Cabe recordar que el consumo excesivo de sal propicia la retención de líquidos.

Pero ¿qué hacer para quitarnos estas molestas imperfecciones del rostro? “El retoque estético más frecuente en hombres jóvenes es la corrección de las bolsas oculares, pues aporta al rostro sensación de cansancio”, explican los expertos. Pero si no quiere pasar por quirófano, existen soluciones caseras muy eficaces. “Los remedios naturales pueden ayudar a frenar la evolución de las bolsas. En general, cualquier acción que produzca eliminación de líquidos ayuda a mejorar la zona ocular”, señala González Vidal.

Dormir bocarriba y con almohada: Dormir bocabajo puede agravar el problema, dado que se entorpece la circulación de retorno. “Dormir con la cabeza un poco más elevada que los pies y utilizar una almohada más gruesa contribuye a que se hinchen menos los párpados durante la noche y, por tanto, retrasa la aparición de bolsas”, explica González Vidal.

Hielo: “El frío contribuye a reducir la congestión de los ojos y, por ende, las bolsas y ojeras”, apunta el especialista. Hay antifaces creados con este fin, que se guardan en la nevera, para ser utilizados en momentos de emergencia. Pero es igual de efectivo envolver hielo con un pañuelo de tela y apoyarlo bajo los ojos por unos minutos, pues las bajas temperaturas reducen la inflamación de los vasos sanguíneos.

Lentes de pepino: “El pepino, si además se utiliza frío, ayuda a descongestionar las bolsas oculares. Aunque tiene un efecto temporal, si lo hiciésemos con constancia todos los días por la mañana, podríamos frenar su progresión”, asegura González Vidal. Esto se debe a las vitaminas del pepino que aplicadas en la piel mejoran la pigmentación, laxitud y arrugas finas.

Un labial rojo: María Soláns, directora de la escuela de maquillaje Mery Make Up, lo ve como el mejor atajo para disimular las ojeras. “Hay que aplicar el labial con una esponjita por toda la zona afectada y difuminarlo con una brocha de maquillaje. Después, se puede extender un corrector compacto a través de golpecitos con el dedo anular, que es el que menos fuerza tiene”, recomienda.


¿Puedo partir una pastilla? ¿Por qué hay fármacos en comprimidos, jarabe o inyectables?


MADRID, Infosalus, Europa Press (EDIZIONES) – Los fármacos se ofrecen fundamentalmente al paciente en forma de comprimido (hay infinidad de tipos, como sobres, bucodispersables, gastrorresistentes, etc.), pero también hay jarabes, gotas, inyectables, supositorios, parches o efervescentes entre otros. ¿De qué depende su presentación?

“Del efecto que se quiera conseguir, si más rápido o más lento“, aclara a Infosalus la farmacéutica del grupo de Uso adecuado de medicamentos de la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC), Joaquina Huarte.

“Se busca la vía de administración que dará lugar a una velocidad de distribución y absorción. Cuanto más rápida sea ésta, antes hace el efecto el fármaco. No mayor efecto, sino el efecto que tiene que darse, pero de forma más rápida”, explica. Así, pone de ejemplo el diclofenaco. “Para un dolor de rodilla leve se puede aplicar algo local, una pomada, si el dolor ya es más fuerte se puede administrar un medicamento inyectable porque el efecto será más rápido”, asevera la experta.

Huarte destaca que también algunos se dispensan en varios formatos, a pesar de ser el mismo principio activo. Los más comunes, según cita, son el paracetamol y el ibuprofeno.

En primer lugar, señala que su forma es susceptible de su composición y de que ésta permita poder disolverlo en agua o no. “Depende de las características propias y fisicoquímicas del producto. Por otra parte, de la necesidad. Para la hipertensión hay comprimidos porque simplemente con tomarlo se produce una acción sistémica”, indica, precisando que en torno al 90% de los fármacos son comprimidos porque es “lo más cómodo y no se degradan fácilmente”.

En este sentido, destaca el caso de los niños pequeños y ancianos, que no admiten las pastillas y sí por ejemplo un jarabe o unas gotas. Por otro lado, menciona el caso de las personas con jaqueca o con gastroeinteritis que vomitan y devuelven la medicación. En estos casos, según Huarte, se puede ofrecer el medicamento en forma de supositorio y así éste no es expulsado.

“Si un fármaco va en sobres es porque normalmente al disolverse en agua el efecto llega antes, se absorbe antes en el intestino. De igual forma sucede con los efervescentes. Es mucho más rápido el efecto pero no mayor”, resalta la especialista en medicamentos.

