actualidad, opinion, variedades.

Opinion

Earth Overshoot Day será el 2 de agosto (El día en que la población consumió los recursos de 2017)


(ANSA) – NUEVA YORK – El hombre es cada vez más “voraz” y los recursos naturales, aquellos que la Tierra puede generar por sí misma, se agotan cada vez más rápido.

El Earth Overshoot Day -el día en que la población mundial consumió todos los recursos terrestres disponibles para 2017- cae este año el 2 de agosto.

Desde el miércoles, el planeta será sobreexplotado por el hombre: lo estamos consumiendo 1,7 veces más rápido que la capacidad natural de los ecosistemas de regenerarse.

El cálculo es de la Global Footprint Network, organización de investigación internacional que evidencia, como todos los años, que esta jornada cae cada vez más temprano debido al aumento del consumo mundial de la naturaleza, incluyendo fruta y verdura, carne y pescado, agua y madera.

El año pasado se había celebrado el 8 de agosto, hace dos años el 13 de agosto, en el 2000 a fines de septiembre.

Invertir la tendencia, según los activistas, es posible y por lo tanto lanzaron la campaña movethedate, para intentar que el Overshoot Day caiga más tarde.

Si esta fecha se pudiera correr hacia adelante 4,5 días cada año, se volvería a estar equilibrados con el uso de los recursos naturales en 2050.

Cada uno puede contribuir con pequeñas acciones, pero según la organización hacen falta soluciones “sistémicas”: si por ejemplo la humanidad demediara las emisiones de anhídrido carbónico, el Overshoot Day pasaría unos tres meses más adelante.
(ANSA).

nuestras charlas nocturnas.


Short Creek, la remota comunidad de Estados Unidos que practica la poligamia y ahora enfrenta un desastre genético


Así lo afirmó a mediados del siglo XIX Brigham Young, quien dirigió la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (LDS, por sus siglas en inglés),también conocida como la Iglesia mormona, en la ciudad de Provo, Utah, Estados Unidos.

La tarea sagrada de la que hablaba Young era la poliginia, practica de la poligamia en la cual se le permite a un hombre tener muchas esposas, y que había sido impuesta como la línea oficial de la iglesia algunos años antes.

Y Young quiso predicar con el ejemplo. Aunque comenzó su vida adulta como un cónyuge dedicado a una sola esposa, murió con 55 esposas y 59 niños.

Enfermedad extraña

Un siglo después, las consecuencias de ello se vieron reflejadas en la salud. En una oficina a varios cientos de kilómetros de donde Young pronunció su discurso, el caso de un niño de 10 años llegó a las manos de Theodore Tarby, un médico especializado en enfermedades extrañas durante la infancia.

El niño tenía rasgos faciales inusuales, incluyendo una frente prominente, orejasbajas, ojos muy espaciados y una pequeña mandíbula. También sufría una severa discapacidad física y mental. Tras realizar todas las pruebas habituales, Tarby se quedó perplejo.

Envió una muestra de orina a un laboratorio especializado en la detección de enfermedades extrañas y el diagnóstico fue “deficiencia de fumarasa”, un trastorno hereditario del metabolismo.

Con sólo 13 casos conocidos por la ciencia hasta ese entonces (lo que se traduce en probabilidades de uno cada 400 millones), era definitivamente un caso muy inusual, que parecía rozar la mala suerte.

Pero no fue así. Resultó que la hermana del niño, cuyos padres creían que padecía parálisis cerebral, también sufría de “deficiencia de fumarasa”.

Números alarmantes

Con el paso del tiempo, Tarby, junto a colegas del Instituto Neurológico de Barrow, de Arizona, Estados Unidos, diagnosticaron ocho casos nuevos, en niños de 20 meses a 12 años.

Todos tenían los mismos rasgos faciales distintivos, similar retraso en el desarrollo (la mayoría no podía sentarse y mucho menos caminar) y, fundamentalmente, todos provenían de la misma región en la frontera de Arizona y Utah, conocida como Short Creek. Y lo que era aún más intrigante, la población de esta región practica la poliginia.

