actualidad, opinion, variedades.

Salud

El ciberacoso afecta mucho a los jóvenes


(HealthDay News) — Los niños, adolescentes y adultos jóvenes que son víctimas de los ciberacosadores parecen tener el doble de probabilidades de hacerse daño a sí mismos o de intentar suicidarse que sus contrapartes que no son víctimas de ciberacoso, encuentra un nuevo estudio.

Los propios ciberacosadores tampoco son inmunes. También es más probable que tengan pensamientos suicidas y que realicen acciones suicidas, señalaron los investigadores británicos.

Pero no está claro si el ciberacoso provoca directamente la conducta suicida o si el vínculo entre ambas cosas es más complejo.

El estudio incluyó a más de 150,000 niños, adolescentes y adultos jóvenes de 30 países. Los investigadores les dieron un seguimiento a lo largo de 21 años.

Las personas que eran acosadas en línea eran más propensas a convertirse en ciberacosadoras, reveló la investigación. Y los chicos que eran tanto acosadores como víctimas tenían un riesgo particularmente alto de depresión y conductas suicidas.

“La prevención del ciberacoso se debe incluir en las políticas anti acoso de las escuelas”, comentó en un comunicado de prensa de la Universidad de Birmingham el investigador, Paul Montgomery, que trabaja en la universidad.

Las escuelas también deben enfocarse en conceptos más amplios, como el civismo digital y el respaldo paritario en línea para las víctimas, planteó Montgomery. Las escuelas también podrían enseñar cómo un testigo electrónico puede intervenir de forma adecuada, junto con intervenciones más específicas, como por ejemplo la manera de ponerse en contacto con las compañías de teléfonos celulares y los proveedores de servicios de internet para bloquear, educar o identificar a los usuarios.

“La prevención de y la intervención en el suicidio son esenciales dentro de cualquier programa integral contra el acoso”, dijo, “y debe incorporar un método que abarque a toda la escuela e incluya el aumento de la concienciación y el entrenamiento del personal y de los alumnos”.


Abren los dispensarios de marihuana medicinal en Florida, y los clientes llegan por miles


Jonathan Leguizamo usa marihuana para tratar un síndrome de estrés postraumático tras combatir en Irak.

Por Glenn Garvin/elnuevoherald.com – Si quiere, puede llamarla la Nueva Matemática de la Marihuana: 91,000 floridanos están comprando semanalmente 56 libras de marihuana con recetas de 1,400 médicos. Año y medio después de que una enmienda en la constitución estatal legalizara la marihuana medicinal, la industria está por fin dando señales de prosperidad.

“Debimos haber avanzado mucho más hace mucho tiempo”, dijo Karen Goldstein, directora del capítulo de la Florida de la Organización Nacional para la Reforma de las Leyes sobre la Marihuana (NORML). “La enmienda fue muy clara —la marihuana medicinal es legal— pero la Legislatura ha enturbiado mucho las aguas al crear regulaciones de la nada.

Cuando en el 2016 los floridanos votaron para legalizar el uso medicinal de la droga con un abrumador 70 por ciento, los activistas y comerciantes de marihuana de todo el país pronosticaron que medio millón de usuarios se inscribirían rápidamente.

Ya a finales de mayo, el Departamento Estatal para el Uso de la Marihuana Medicinal dijo que se están inscribiendo nuevos usuarios a un ritmo de 5,400 semanales y el tiempo que se exige para procesar las inscripciones se ha reducido a unas dos semanas.

“A medida que aumenta el número de personas con tarjetas de inscripciones, crece nuestro negocio “, dijo Eddie Ramos, que administra una de las cuatro tiendas (o dispensarios, como prefieren llamarlos muchos en la industria) de la marihuana medicinal en el Condado Miami-Dade. “Atendemos entre 100 y 115 clientes al día, los siete días de la semana. Al negocio le está yendo tan bien que Trulieve, la compañía de Tallahassee que opera el dispensario de Ramos y otros 13 en el estado, la semana pasada celebró una feria de empleos para tratar de cubrir 100 puestos.

Un indicio aun más evidente del florecimiento de la industria es que en enero, la firma de Nueva York iAnthus Capital Holdings compró la compañía de marihuana medicinal GrowHealthy, con sede en Lake Wales, por $47.5 millones, aunque GrowHealthy todavía no ha ganado un solo centavo en la venta de marihuana.

Andy Luis muestra la marihuana medicinal a un paciente en Trulieve, ubicado en 4020 NW 26 St., en Miami.

Muchos de los analistas de la industria creen que hará falta otro gigantesco paso si las cortes de apelaciones confirman la decisión que el mes pasado tomó un juez del Condado Leon y determinó que la prohibición estatal del uso de la marihuana medicinal es inconstitucional. La Legislatura, al redactar la ley que implementa la enmienda constitucional que legaliza la marihuana medicinal, dijo que las única forma en que puede usarse es en aceites, tinturas, aerosoles y comestibles.

