actualidad, opinion, variedades.

Ciencia y tecnologia

Dos mil años de miedo y un antídoto sanador


Del “Tratado sobre la triaca”, un manuscrito árabe del siglo XIII, seis hierbas para hacer el remedio. En esa época, la medicina árabe era más avanzada que la europea

Miedo a la enfermedad. Miedo a morir. No hay nada como ese terror para dejar a un lado la racionalidad y dejarse llevar por la esperanza de la curación y el retraso de la muerte. Esto ha hecho que algunos se aprovechen de ello para conseguir que nos entreguemos a los brebajes más absurdos con tal de evitar lo inevitable.

Necesitamos mantener esa falsa sensación de seguridad al tomar algo que nos sane cualquier tipo de enfermedad. Así ha conseguido mantenerse entre nosotros desde el año 120 a.C. hasta bien avanzado el siglo XX el preparado polifármaco que comenzó siendo un antídoto y terminó siendo una panacea.

Mitrídates VI, conocido como Mitrídates el Grande, rey de Ponto, se enteró siendo niño de que su madre había envenenado a su padre para conseguir mantenerse como regente hasta que Mitrídates tuviera edad suficiente para comenzar a gobernar. Desde entonces no pudo quitarse de la cabeza el pánico a ser envenenado, como había ocurrido con su padre. Así que comenzó a ingerir pequeñas dosis de veneno con el objetivo de hacerse resistente a ellos además de investigar antídotos que probaría con delincuentes convictos. Creó un brebaje compuesto por varias sustancias (opio, venenos, carne de lagarto…) al que llamó mitridato (mithridatium) convencido de su protección frente a todos los venenos conocidos.

Mitrídates VI luchó y venció a dos grandes generales de la República Romana, pero apareció Pompeyo y consiguió apresarle. Mitrídates prefería morir que someterse a Roma. Tenía preparada en su espada una dosis de veneno que suministró a su mujer e hijas. Evidentemente las pobres murieron. Él la tomó también, pero no murió. Tuvo que pedirle a un soldado de su confianza que lo matara con su espada. No sabemos si fue porque no ingirió la dosis suficiente de veneno, pero gracias a esta “no muerte” su preparado llegó a ser eterno. Pompeyo se enteró de lo que había pasado y no podía dejar escapar la fórmula que consiguió que Mitrídates sobreviviera al veneno, así que se hizo con ella y la entregó a los médicos romanos.

Estaban emocionados, tenían la solución a todos los envenenamientos. Pero no se crean, que ya en la época de los romanos existían los escépticos y Plinio el Viejo (científico, escritor y militar) escribió:

“El mitridato está compuesto de cincuenta y cuatro ingredientes, sin que dos de ellos tengan el mismo peso, mientras alguno es prescrito en la sesenteava parte de un denario. ¿Cuál de los dioses en verdad, marcó estas proporciones absurdas? Es simplemente una ostentosa muestra de arte y una fanfarronería de la ciencia”

Toma ya. Ahí lo deja. Pero como no nos gusta hacer caso a quien no dice lo que queremos oír (y más de dos mil años después seguimos igual), Andrómaco el Viejo (sí, todos los médicos son viejos) médico de Nerón (con esto ya lo digo todo) que seguía el principio de “lo semejante cura a lo semejante” se hizo el interesante más de un siglo después modificando alguno de los ingredientes de aquel brebaje: subió la proporción de opiáceos y cambió carne de lagarto por carne de víbora. Ahora sí que proporcionaría una fuerza imparable. Con esa variación, y como en aquella época no había derechos de autor, cambió el nombre a Theriaca Andromachi. Ahora su fórmula pasa de 54 a 65 ingredientes y llevaba una preparación de 40 días.

Y así se fue utilizando y modificando dependiendo del lugar hasta que llegó a Galeno, que no podía perder la oportunidad de imprimir su huella sobre esta maravilla. El término pasó a ser “Triaca” relacionado con la palabra griega “contraveneno”. Amplió la fórmula hasta 70 ingredientes y añadiendo que debía estar “macerando” 12 meses antes de su utilización, que ni los mejores vinos de crianza, vaya. Entre sus ingredientes principales estaba la carne de víbora (pero ya no de cualquier víbora, sino de las hembras no preñadas de las que se desechaba cabeza y cola. Las más apreciadas eran Colli euganci, llevadas a su extinción por su caza masiva), opio, arcilla y muchos más, todos llevados a estado de polvo utilizando la miel como vehículo para los principios activos, denominándose a estas mezclas disueltas en miel como electuario. Esta fórmula es la que figura en casi todas las farmacopeas.

Entre todas las sustancias, en ocasiones más de 70 (aunque dependiendo de quién la elaborara podía pasar de 4 a 100) se encontraban desde sustancias activas hasta otras del todo ineficaces. Algunas de ellas bastante extrañas y difíciles de conseguir: iris de Florencia, acoro aromático, madera de aloe, rosa roja, azafrán, zumo de regaliz, mirra (¿en serio? ¿Mirra?). Todas ellas (y muchas más) eran desecadas, trituradas, disueltas en vino, o incluso trementina y mucha miel.

Habíamos pasado de un antídoto para venenos a una panacea universal que servía absolutamente para todo (o para nada). Llamaba la atención los pocos detractores que tenía y los que lo hacían eran ninguneados, como Teodosio que en 1553 publicó una carta donde comentaba su falta de eficacia. Pero claro, era luchar entre Galeno y Teodosio, ¿alguien conocía a Teodosio? No le hicieron ni caso.