En esta pequeña comunidad aislada de la Iglesia Fundamentalista de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (FLDS, por su sigla en inglés), la probabilidad de nacer con “deficiencia de fumarasa” es más de un millón de veces superior al promedio mundial.

“Cuando me mudé a Arizona me di cuenta de que mis colegas aquí eran probablemente los que más familiaridad tenían con esta enfermedad”, explica Vinodh Narayanan, neurólogo del Instituto de Investigación de Translación Genómica de Arizona, que trató a varios pacientes con la “deficiencia de fumarasa”.

¿Qué sucede?

La enfermedad es causada por un defecto en el proceso que proporciona energía a las células. En particular, se produce por los bajos niveles de la enzima fumarasa.

Para aquellos que heredan una versión defectuosa, las consecuencias son trágicas, incluyen trastornos metabólicos, y son particularmente devastadoras para el cerebro.

“Da lugar a anomalías estructurales y a un síndrome, incluidas las convulsiones y el desarrollo tardío”, señala Narayanan.

Casos

La Iglesia Fundamentalista de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días se mudó a la frontera entre Arizona y Utah luego de que la poligamia fuera prohibida.

Faith Bistline tiene cinco primos con la enfermedad, a quien acostumbraba cuidar hasta que dejó la FLDS en 2011: “Están física y mentalmente discapacitados”.

El mayor comenzó a aprender a caminar cuando tenía 2 años, pero se detuvo después de un largo ataque de convulsiones. Ahora, con 30 años, ni siquiera es capaz de gatear.

Sólo una de sus primas puede caminar. “Ella también puede hacer algunas vocalizaciones y, a veces, puedes entender un poco de lo que está diciendo, pero yo no lo llamaría hablar”.

Todos están asistidos por tubos de alimentación y necesitan cuidados las 24 horas del día.

La “deficiencia de fumarasa” es extraña porque es recesiva: sólo se desarrolla si una persona hereda dos copias defectuosas del gen, una de cada uno los padres.

El origen

Para llegar a entender por qué Short Creek está plagado de estos casos, tenemos que volver a mediados del siglo XIX. Young, además de dirigir la iglesia mormona, también fundó la ciudad Salt Lake City, en Utah, en un valle desértico poco poblado y la convirtió en una utopía de la poligamia en unas pocas décadas.

Pero no duró por mucho tiempo. En la década de 1930, la práctica había sido abandonada por la iglesia y prohibida por el estado de Utah, por lo que se castigaba con prisión y una multa (equivalente a alrededor de US$10.000 en el dinero de hoy). Los seguidores necesitaban un nuevo lugar donde ir.

Se establecieron en la remota aldea de Short Creek, en la frontera entre Utah y Arizona. Se trataba de un área un poco más grande que Bélgica (36.000 kilómetros cuadrados), con sólo un puñado de habitantes. El lugar perfecto para esconderse de las autoridades.

Hoy en día es el hogar de los pueblos mellizos Hildale y Colorado City a ambos lados de la frontera entre ambos estados. Viven unas 7.700 personas. Además es la sede de la FLDS, famosa por su estilo de vida conservador y la poliginia.

“La mayoría de las familias incluyen al menos tres esposas, porque ese es el número que necesita para entrar en el cielo”, dice Bistline, que tiene tres madres y 27 hermanos.

Matemáticas

Al final, el vínculo con la “deficiencia de fumarasa” es un juego de números. Los hijos de Young engendraron a 204 nietos, que, a su vez, tuvieron 745 bisnietos. En 1982, se informó que tenía al menos 5.000 descendientes directos.

Esta explosión repentina se reduce a un crecimiento exponencial. Incluso con una sola esposa y tres hijos, si cada generación subsiguiente lo sigue, un hombre puede tener 243 descendientes después de sólo cinco generaciones.

En las familias que practican la poligamia esto está sobrealimentado. Si cada generación incluye tres esposas y 30 hijos, un hombre puede – teóricamente –inundar una comunidad con más de 24 millones de sus descendientes en el espacio de cinco generaciones, o poco más de 100 años.