“La prohibición que impide fumar la marihuana es estúpida”, dijo Jonathan Leguizamon, de 28 años, y veterano del ejército que vive en Miami Lakes y usa regularmente la marihuana medicinal. “Para la mayoría de la gente, fumarla es la forma más familiar. No se sienten a gusto con un aerosol o una píldora”, dijo.

Leguizamon usa la marihuana para que lo ayude a lidiar con el trastorno de estrés postraumático (PTSD) que padece desde una batalla que enfrentó cuando estaba destacado en un campamento militar cerca de Basra, en Irak y su unidad fue terriblemente atacada por las fuerzas insurgentes. “Pensé que me iban a matar en el ataque”, dijo.

Cuando tiempo más tarde Leguizamon llegó a la nueva asignación de su unidad en Colorado, los médicos del Ejército comenzaron a atenderlo por PTSD con medicamentos exóticos, ninguno de los cuales lo ayudaba. Por fin, un amigo le sugirió: “Estamos en Colorado, la marihuana medicinal aquí es legal. ¿Por qué no consigues una tarjeta y la pruebas? Pueden decir que estás enfermo y que es para ayudarte con el PTSD”.

Leguizamon, que en la secundaria se había destacado como deportista, no tenía experiencia con la marihuana. “Mis entrenadores de lucha y de fútbol siempre me dijeron que nos haría daño, nos debilitaría, y les hice caso”, dijo. Sin embargo, nada podría ser peor que los recuerdos y las pesadillas de la guerra, razonó, y la probó. El alivio fue instantáneo.

Leguizamon, sin embargo, se sentía atrapado en Colorado. Tanto él como su esposa querían regresar al sur de la Florida, donde crecieron, pero allí no se permitía el uso de la marihuana medicinal, de modo que volvió felizmente cuando la enmienda constitucional se aprobó, aunque las restricciones sobre fumarla y la falta de disponibilidad de la cepa particular de marihuana que usaba en Colorado lo desilusionaron.

De modo que empezó a suplir su marihuana medicinal con marihuana ilegal que compraba en la calle.

El consultante de Trulieve, Andy Luis, muestra un vaporizador en el dispensario ubicado en 4020 NW 26 St. de Miami.

La prohibición de fumar marihuana es uno de los muchos obstáculos que la Legislatura o el Departamento de Salud mantienen para que prospere el negocio de la marihuana medicinal:

▪ No solo se les prohíbe a los usuarios cosecharla para consumo personal, sino que prácticamente cualquier compañía que no sea una firma gigante en el sector agrícola está excluida de una exigencia de una tarifa de solicitud de $60,000 no reembolsable.

▪ Dieciocho meses después de la enmienda, solo cinco compañías han sido autorizadas a abrir dispensarios, y solo hay 37 dispensarios funcionando en todo el estado, la mayoría en grandes ciudades en áreas costeras. Muchos de los dispensarios hacen entregas a larga distancia, como por ejemplo el de Trulieve, ubicado cerca del Aeropuerto Internacional de Miami lleva el cannabis hasta Key West, pero la entrega solo puede ser aceptada por el paciente, no un amigo ni un familiar.

▪  Encontrar a un médico que le apruebe a un paciente el uso de marihuana medicinal puede ser sumamente difícil, sobre todo lejos de las grandes áreas metropolitanas. Solo un médico que haya pasado y terminado un curso sobre la marihuana medicinal puede aprobar a un paciente. En un principio, el curso se demoraba ocho horas y costaba aproximadamente $1,000, y casi ninguno de los 46,000 médicos con licencia de la Florida lo pasó. Incluso, después de que el estado lo redujera a dos horas y a $250, la respuesta ha sido mínima.

La duración y el costo del curso resulta poco atractiva para los médicos, que no contemplan la marihuana medicinal como una parte importante de su práctica, dijo la osteópata de Miami Michelle Weiner, pero también hay otros factores que los descorazonan, principalmente el no conocer nada acerca de los diferentes usos médicos de la marihuana.

Weiner pasó el curso y en la actualidad tiene unos 750 pacientes que usan la droga. Especialista en administración de fármacos para tratar los dolores, Weiner se interesó en la marihuana cuando se dio cuenta del potencial que tenía como una alternativa ante los opiodes, que son estupendos para reducir el dolor, pero pueden ser adictivos y con frecuencia mortales.

“Esto no es un dolor de cabeza para mí”, dijo Weiner. “Y es el momento perfecto para que la marihuana medicinal esté disponible como analgésico, ya que el gobierno tiene en vigor restricciones muy severas sobre los opiodes. Si la gente con dolores crónicos no puede obtener Percocet, entonces van a buscarlo en la calle, donde quizás encuentre drogas como la heroína. ¿Qué es preferible, alguien que consuma heroína o que consuma marihuana?”