SEGUIR EL CONSEJO DEL ESPECIALISTA

Sobre el ibuprofeno, la experta insiste en que hay que tener cuidado porque puede dañar el estómago. Por eso aquí también subraya la importancia de tomar los fármacos tal y como lo dice el especialista o el prospecto. “El ibuprofeno es importante tomarlo con el estomago lleno. Va recubierto por capas para afectar menos al estómago. Igual que los ácidos ayudan a digerir los alimentos también pueden afectar y dañar al medicamento. Por eso se les da una película protectora y así llegan intactos al intestino, donde se absorben. Por eso es importante tragarlo con comida”, insiste.

Por su parte, la especialista del grupo de trabajo de la gestión del medicamento de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), Paloma Casado, recalca que la forma del medicamento depende igualmente de su composición y del efecto que se quiere conseguir. “Son formas de facilitar que cada paciente pueda elegir la forma que más le gusta, pero en todas sus formas ese fármaco es igual de eficaz“, sostiene.

Casado alerta sobre el peligro para el estómago que también pueden provocar los fármacos efervescentes. “No tienen por qué ser malos o buenos para el estómago pero es cierto que la efervescencia no sienta bien a las personas con problemas de estómago”, apostilla. Asimismo, indica que hay algunos que no se recomiendan porque tienen más carga de sal, y si el paciente es hipertenso y se tiene que tomar tres veces al día esa pastilla que contiene sal, pues habrá que buscar otra solución al no ser la mejor recomendación.

La experta llama también la atención sobre la importancia de seguir las indicaciones pautadas por el médico o por el prospecto a la hora de tomarse el fármaco para que éste haga efecto. Aquí menciona la importancia de no manipular los medicamentos y, por ejemplo, partir aquellas pastillas que estén indicadas para ello. En este punto, Huarte precisa que, para asegurarse, pueden partirse en dos aquellos comprimidos que tienen una ranura en el medio. “Hay que tener cuidado porque si el medicamento no puede partirse y se hace por ejemplo se puede estropear esa película protectora del fármaco y no hará el mismo efecto en el organismo”, ha avisado.

CONSEJOS PARA UN BUEN USO DEL MEDICAMENTO

· Mirar el prospecto, y sino preguntar al farmacéutico o al médico cuál es la dosis que hay que tomar, cuantas veces al día y durante cuánto tiempo. “Si no lo tomamos así puede alcanzar una concentración en sangre que no sea suficiente para hacer el efecto para el que está diseñado, o bien al revés, si se toma de más puede llegar a intoxicar al paciente”, alerta.

· No manipular las grageas, ni abrir las cápsulas, porque muchas veces van encapsulados porque, por ejemplo, tienen un sabor malísimo.

· En comprimidos, recuerda que muchos van con una película que les rodea y, si se parte y el comprimido se disuelve en el estómago, con los ácidos del estómago no llegará al intestino y por tanto no será absorbido por el cuerpo para hacer efecto. Sólo partir en dos los que tengan ranura en medio.

· También cita el caso de los comprimidos ‘flash’ para ser disueltos en la lengua, sin tragarlos.

· A su vez, Huarte indica que hay otros que son de acción prolongada o ‘retard’, medicamentos que van con muchas capas para no disolverse todo de una vez, y que vaya haciendo efecto poco a poco para, por ejemplo, no tener que tomar tres comprimidos al día y sólo tomarse uno.

· Además, cita el caso de las pastillas para la garganta y boca. Según precisa, éstas deben disolverse ahí porque en el estómago no van a hacer nada. “Son para chupar. No hay que tomar alimentos ni nada durante un cuarto de hora para que hagan efecto porque sino se arrastra al estómago y ahí no se hace nada”, sentencia la especialista en medicamentos.

 

nuestras charlas nocturnas.


La sabrosura que produce el ejército de microbios que vive en una masa con la que se han hecho millones de panes desde 1849


_95055360_amasandoBBCMUNDO – “He estado haciendo pan durante 37 años. Apenas toqué la masa por primera vez, me enamoré de ella y pensé: ‘Esto es lo que yo quiero hacer'”.

El enamorado es Fernando Padilla, quien recibió a Michael Mosley de la BBC en San Francisco para demostrar juntos cuánto hemos hecho los humanos para conseguir uno de los elementos vitales para nuestra supervivencia: los carbohidratos.

Los necesitamos por la sencilla razón de que no podemos vivir sin energía.

Los carbohidratos son maravillosamente diversos, pues el término abarca un grupo de químicos que constituyen los elementos fundamentales del azúcar.

Hay muchos tipos diferentes, como glucosa, lactosa y, quizás el más interesante, almidón.

En las regiones del mundo en las que el arroz no es la principal fuente de los carbohidratos que necesita nuestro cuerpo, su lugar lo toma el trigo, y a lo largo de la historia lo hemosconsumido mayoritariamente en forma de pan.

San Francisco es un lugar ideal para hablar de pan pues la ciudad es famosa por un tipo particular de este alimento: sourdough o pan agrio.