Por supuesto, esto no es lo que realmente sucede. En cambio, las personas comienzas a casarse con primos distantes (y en el FLDS, no tan distantes). En este tipo de sociedades no toma mucho tiempo antes de que todos estén relacionados.

En Short Creek, sólo dos apellidos dominan los registros locales: Jessop y Barlow.

Según el historiador local Benjamin Bistline, que habló con la agencia de noticias Reuters en 2007, del 75% a 80% de las personas en Short Creek son parientes de sangre de los patriarcas fundadores de la comunidad, Joseph Jessop y John Barlow.

Ahora sabemos que la mayoría de las personas que caminan en esta zona lo hace con al menos una mutación letal recesiva (una que los mataría antes de llegar a la edad reproductiva) en su genoma.

Y los seres humanos no se extinguieron porque, siendo recesivos, la deficiencia aparece si se tienen hijos con alguien que también lleva una copia de esa misma mutación.

“Niños perdidos”

“Con la poliginia está disminuyendo la diversidad genética general porque unos pocos hombres están teniendo un impacto desproporcionado en la próxima generación”, dice Mark Stoneking, genetista del Instituto Max Planck para la Antropología Evolutiva, Alemania.

En las comunidades aisladas, el problema se ve agravado por la aritmética básica: si algunos hombres toman múltiples esposas, otros no pueden tener ninguna.

En el FLDS, una gran proporción de hombres deben ser expulsados antes de la adolescencia, reduciendo aún más la diversidad genética.

“Son llevados a las carreteras por sus madres en medio de la noche y arrojados a un lado”, dice Amos Guiora, un experto legal en la Universidad de Utah que ha escrito un libro sobre el extremismo religioso.

Algunos estiman que puede haber hasta un millar de los llamados “niños perdidos”, dice Bistline, que tiene tres hermanos que fueron desechados.

El gen de la “deficiencia de fumarasa” se ha rastreado hasta llegar a Joseph Jessop y a su primera esposa, Martha Yeates, que ambos tuvieron 14 niños.

Hoy se cree que el número de personas que porta el gen de la fumarasa en Short Creek es de miles.

Poliginia en el mundo

Los FLDS no están solos. La poliginia se encuentra más en África que en cualquier otro continente.

En marzo de 2014, el Parlamento de Kenia aprobó un proyecto de ley que permite a los hombres casarse con varias esposas, mientras que en muchos países de África Occidental se ha practicado durante miles de años.

Y también la poliginia está asociada con enfermedades extrañas en estas zonas. En Camerún, los científicos informaron de una comunidad polígama con niveles anormalmente altos de tartamudez.

Al comparar los genomas locales con los de África subsahariana, el sur de Asia y las poblaciones del norte de África, los investigadores identificaron variantes genéticas “excepcionalmente raras” en esta comunidad, aunque los autores no especulan sobre si esto es una consecuencia de la poliginia.

Dado que la consanguinidad tiende a descubrir mutaciones “recesivas” que normalmente permanecerían ocultas, el estudio de estas comunidades ha ayudado a los científicos a identificar muchos genes que causan enfermedades.

Eso es porque la información genética es inútil por sí misma. Para ser significativo para la investigación médica, debe estar vinculado a la información sobre la enfermedad. De hecho, se han descubierto más genes de enfermedades humanas en Utah, con su historia mormona, que en cualquier otro lugar del mundo.

No es el legado que esperaba Young, pero al final es posible que la polémica práctica tenga algunos aspectos positivos no deseados.

nuestras charlas nocturnas.


¿Cuál es la mejor edad para tener hijos?


BBC Mundo – No hay duda entre los científicos de que la fertilidad natural disminuye progresivamente a lo largo de la vida.

Pero a pesar de las advertencias de los expertos, en las sociedades occidentales cada vez se retrasa más la natalidad, en el caso de las mujeres hasta la mitad o el final de la treintena, precisamente cuando la fertilidad disminuye más rápidamente.

En países como Reino Unido ahora por primera vez más del 50% de los bebés que nacen son de mujeres de más de 30 años. Y las mujeres de más de 35 años que tienen hijos ya son más numerosas que las de menos de 25.