El laberinto de regulaciones, junto con las inevitables incertidumbres de una nueva industria que tiene que ver con una sustancia que hasta hace poco era completamente ilegal, ha hecho que el panorama médico de la marihuana sea un poco difícil.

En realidad, el dispensario Trulieve ubicado cerca del aeropuerto de Miami parece estar operando como un negocio normal y razonablemente eficiente, no un antro de drogadictos.

En estos momentos la marihuana medicinal no se puede fumar, aunque una decisión judicial reciente pudiera cambiar eso. Trulieve ofrece cannabis en cápsulas y tinturas.

“Este es el error más grande que la gente tiene cuando viene por primera vez”, dijo Ramos, el gerente. Las edades de sus clientes oscilan entre los 18 y los 50 años, aunque durante la visita del Herald, se pudo ver un gran número de personas de edad media y hasta mayores.

Los clientes solo pueden entrar en la tienda a través de una puerta de seguridad, que luego los conduce a un pequeño vestíbulo con una recepcionista y un guardia de seguridad armado. Solo con una tarjeta estatal como paciente de marihuana medicinal puede el visitante ir a la habitación trasera donde se guarda la mercancía.

Solamente se admite la entrada de tres o cuatro pacientes a la vez. El personal de Trulieve, llamados “consultantes”, verifican los referidos médicos que incluyen la aprobación de suministros para 30, 45 o 70 días, junto a cualquier restricción que el médico haya señalado.

Algo que no ha cambiado es la euforia que produce la marihuana. Casi todo lo que se vende en los dispensarios contiene THC, el ingrediente que le da a la marihuana su potencia. “La marihuana es marihuana, no importa cómo uno la use”, dijo un paciente. “Sin duda alguna, se siente un poco de borrachera con la hierba”.

La mayor parte de los productos en Trulieve cuestan entre $35 y $115, aunque algunos de los más sofisticados, como un atomizador, pueden costar hasta $750. “Creo que el precio promedio ronda los $100 y $150”, dijo Ramos. Muchos de los clientes que van por primera vez a la tienda se decepcionan al saber que no pueden utilizar tarjetas de crédito, ya que la marihuana aún sigue siendo ilegal bajo las leyes federales, y los bancos no quieren verse envueltos en ningún problema. La tienda, sin embargo, tiene un cajero automático.

Lo que no tiene es formularios de seguros o recibos. Ningún seguro cubre la marihuana medicinal.

nuestras charlas nocturnas.


Dormir más los fines de semana podría alargar tu vida


Por Jen Chirstensen, CNN (CNN) – Es posible que tus mascotas te molesten para que les des de comer, y tu pareja tal vez quiera que termines esos pendientes que tienes, pero diles que este fin de semana te vas a dedicar a dormir. La ciencia dice que eso podría ayudarte a vivir más tiempo, especialmente si no descansas lo suficiente durante la semana.

Por mucho tiempo, los científicos han sabido de la relación entre el tiempo que duermes y cuánto vives. La falta de sueño puede tener terribles consecuencias para tu salud. Puede provocarte problemas del corazón o dañar tu cintura, y también puede causarte ansiedad y depresión. Pero sacar al gatito que llevas dentro y dormir demasiado puede ser igual de perjudicial para tu salud, según algunos estudios.

Sin embargo, las investigaciones siempre han pasado por alto lo que ocurre en tus días libres, dijo el investigador del sueño Torbjörn Åkerstedt, coautor de un estudio publicado en el “Journal of Sleep Research”.

Él se quedó “bastante sorprendido” por lo que los investigadores detectaron cuando se enfocaron en ese periodo de tiempo.

“Aparentemente, dormir los fines de semana puede ser de gran ayuda”, dijo Åkerstedt, profesor y director del Instituto para la Investigación del Estrés en la Universidad de Estocolmo.

El estudio analizó a 43.880 personas en Suecia, a las que se les preguntó sobre sus hábitos de sueño, con un seguimiento 13 años después. Lo que encontró fue que las personas que regularmente dormían unas cinco horas o menos por la noche, incluyendo los fines de semana, tuvieron una más alta tasa de mortalidad – probabilidad de muerte durante el periodo de estudio – en comparación con aquellos que regularmente dormían siete horas.

La gente que dormía demasiado, ocho horas o más por noche, también tuvo una peor tasa de mortalidad.

Pero cuando los que descansaban pocas horas dormían más los fines de semana, su tasa de mortalidad no fue diferente a la de los que dormían siete horas por noche. Eso fue solo para los menores de 65 años; la diferencia en la tasa de mortalidad desapareció en las personas mayores.

Åkerstedt hizo notar que siete horas no es una regla escrita en piedra; algunas personas podrían necesitar más y otras menos. “Si funcionas con lo que tienes, probablemente estás obteniendo la cantidad de sueño necesaria”.