Y el que hace Padilla, quien es maestro panadero de la panadería Boudin, es muy especial.

Microbios con abolengo

_95055361_pan-guardando-masaEmpieza con agua y harina de trigo sin procesar, una mezcla insípida que de hornearse, se endurecería como concreto.

Para tornarlo en algo delicioso, Fernando Padilla emplea un ejército de microbios que viven en algo cariñosamente llamado “la masa madre.

La masa madre es una mezcla de agua y harina en la que habita una comunidad de células vivas de levadura y bacterias.

No es la única. De hecho, antes de que la introducción de levadura comercial en 1868, todo el pan se hacía siguiendo el mismo método.

Pero aunque no es la única sí es única.

Se cree que es la masa madre más antigua de Estados Unidos. Data de 1849.

Cuando Isidore Boudin, descendiente de una familia de maestros panaderos de Borgoña, Francia, llegó a San Francisco seducido por la riqueza que prometía la Fiebre del Oro, preparó su primer pan de la manera tradicional francesa pero con la levadura silvestre que usaban los mineros en esa época.

Guardó una porción de la masa para que desarrollara la levadura natural que usaría en los panes del día siguiente.

Y eso es lo que han venido haciendo en la panadería desde entonces sin falta. Por eso dicen que hasta el día de hoy, hay rastros de la era de la Fiebre del Oro en cada bocado.

Según cuenta la historia, la masa madre sobrevivió incluso el gran terremoto de 1906. Cuando empezó a temblar el suelo a las 5:12 de la mañana de ese abril 18, Louise Boudin metió una porción de la masa madre en un balde y salió corriendo antes de que la panadería se incendiara hasta quedar en cenizas.

Ahora el encargado de un acto de heroísmo similar es Padilla.

La ciencia del pan de cada día

_95055359_gettyimages-148642165El olor de la masa madre es fuerte, “por toda esa dulzura de la harina que se va fermentando”.

“Crea un sabor a alcohol, pero luego se evapora”, explica el maestro panadero, heredero no sólo de la leyenda de Boudin sino de los conocimientos que amasaron los humanos para tornar un cereal indigerible en una sabrosa fuente de energía.

Todos los días, alimentan la mitad de la masa madre con agua y harina. Luego la guardan toda la noche, para que se regenere, doblando su tamaño.

La otra mitad la usan para hacer 400 barras de “pan fresco y delicioso”.

Al añadir agua, se activan las enzimas de la harina.

Todos los días, alimentan la mitad de la masa madre con agua y harina. Luego la guardan toda la noche, para que se regenere, doblando su tamaño.

La otra mitad la usan para hacer 400 barras de “pan fresco y delicioso”.

Al añadir agua, se activan las enzimas de la harina.

Después otro grupo de microbios usa parte de esa glucosa para transformar la masa.

Están en la levadura seca: cada grano contiene miles de organismos unicelulares que están en animación suspendida. Para revivirlos, necesitan comida, así que les damos azúcar y agua.

Cuando se reaniman, producen gas: dióxido de carbono. Por eso es que la mezcla burbujea.

Esa reacción es absolutamente clave para crear un pan esponjoso.

Padilla tiene que impedir que el gas se escape. Para lograrlo, altera la estructura química de la masa con un proceso que se llama “amasar” (¿ves que sí sabes al menos un término químico?).

Al amasar, forzamos a dos proteínas de la harina -gliadina y glutenina- a formar vínculos, creando una nueva sustancia: gluten.

Es en este momento en el que las dotes en el arte de la panadería son cruciales.

Si no amasas lo suficiente, no crearas la cantidad ideal de gluten, los gases se escaparán y no se elevará.

Si lo haces bien, el efecto es casi mágico.

_95057648_pan-levaA medida que levanta, su volumen casi se dobla pues la levadura consume la glucosa y hace burbujas dentro de su hogar de gluten.

Las bacterias también producen una pequeña cantidad de ácido láctico y, como el sourdough no tiene azúcar, ese ácido le da al pan su distintivo sabor.

Cuando lo horneas, sellas esas burbujas de aire y, gracias a los microbios de la masa madre, al final tenemos un pan liviano, esponjoso y rico en carbohidratos.

El pan agrio solía ser uno de los tipos más populares de pan, pero la llegada de las barras baratas, producidas en masa, lo relegó, lo cual es una lástima pues es más sano.

No contiene azúcar y el ácido permite que absorbamos mejor los minerales y vitaminas de la harina.

Y si quedaste aterrado porque estamos hablando de los a veces vilificados carbohidratos, recuerda que han sido ellos los que han alimentado nuestras civilizaciones, pues son una fuente barata y disponible de energía.

nuestras charlas nocturnas.