En España, la edad media para tener el primer hijo en 2014 era de 30,6 años, una de las más altas de Europa, frente a los 25,2 de 1975.

A esta tendencia se añaden varios estudios recientes que señalan que la fertilidad de los hombres también disminuye después de los 35 años y que a medida que aumenta la edad de los papás hay mayores probabilidades de tener bebés con problemas.

Pero formar una familia no tiene sólo que ver con la idoneidad biológica: los factores sociales y económicos también juegan un papel importante.

Por eso la BBC le hizo a cinco expertos en distintas materias la misma pregunta: ¿cuál es la mejor edad para empezar una familia? Estas son sus respuestas desde campos como la biología, la sociología, la planificación familiar y las diferencias de género.

1. Una perspectiva biológica

Sarah Matthews, consultora de ginecología en el Hospital Portland de Londres y experta en fertilidad.

“Desde una perspectiva biológica, según todas las investigaciones la mejor edad para tener el menor riesgo de complicaciones en el embarazo y en el postparto esentre los 25 y los 29,9 años.

Matthews dice que hay mucha falta de información sobre la fertilidad. Los colegios que ofrecen educación sexual, opina la experta, tienden a centrarse en la prevención del embarazo, y por eso muchos jóvenes, hombres y mujeres entran en la edad adulta sin tener educación sobre la fertilidad.

En ese contexto, algunas mujeres lo dejan hasta demasiado tarde.

“Al menos dos veces al año recibo a mujeres de 48 ó 49 años que llegan a la consulta muy emocionadas con un nuevo compañero, pero como sus períodos han sido un poco irregulares quieren investigar qué pasa. Y se quedan totalmente conmocionadas cuando les digo que están pasando por la menopausia y que ya no podrán tener hijos”.

“Los tratamientos de fertilidad in vitro pueden aumentar las probabilidades de concebir, pero no pueden darle marcha atrás al reloj”, le dijo a la BBC.

2. Una perspectiva social

Melinda Mills, experta en sociología de la Universidad de Oxford, de Reino Unido.

“Estoy de acuerdo con la cifra de la perspectiva biológica, pero desde una perspectiva social y demográfica lo que hemos visto en varios estudios es que cuando las parejas retrasan la formación de una familia, por cada año que la posponen tienen un aumento medio de los ingresos del 10%, y eso la gente lo nota”.

“Así que yo diría que la mejor edad serían los 30 años o un poquito más”.

Pero Mills matiza que posponer la maternidad no es sólo cosa de las mujeres, como se suele presentar en los medios de comunicación.

La socióloga dice que normalmente se proyecta la idea de que es una decisión que toman ellas para centrarse en su educación o en sus carreras. Pero es importante poner atención en el hecho de que la infertilidad es una cuestión de pareja, resulta de una decisión y de un retraso en la paternidad en el que también participan los hombres.

Por otro lado, menciona, hay ciertas ventajas en dejarlo para más tarde: hay estudios que encontraron que los hijos de las mujeres mayores obtienen mejores niveles educativos y un mayor desarrollo cognitivo.

Pero cuando desentrañas los motivos, señala Mills, no tiene tanto que ver con la edad como con el posicionamiento socioeconómico de las familias: los padres de más edad tienden a tener una mayor estabilidad en sus trabajos, en sus viviendas, en sus parejas, y en general tienen distintos estilos educativos con los hijos debido a su experiencia.

3. Una perspectiva de género

Sophia Walker, líder del Partido de la Igualdad de las Mujeres de Reino Unido.

“Creo que nunca hay un buen momento para tener hijos porque como sociedad no valoramos el cuidado de otras personas ni a las personas que se hacen cargo de los otros. No lo valoramos ni a los 20, ni a los 30 ni a los 40 años.”

“Para las mujeres hay barreras estructurales que hacen que tener hijos sea una decisión muy muy difícil”, dijo Walker, que es madre, “pensaba que tenía muchas opciones y después tuve hijos y descubrí que no era así, todo se volvió mucho peor. Fue extraordinario. Y ninguno de los hombres con los que trabajo parece experimentar la paternidad de la misma manera”.