El estudio tiene sus limitaciones, dado que a los participantes se les pidió recordar sus patrones de sueño, en lugar de haber sido observados, pero Åkerstedt tiene una idea sobre lo que podría causar la diferencia en la mortalidad.

No se trata tanto de ser capaz de poder acumular sueño, pero él cree que aquellos que duermen poco y cambian sus hábitos durante el fin de semana están recuperando un poco de lo que pedieron durante la semana.

nuestras charlas nocturnas.


Cómo un viajero del siglo XVII propagó una mutación genética que causa cáncer 400 años después


Los abuelos de Vania Nascimento tuvieron 10 hijos, pero perdieron ocho a causa del cáncer.

María Isabel Achatz aún estaba terminando sus estudios de medicina en Sao Paulo, Brasil, a fines de la década de 1990 cuando conoció a una paciente que cambiaría para siempre no solo su carrera, sino también su vida.

Era una mujer que había sido diagnosticada con cáncer seis veces, todos tumores primarios, sin aparente relación el uno con el otro.

Achatz sospechó entonces que se trataba de una manifestación del síndrome de Li-Fraumeni, una predisposición genética que propicia una amplia gama de cánceres en la misma familia.

“Hablé con mis supervisores y mencionaron que (en ese momento) solo había 200 casos de esa enfermedad en el mundo”, le cuenta la doctora al servicio de la BBC en portugués.

El caso no fue resuelto al final, pero años más tarde la sospecha llevó a Achatz a descubrir una mutación genética que reveló que la existencia del síndrome de Li-Fraumeni en las regiones del sur y sudeste de Brasil era mayor que en cualquier otra parte del mundo.

También pudo rastrear casos de diferentes familias en varias ciudades que tenían un antepasado común: un arriero que vivió en el siglo XVIII.

“Guardián del genoma”

El síndrome, descubierto en 1969 por dos médicos estadounidenses, tiene mayor prevalencia en el sur y el suroeste de Brasil que en otros lugares del mundo.

El síndrome de Li-Fraumeni se desencadena por una mutación en un gen llamado TP53, que los médicos consideran una especie de “guardián” de nuestro genoma.

“Cuando las células se dividen y hay un error, el cuerpo necesita corregir el error para que la célula no permanezca alterada o para matarla. El cáncer ocurre cuando el organismo no puede hacer eso y las células dañadas proliferan”, explica Maria Nirvana Formiga, coordinadora del Departamento de Oncogenética del Centro de Cáncer AC Camargo, de Sao Paulo.

Fue en el mismo hospital donde Achatz diagnosticó a por lo menos a 35 pacientes con el síndrome en su primer año trabajando allí.

Me decían que estaba loca, pero vi que algo diferente estaba sucediendo“, afirma.

El TP53 ejecuta varias tareas durante el ciclo celular y una de ellas impide que las células anormales proliferen y generen tumores.

Una mutación en este gen compromete esta función y, si la madre o el padre lo tienen, es suficiente para que pase a la próxima generación.

“Básicamente, una persona con Li-Fraumeni tiene una probabilidad mucho mayor de desarrollar cáncer en ciertas partes del cuerpo en comparación con la población general”, explica Formiga.

Un portador de la mutación puede tener un tumor o incluso varios, como el primer paciente de Achatz, o nunca desarrollar la enfermedad.

Sin embargo, es muy común que tengan un historial de varios familiares muertos por causa de tumores.

Los casos más comunes son cáncer de mama antes de los 35 años, sarcomas (cánceres raros que se desarrollan en los músculos, huesos, nervios, cartílagos, tendones, vasos sanguíneos y tejidos grasos y fibrosos) antes de los 45 años, así como leucemia o tumores malignos en el sistema nervioso central.

“Cuando hay parientes con diferentes tumores, consideramos la posibilidad de Li-Fraumeni en esa familia”, explica la investigadora.

Antepasado

Maria Isabel Achatz descubrió que el síndrome era más frecuente en Brasil que en otras partes del mundo.

En la década de 2000, la investigación de Achatz llamó la atención de un colega francés que la animó a investigar la “situación única” observada en sus pacientes.

En ese momento, los médicos en otras regiones de Brasil también habían registrado diagnósticos frecuentes del síndrome.

Achatz comenzó analizando el gen TP53 en personas que sospechaba que portaban Li-Fraumeni.

La genetista descubrió que la mutación se produjo en una parte diferente del gen, lo que hizo que los casos brasileños de Li-Fraumeni fueran únicos en el mundo.

Luego pidió a sus pacientes que preguntaran a sus familiares si estaban interesados en saber si también portaban la mutación.

Así fue cómo la nutricionista Regina Romano descubrió por qué su familia perdió tantos miembros a causa del cáncer.

“Una de las sobrinas de mi abuela era una paciente de la doctora Achatz y se puso en contacto con los otros parientes”, comenta.

En la primera reunión con la familia, la doctora tuvo una audiencia de no menos de 30 familiares que escucharon una explicación sobre Li-Fraumeni y por qué necesitaba recolectar muestras de sangre de todos los interesados en someterse a una prueba genética.

Los exámenes mostraron que la matriarca de la familia tenía el gen defectuoso, a pesar de que no desarrolló la enfermedad, y que tres de sus cuatro hijos también lo tenían y lo transmitieron a sus descendientes.

“Entonces ella me dijo: ‘este se debe a mi abuelo arriero. Solía desaparecer durante seis meses y creo que dejó algunas familias en el camino’. Eso me llamó la atención”, recuerda Achatz.

Durante el siglo XVIII, los arrieros conducían caballos y mulas por el sur de Brasil vendiendo todo tipo de mercancías.

La genetista investigó mapas de las rutas más comunes e hizo una referencia cruzada de los datos con la ubicación de los pacientes a los que le diagnosticó Li-Fraumeni.

Los dos mapas, dice, “eran idénticos”.

Achatz y sus colegas decidieron investigar el origen de la mutación.

Con material genético de los pacientes, los investigadores compararon características específicas que solo las personas de la misma familia presentarían y que funcionan como una especie de prueba de paternidad.

“En nueve familias encontramos el mismo perfil y la probabilidad de que eso suceda en la población general es casi imposible”, informa Achatz.

“Se hizo evidente que tenían un origen común, entonces hicimos una hipótesis histórica”.

Diferencia regional

La mutación especial del gen TP53 le da a los casos Li-Fraumeni en Brasil diferentes características en comparación con otras partes del mundo, uno de ellos es la probabilidad de desarrollar tumores.

En general, las personas que tienen ese gen en el mundo presentan entre un 90 a 100% más de probabilidades de tener cáncer que la población normal.

En Brasil, sin embargo, las mujeres tienen un 78% más de probabilidad y entre los hombres es menos del 50%.

En el resto del mundo, las mutaciones genéticas en el TP53 a menudo causan casos tempranos de cáncer: en el 50% de los casos, ocurre antes de los 30 años. En Brasil, la probabilidad es del 30%.

“Los portadores brasileños del gen viven más tiempo y tienen más probabilidades de tener hijos y transmitir la mutación”, explica Achatz.

Eso está detrás de la mayor prevalencia de la enfermedad en el sur y sudeste de Brasil: los estudios en dos ciudades (Porto Alegre y Curitiba) mostraron que 1 de cada 300 personas tiene Li-Fraumeni. En todo el mundo, las tasas se estiman entre 1 en 5.000 y 1 en 20.000 personas.

Grandes reuniones familiares

Varios miembros de la familia de Nascimento desarrollaron la condición.

La necesidad de un monitoreo médico constante y el origen común de la enfermedad condujo a una mayor interacción entre las familias afectadas por Li-Fraumeni, incluidos los grupos de Facebook que conectaban a parientes que antes no se conocían entre sí.

“El hospital se ha convertido en mi segundo hogar y me encuentro con parientes de otros estados allí. Intentamos programar nuestros exámenes médicos al mismo tiempo”, explica Vania Nascimento.

Sus abuelos tuvieron 10 hijos y ocho murieron de cáncer. En la familia más amplia, al menos 20 personas tenían la enfermedad.

Vania fue la primera de la familia en sobrevivir.

“Cada vez que uno de nosotros moría, nos preguntábamos quién sería el siguiente. Nunca entendimos por qué había tantos caso.

nuestras charlas nocturnas.


Mis amigos, ¿realmente lo son?


Por Teddy Wayne/ NYTimes – “Ya tienes suficientes amigos, uno más te hará daño”, asegura un petulante personaje llamado Max en Kickin and screaming, la película de culto de Noah Baumbach, de 1995, cuando un miembro de su grupo de amigos intenta incluir a un quinto individuo. “Empiezas a repartir el cariño y comienza a desgastarse, créeme”.

Esta referencia de hace veinte años podría parecer pasada de moda, pero ten en cuenta el periodo en el que se ambientó la cinta y cómo interactúan los personajes. Suena lejano y evocador en comparación con la manera en que la juventud socializa en la actualidad. Las llamadas por teléfono fijo, los largos mensajes en la contestadora, el correo postal y quizá hasta los correos electrónicos largos son cosa del pasado. Las salidas nocturnas con los amigos son interrumpidas por las publicaciones inmediatas de las fotografías tomadas y otras aplicaciones que distraen la atención.

Las redes sociales y los teléfonos reparten el cariño con mayor facilidad; las amistades pueden desgastarse.