Walker apunta que el costo de las guarderías, la diferencia salarial entre hombres y mujeres y el impacto en las carreras de las madres por la falta de flexibilidad para compartir las bajas laborales por el cuidado de los niños son factores importantes que tienen un gran impacto sobre la decisión de si tener un hijo o no.

Y dice que mientras no se resuelvan de una manera igualitaria estos problemas, el tema de la natalidad seguirá afectando a la economía de los países y a la situación de la mujer.

4. Una perspectiva demográfica

Heather Joshi, experta en demografía económica y para el desarrollo de la Universidad de Londres.

“Yo dudaría mucho antes de decir que hay una edad ideal. Creo que la mejor respuesta es ‘cuando tú estés lista'”.

“No creo que haya muchas mujeres de menos de 20 años que estén tan listas como las de 30. Pero las mujeres en la treintena se enfrentan a otra cuestión biológica, que es que concebir se vuelve más difícil a medida que lo pospones”, matiza.

Por otro lado, Joshi apunta que las parejas jóvenes con frecuencia no hablan en detalle sobre sus intenciones de formar un familia en la primera fase de la relación, en la veintena, o en las primeras citas.

Y con frecuencia descubren con el tiempo que tienen expectativas diferentes, algo que puede retrasar la natalidad.

5. Una perspectiva de planificación familiar

Adam Balen, experto en medicina reproductiva de Leeds y director de la Sociedad Británica de Fertilidad .

“La fertilidad natural se deteriora con la edad tanto en las mujeres como en los hombres, aunque en el caso de los hombres no suele destacarse tanto. Pero está claro que el efecto más profundo de la edad es sobre las mujeres, que nacen con un número determinado de óvulos, que se van perdiendo a lo largo de la vida.

Es difícil precisar a qué edad la fertilidad empieza a deteriorarse más rápidamente y obviamente también hay factores genéticos involucrados”.

En cuanto a la pregunta esencial que mucha gente se hace sobre cual es la mejor edad para empezar a intentar formar una familia, lo interesante es que normalmente la gente no dice para tener un solo hijo, sino para hacer una familia.

En el ultimo año se han publicado estadísticas interesantes sobre este tema: un estudio holandés concluyó que si una mujer quiere tener un 90% de posibilidades de tener una familia de tres hijos, tiene que empezar a intentarlo a los 23 años de edad.

Si quiere dos hijos, debería empezar alrededor de los 27, pero si sólo quiere uno, puede empezar a intentarlo a los 32.

nuestras charlas nocturnas.


La historia detrás de la icónica foto de Albert Einstein con la lengua afuera


 

BBC Mundo  – Con su pelo desordenado, su bigote poblado y sus ojos marrones bien abiertos mirando directamente a la cámara, Albert Einstein saca la lengua desde el asiento trasero de un auto.

Es una de las imágenes más famosas e irreverentes del físico alemán que puede verse desde en tazas hasta en camisetas y que se subasta este jueves en la casa de remates Nate D. Sanders, en Los Ángeles, Estados Unidos.

La foto -que revela el cariz humorístico del creador de la Teoría de la Relatividad- fuetomada en 1951 por Arthur Sasse, fotógrafo de la agencia de noticias United Press International.

El científico acababa de salir del Princeton Club, donde había celebrado sucumpleaños número 72.Lo acompañaban Frank Aydelotte, director del Instituto de Estudios Avanzados de EE.UU. donde Einstein trabajaba, y la esposa del director, Marie Jeanette.

Fotógrafos por todos lados

Según cuenta el escritor francés Fred Jerome en su libro The Einstein Files. J. Edgard Hoover’s Secret War against the World’s Most Famous Scientist (“El expediente Einstein: el FBI contra el científico más famoso del mundo”), Einstein posó pacientemente para los fotógrafos que, enterados del evento, se habían congregado a las puertas del club.

Finalizada la sesión, cuando el premio Nobel de Física en 1921 se disponía a partir, Sasse se le acercó y le pidió una sonrisa para tomarle una fotografía.