De 1985 a 2004 en Estados Unidos, la cantidad de amigos confidentes que las personas afirmaban tener se redujo de 2,94 a 2,08, y el porcentaje de quienes no tenían ninguno pasó de una décima parte a casi una cuarta parte, según la encuesta General Social Survey.

No obstante, en 2011, investigadores de la Universidad de Pensilvania, dirigidos por Keith N. Hampton, encontraron evidencia de que “las relaciones sociales cercanas no se ven afectadas por el uso del internet y sus usuarios suelen tener redes personales más extensas”, además de que el aislamiento social era menor en 2008 que en 1985.

Los investigadores también comprobaron que la extensión de la red de “confidentes centrales” se asocia con más fuerza a dos actividades populares en las redes sociales: la mensajería instantánea y la publicación de fotografías. Quienes tienen un móvil y realizan estas actividades tienen una red un 34 por ciento más amplia que quienes carecen de uno.

Otros ensayos de Hampton arguyen que el internet y las redes sociales pueden facilitar la conexión social fuera de línea. Uno de ellos afirma que “el uso del internet podría asociarse con mayores niveles de participación en entornos tradicionales que fomentan la formación de distintas redes”, como visitar espacios públicos o conocer a más gente en el vecindario.

Otro tipo de amistades

Estos descubrimientos corresponden con la investigación de Robin Dunhar, un profesor de Psicología Evolutiva en Oxford. La teoría de Dunbar señala que el “tamaño de los grupos”, tanto en primates humanos como no humanos (la cantidad de individuos, o de chimpancés, con los que uno puede mantener una cohesión social) se correlaciona con el “volumen neocortical relativo”, o la proporción del neocórtex con el resto del cerebro.

La “cifra de Dunbar”, citada muy a menudo, es un promedio de 150 amigos casuales (en realidad, un rango de entre 100 y 200). Esa es la cifra promedio de personas que podrían asistir a tu boda o a tu funeral.

Dentro de este listado hay niveles de intimidad: cincuenta de estas personas solo son compañeras, unas quince son buenas amigas, cinco son confidentes dentro de nuestro círculo de confianza y, por último, tenemos un promedio de 1,5 personas a quienes consideramos nuestras amigas más cercanas. Por el contrario, podemos seguir la pista de aproximadamente 500 conocidos y 1500 rostros que podemos asociar con un nombre.

Las redes sociales “te permiten mantener las relaciones que de otro modo se perderían”, afirmó Dunbar. “Nuestra información demuestra que si no te reúnes con las personas con la frecuencia requerida, irás bajando de nivel hasta salir de ese círculo de los 150 y te convertirás en ‘alguien que alguna vez conocí’. Creemos que lo que sucede es que, si no nos reunimos con alguien cara a cara, las redes sociales disminuyen la velocidad de deterioro de las relaciones”.

De este modo, el resultado puede ser una saturación de viejos conocidos que suprimen el desarrollo de nuevas amistades en persona.

“El tiempo disponible para socializar es limitado y puedes pasarlo frente a frente o en internet”, explicó Dunbar. Si lo pasas con gente que se encuentra lejos, ya sea geográficamente o solo porque están representados digitalmente, “no tienes tiempo para cultivar las nuevas relaciones en el lugar donde te encuentras”.

Además, los encuentros en persona tienen beneficios fisiológicos que no se comparan con las interacciones digitales o por teléfono. “Tu presión sanguínea disminuye, hay sincronía, imitas la postura de tu amigo inconscientemente”, dijo Carlin Flora, autora de Friendfluence: The Surprising Ways Friends Make Us Who We Are. “Se trata de una compenetración que han desarrollado los seres humanos a lo largo de miles de años y no es posible hacerlo cuando solo sigues a alguien en redes sociales”.

“Si hay un grupo de personas en un bar y todas ponen atención a su teléfono”, dijo Dunbar, “no están haciendo gran cosa para secretar las endorfinas que genera la sensación de compenetración”.

nuestras charlas nocturnas.


Siete hábitos de las parejas con una vida sexual MUY activa


Cape Town, South Africa, young couple in shower together

Por Brittany Wong/Huffpost – Habitualmente no solemos asociar las relaciones largas y estables con una vida sexual explosiva. Pero lo cierto es que muchas parejas sí saben cómo mantener la llama en el dormitorio, por mucho que lleven años y años de relación.

¿Qué es lo que hacen diferente al resto? A continuación, seis terapeutas sexuales comparten siete hábitos de las parejas cuya vida sexual sigue siendo sensacional pese a los años.

1. Se dejan excitar, aunque la cosa no vaya a acabar en sexo

Saborear los preliminares —tontear o provocar al otro cuando estáis en público y no podéis hacer nada sexualmente explícito— es un rasgo que comparten la mayoría de parejas con una vida sexual muy activa, sostiene Stephen Snyder, autor de Love Worth Making: how to have ridiculously great sex in a long-lastin relationship.