Ya sea por cansancio o harto de la persecución de los reporteros, cuenta Jerome, Einstein le sacó la lengua, y Sasse fue lo suficientemente rápido como para capturar el gesto con su lente.

Después de un debate entre los editores, quienes pensaron en un inicio que la foto podría ofender al científico, la agencia decidió publicarla.

No sólo Einstein no se molestó por la imagen, sino que le gustó tanto, que encargó nueve copias que mandó cortar -excluyendo a sus acompañantes- para regalarlas firmadas a sus amigos.

Valor

La foto que se subasta tiene escrito en su margen izquierdo “A. Einstein .51”, que indica que la firmó muy poco después de que fuera tomada.

A juzgar por remates anteriores, la icónica imagen podría alcanzar los US$44.000.

Según la casa de subastas, la foto, además, está en buenas condiciones.

Pero su valor radica en que, a diferencia de las demás, no está cortada sino que se ve a Einstein con sus amigos.

nuestras charlas nocturnas.


Cómo logró Argentina realizar el mayor blanqueo de capitales de su historia y el más grande del mundo (y por qué algunos celebran y otros se lamentan)



Las 5 últimas predicciones de Hans Rosling, el profeta de la demografía



Cómo llegó la Biblia del Diablo al Gabinete de las Maravillas del excéntrico emperador Rodolfo II


Es el más grande libro medieval del mundo: con 310 pergaminos fueron hechos con la piel de 160 burros, su grosor sea de 22 centímetros. Mide 90 cms. de largo y 50 cms., y todo eso pesa 75 kilos: se necesitan dos personas para cargarlo.

No por nada se llama “Codex Gigas, que en latín significa “Libro gigante”.

En sus páginas puedes leer desde el Antiguo y Nuevo Testamento, hasta dos obras de Flavio Josefo, las “Etimologías” de Isidoro de Sevilla; “Ars medicinae” (“El arte de la medicina”); “Chronica Boëmorum” (“Crónica de los bohemios”) del siglo XII, de Cosmas de Praga y un calendario.

Y, como los libros de antaño, está hermosamente iluminado e ilustrado con dibujos a color, entre los que se encuentra uno que ocupa toda una página de un personaje que pocas veces encuentra un lugar tan destacado en los textos religiosos: Lucifer.

No por nada se le llama “La biblia del diablo”.

La leyenda dice…

La historia -y por supuesto la leyenda-, comienzan en 1230 en Podlažice (en la actual República Checa), en un monasterio de la Orden de San Benito o Benedictina, cuyos monjes tomaban rigurosos votos de obediencia y castidad.

Soportaban además castigos físicos, ayunos, privación de sueño y autoflagelación.

En ese régimen, la vanidad era una abominación y uno de los monjes fue juzgado y encontrado culpable de ser extremadamente vanidoso.

Supuestamente fue condenado a muerte: a la mañana siguiente, lo iban a emparedar vivo.

Ante tal perspectiva, el penado ofreció escribir un libro para redimir sus pecados.

Prometió que lo haría en una sola noche y que sería el libro más grande que hubieran visto, pues contendría toda la sabiduría humana y glorificaría al monasterio.

Su propuesta fue aceptada: su vida a cambio del monumental libro.

El monje se puso en la tarea sin suspender su trabajo hasta que se le entumeció la mano. Apenas había logrado escribir una pequeña parte de “toda la sabiduría humana” y ya no podía más.

No le quedaba más que hincarse y rezar.

Pero en vez de dirigirse a Dios, le pidió ayuda al ángel caído Lucifer, ofreciendo su alma a cambio de que terminara el libro.

El príncipe de las tinieblas escuchó la oración del monje y aceptó con gusto su oferta. Con sólo un chasquido de los dedos de sus garras, el libro quedó listo.

Fue tal la gratitud que sintió el monje que pintó un retrato de salvador en una página completa. O quizás fue el mismo diablo el que firmó su obra con su autorretrato.

La historia dice que…

El manuscrito empezó a ser considerado desde entonces como una de las maravillas del mundo, así que cuando los benedictinos de Podlažice se encontraron en serias dificultades financieras, se lo empeñaron a los monjes cistercienses de Sedlec.