“Para las parejas más apasionadas, el sexo es sólo la punta del iceberg”, afirma. “Disfrutan excitándose juntos aunque en realidad no sea posible tener sexo o alcanzar el orgasmo”.

Es evidente que puede resultar un poquito frustrante, pero ponerse cachondos y dejar que la excitación aumente gradualmente puede acabar en una sesión de sexo superintenso y satisfactorio cuando finalmente encontréis el momento adecuado, explica Snyder.

2. Cada año subís un poco más de tono

Las parejas más calientes siempre van subiendo un poquito más la apuesta bajo las sábanas. Ya sea con la técnica del pomelo o probando una posición de alto nivel, estas parejas buscan lo nuevo y lo inexplorado, comenta Celeste Hirschman, terapeuta sexual y autora de Making Love Real: The intelligent Couple´s Guide to lasting Intimacy and Passion junto con Danielle Harel.

“Una pareja con la que trabajamos decía: ‘Cada año nos ponemos un poco más sucios’ y eso funciona”, relata Hirschman. “Para que una vida sexual mantenga la mecha encendida a largo plazo, hay que ser creativo y salir de las rutas habituales. Di cosas obscenas. Prueba experiencias nuevas. Haz lo necesario para mantener la frescura y la diversión, y así tu vida sexual seguirá a tope pese a los años”.

3. Se cuidan

Las parejas más activas entienden que la confianza potencia su libido. Eso no quiere decir que vayan a clase de spinning todos los días y que no tengan un gramo de grasa. La confianza y la sensualidad que poseen es más de todo el cuerpo, es holística, afirma Vanessa Marin, terapeuta sexual y creadora del Passion Project, un curso online para “avivar la llama”.

“El sexo sensacional no sólo tiene que ver con la relación con tu pareja. También tiene que ver con tu relación contigo mismo”, dice. “Tenéis que cuidar de vosotros mismos. Eso significa sacar tiempo para uno mismo, tratar bien tu cuerpo, superar la vergüenza o la culpa sexual o aprender nuevas habilidades, como durar más en la cama o controlar los orgasmos”.

4. Se ríen dentro y fuera del dormitorio

El sexo no siempre es sensual, seductor o sexy. Cuando dos cuerpos chocan entre sí pueden pasar cosas absurdas, por no hablar de sonidos raros. Cuando ocurren estos momentos incómodos, las parejas con una vida sexual de película se lo toman con filosofía y se ríen del tema, cuenta Kimberly Resnick Anderson, terapeuta sexual y profesora adjunta de Psiquiatría en la UCLA School of Medicine.

“El humor es un gran afrodisíaco”, asegura. “Reíros durante el sexo. Las parejas que son capaces de dejar el estrés fuera del dormitorio y disfrutar del sexo como algo divertido, como una vía de escape de la realidad, están más satisfechas que las que no consiguen desconectar y dejar a un lado el estrés, el enfado o los resquemores del día a día”.

5. Se masturban durante el sexo

Algunas parejas guardan un pequeño secreto: saben que masturbarse es mucho más divertido cuando no se hace solo. Además, en el proceso, tu pareja obtiene una master class sobre las mejores formas para darte placer, señala Shannon Chavez,  psicóloga y terapeuta sexual en Los Ángeles.

“Las parejas que se masturban unidas se mantienen unidas”, bromea. “Si le enseñas a tu pareja cómo te tocas el cuerpo, entenderá mejor cómo te gusta experimentar placer. Te da una posición de control sobre tu propio deseo y permite a tu pareja participar en tu placer”.

6. Exploran las fantasías del otro

El columnista Dan Savage resume en tres palabras el secreto de las mejores parejas sexuales: “Buenas, generosas y juguetonas”. Esto quiere decir: son buenas en la cama (gracias a la práctica), están dispuestas a dar y no tienen problema en probar lo que su pareja proponga, dentro de lo razonable.

Tener esas tres características es especialmente importante en relaciones largas y estables, en las que es fácil acomodarse en la cama, opina Celeste Hirschman.

“Las parejas con muchos años de relación y con una vida sexual candente saben que cada cual tiene su propia imaginación erótica”, apunta la terapeuta. “Han aprendido cuáles son las fantasías y los deseos más profundos de su pareja y están dispuestos a salir algo de su zona de confort para dar a su pareja lo que realmente quiere en la cama”.

7. Se besan y se tocan a lo largo del día sólo para mostrar cariño

Un toque en el culo o un beso antes del trabajo significan más de lo que piensas. Darle importancia a esas caricias no necesariamente sexis es una forma genial de recordar a tu pareja que estás contento y que te sigue atrayendo mucho, recalca Chavez.

“Cuando os tocáis, os sentís más conectados y cariñosos. Eso demuestra que quieres estar cerca de tu pareja”, afirma. “En pocas palabras: las personas que se acarician, se dan la mano, se besan, se dan masajes y se abrazan sin expectativas de tener sexo tienden a estar más relajadas, excitadas y conectadas sensualmente como pareja.

Este Artículo fue publicado originalmente en la edición estadounidense del ‘HuffPost’ y ha sido traducido del inglés por Marina Velasco Serrano.

nuestras charlas nocturnas.


Esto es lo que le pasa a tu cuerpo cuando tienes hambre


El hambre es la manera que nuestros cuerpos nos avisan que es hora de buscar alimento, comer y continuar con vida.

Es un instinto muy poderoso que es generado cuando el cerebro detecta cambios en los niveles de hormonas y nutrientes en la sangre.

Son una variedad de señales que vienen de diferentes partes del sistema digestivo y del torrente sanguíneo además de una serie de factores químicos y metabólicos.

Puede ser un sonido de tripas, dolor, baja energía, confusión, mal genio, todos son síntomas de que tu cuerpo necesita alimentarse y te está enviando señales de todas partes.

Estos son los sistemas y órganos involucrados en crear esa importantísima sensación de hambre:

El vago

El vago es uno de los principales nervios que une al cerebro con todos los órganos del cuerpo.

En el caso del hambre, actúa como una súper autopista que conecta el sistema digestivo con el cerebro.

Así es cómo el cerebro se mantiene al tanto de los diferentes nutrientes que tienes en el intestino y qué tan lleno o vacío se encuentra tu estómago.

La señal de saciedad se activa cuando el alimento pasa del estómago al íleo (el primer tramo del intestino delgado), lo que genera la secreción de péptido YY y el mensaje de “estoy lleno”.

Ese paso se demora unos 20 minutos, así que uno puede ya haber comido más de lo suficiente antes de sentirse saciado. Por eso se recomienda comer despacio, para darle una oportunidad al estómago para avisarle al cerebro.

El estómago

Cuando tu estómago lleva vacío más de dos horas, se empieza a contraer para empujar la comida que queda hacia el intestino delgado.

El movimiento de comida, mezclada con los jugos gástricos y aire producen un ruido que se llama borborigmo o, lo que vulgarmente llamamos “me suenan las tripas”.

Aunque esos crujidos se dan esté o no presente la comida, por lo general son más comunes cuando han pasado varias horas desde que hayas ingerido alimento, así que se asocian más con el hambre.

Los sonidos pueden ser motivo de vergüenza social, pero son una función normal de la digestión y si las tripas nunca te suenan podría ser una indicación de obstrucción.

El tracto gastrointestinal

Las células en el estómago y en el intestino producen ghrelina, conocida como la hormona del hambre.

Actúa en sentido contrario del péptido YY, enviando señales al hipotálamo para estimular el apetito.

Altos niveles de ghrelina en el tracto gastrointestinal están asociados con la obesidad.

Hay estudios que señalan que el consumo de ciertos alimentos, particularmente los que catalogan como “comida emocional” pueden subir los niveles de ghrelina en humanos sanos, generando un ciclo de mayor consumo y hambre que puede terminar en obesidad.

El páncreas

Cuando se acerca tu hora usual de las comidas, tu páncreas (un órgano glandular que se encuentra detrás del estómago) empieza a secretar insulina.

La insulina tiene dos funciones: ayudar a convertir el alimento en combustible para las células del cuerpo y regular los niveles de azúcar en la sangre.

La secreción de insulina antes de que nos alimentemos crea un bajón de glucosay es por eso que, cuando tenemos hambre podemos experimentar debilidad corporal y confusión.

La sangre

Los nutrientes clave en tu sangre -incluyendo glucosa, aminoácidos y ácidos grasos- están a su niveles más bajos cuando tienes hambre.

La glucosa viene de la descomposición de almidones y te da energía.

Por su parte, los amino ácidos son metabolizados de las proteínas que consumes y son cruciales en el mantenimiento y crecimiento del tejido muscular.

Finalmente, lo ácidos grasos son también esenciales, como el omega 3 que se encuentra en el pescado, y contribuyen al sistema autoinmune combatiendo alergias y enfermedades crónicas.

Pero no te vayas llenando de papas fritas cuando sientas hambre. Una dieta balanceada de almidones, proteínas y grasas es óptima para la buena salud.

El cerebro

 

Es prudente prestarle atención cuando nuestro cuerpo nos indica que tenemos hambre.

Muchas personas suelen estar de mal genio cuando no han comido y se vuelven difíciles de tratar.

Pero el hambre va más allá en sus efectos en el cerebro.

Estar hambriento te puede volver impulsivo y reduce tu habilidad de tomar decisiones a largo plazo.

La actividad intelectual también sufre. Es por eso que se suele recomendar tomar un buen desayuno balanceado antes de entrar a un examen.

nuestras charlas nocturnas.