Pero a estos también les fue mal: en el claustro donde guardaban el Codex Gigas se desató una fuerte epidemia.

El libro gigante volvió a manos de los benedictinos, pero los del monasterio de Břevnov (1289-1332), y cuando estallaron las guerras husitas en 1420 los monjes se lo llevaron a Broumov.

Pobreza, plaga y guerra… además de cargar con la leyenda de haber sido escrito por el diablo, la enorme obra empezó a tener la reputación de ser una maldición para quien la poseyera.

Eso no le importó mucho a Rodolfo II de Habsburgo (1552 – 1612), Archiduque de Austria, rey de Hungría (1572-1608) y de Bohemia (1575-1611) y Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico (1576-1612).

El gabinete de las maravillas

Rodolfo II había trasladado la capital del Imperio a Praga, a la que transformó en un centro de cultura, en el que se encontraban desde artistas y científicos de la estatura de Johannes Kepler y matemáticos hasta magos y nigromantes (adivinos que usan las vísceras de muertos e invocan espíritus para ver más allá).

Promocionó a eruditos de renombre que sentaron las bases de la ciencia y astronomía moderna, así como estudiosos de lo oculto.

Y su excentricidad, además, estaba materializada en unas salas que creó para guardar todo lo que coleccionaba en armarios repletos de curiosidades.

Era el “Gabinete de las Artes y de las Maravillas” y, aunque nunca sabremos cuántos ni exactamente cuáles objetos raros logró reunir, resaltan manuscritos extraños como el Voynich (un libro ilustrado, escrito en un alfabeto desconocido y un idioma incomprensible) y la vara de Moisés, así como lodo del valle de Hebrón, con el que Dios modeló a Adán.

Además, heredó el ainkhurn, un supuesto cuerno de unicornio, y la copa de ágata, que la tradición consideraba como el Santo Grial.

A esa colección de maravillas, Rodolfo II se empeñó en añadir la Biblia del Diablo.

Tras insistir mucho y prometer que se trataba sólo de un préstamo personal, que la devolvería apenas la terminara de leer, los monjes se la cedieron en marzo de 1594… y nunca más la volvieron a ver.

A las manos de la mujer que fue rey

Una vez más, la guerra contribuyó al periplo del Codex Gigas.

En los últimos días de la Guerra de los 30 días (una serie de batallas entre protestantes y católicos entre 1618 y 1648), el ejército sueco invadió áreas de Praga, entre ellas aquella en la que estaba el castillo.

Parte del botín fueron varios libros valiosos, entre ellos la Biblia del Diablo, lo que complació a la reina Cristina, conocida por su obsesión por acaparar libros, que leía con voracidad, y que usaba para mejorar las bibliotecas de su país.

Así llegó a su destino final.

Lo que dicen los expertos…

Hoy, el misterioso texto religioso con tan perversa reputación está guardado en la Biblioteca Nacional de Suecia en Estocolmo, que en 2015 lo subió a la web para que estuviera al alcance de todos.

Expertos modernos han hecho análisis extensivos de la escritura los cuales muestran que efectivamente un sólo escribano compuso todo el manuscrito.

Los historiadores apuntan a una firma dentro del texto -“hermann inclusis” (“Herman el Recluso”)- como evidencia de su solitario autor.

Pruebas de recreación de la caligrafía de la Biblia del Diablo indican que tomaría cinco años escribiendo sin parar, 6 horas al día, 6 días a la semana.

Pero como el posible autor era un monje, sólo podría haberle dedicado 3 horas al día, así que probablemente le tomó años 10 terminarlo.

Eso, sin tener en cuenta que debía hacer los reglones antes de escribir, para que todo quedara derecho, y decorar las páginas después, de manera que pudo haberle tomado entre 20 y 30 años.

Ante tal obra maestra, no sorprende que haya pensado que al crear este tomo masivo el autor de estaba poseído por algo, ya fuera la luz divina o el príncipe de las tinieblas.

nuestras charlas nocturnas.