Algún médico como Horace Guarguanti, no apuntaba sólo a que curaba todo tipo de enfermedades sino que “hace que la vida sea más apacible y rejuvenece”. Seguro que el opio no tenía nada que ver con esto.

Estamos ya en la época del Renacimiento donde era un “fármaco” elaborado por doquier. Destacó Venecia, la ciudad de producción de la triaca más valorada lo que les proporcionó unos ingresos importantes, casi todos debidos a la exportación. Era un verdadero ritual donde los especieros más famosos la elaboraban públicamente.

Una farmacia italiana del siglo XIV en la que una farmacéutica dispensa triaca, en ese entonces hecha con 100 ingredientes.

En España se realizaba en la plaza de Sant Jaume en Barcelona y en Madrid sólo el colegio de farmacéuticos tenía el privilegio de su elaboración. En ocasiones llegaba a ser un teatro esperpéntico, demostrando la superioridad del galenismo sobre los seguidores de Paracelso (totalmente opuesto a estos exhibicionismos de médicos y farmacéuticos).

La preparaban los propios colegiados exponiéndolo al público como demostración de su importancia. En una de las ediciones de la Farmacopea Española fue considerada como tónica, antiespasmódica, calmante… empleada a dosis de entre 2 y 4 gramos. En 1920, por desuso, dejó de prepararse pero ya había calado su huella durante 2000 años en diferentes épocas y culturas.

Llegó a decirse que sólo servía para beneficio y ostentación de comerciantes de drogas, no para aliviar a los enfermos ni curar ningún tipo de dolencia. Los que la defendían, achacaban su falta de eficacia a una mala preparación o ingredientes incorrectos. La presencia en la literatura de estos brebajes sanadores relatando sus amplios poderes curativos conseguía dar difusión a una mentira a través del medio más sencillo de llegar a la población. Además, su alto coste rodeaba de prestigio a la preparación siendo accesible únicamente a quien disponía de bienes y llevaba a la ruina al que entregaba todo lo que tenía por obtener una dosis ineficazmente sanadora.

Lamentablemente esto suena a temas bastante actuales.

2000 años de brebaje engañoso deben hacernos aprender que no podemos fiarnos de quien nos promete la curación absoluta de la enfermedad si seguimos sus extrañas indicaciones, que la excusa de “lleva miles de años utilizándose” no es ninguna demostración de eficacia. 2000 años de miedo justificaron mirar hacia otro lado. Ya no.

Si dejamos de dudar, de investigar, de buscar la evidencia, seguiremos dando pábulo a charlatanes que se aprovechan de “lo que se oye por ahí” para intentar embaucarnos con sus inútiles “triacas”.

nuestras charlas nocturnas

 

 


GIUSEPPE FERLINI, EL MERCENARIO ITALIANO QUE DEMOLIÓ 40 PIRÁMIDES


En muchas de las tumbas egipcias y de lasculturas del Nilo, como el Reino de Kush, generalmente se solían dejar tesoros y alimentos para ser utilizados por la fuerza vital que al morir abandonaba el cuerpo, fuerza que en Egipto se solía denominar como el ka. Además del katambién existía el ba, la cual era la esencia de la persona y permanecía unida al cuerpo físico (elkhat) tras la muerte. Muchos de los ritos funerarios de las culturas del Nilo estaban orientados a liberar el ba para que este se una con el ka y así formar el akh. Si lo anterior no se cumplía entonces el difunto entraba en un estado de se-akh, un fantasma perdido entre dos mundos. Si bien lo anterior variaba de cultura en cultura, la influencia y el dominio egipcio a través de los siglos llevó a que esta fuese la creencia reinante a lo largo y ancho del de las culturas del Nilo.

En un principio se creía que sólo el faraón, o el rey en el caso de los cushitas, tenían un ba, pero esto luego se extendió a casi toda la población. El concepto de akhayudó a preservar las tumbas y pirámides, ya que los ladrones de tumbas temían perturbar el proceso y enfurecer a un se-akh.

Por supuesto que nada de lo anterior le interesaba a Giuseppe Ferlini, un cirujano militar boloñés de la primer mitad del siglo XIX devenido en profanador de tumbas.

El médico no era alguien ya de por si con mucho honor, en un principio se había asociado como mercenario al ejército de Egipto durante laConquista de Sudán, y tras conocer a un mercader y traficante de reliquias albanés llamado Antonio Stefani desertó en 1834 para organizar una expedición hacia la necrópolis deMeroe. Un sitio arqueológico al norte de Sudán a unos 100 kilómetros de las orillas Nilo y rico en reliquias de las últimas dinastías del Reino de Kush, las cuales debido a la influencia egipcia seguían en gran parte los mismos ritos funerarios y creencias de los egipcios. En total en el sitio se hallaban unas 255 pirámides cushitas, fácil de diferenciar de las egipcias debido a sus proporciones más alargadas.

Al llegar a Meroe el daño causado por el mercenario en busca de tesoros fue irreparable. Ferlini no eligió las pirámides a demoler al azar, sino que se basó en un catalogo realizado por el arqueólogo Frédéric Cailliaud en el que se enumeraban las pirámides en mejores condiciones. Según su lógica, si la pirámide se encontraba relativamente intacta entonces eso incrementaba las posibilidades de hallar un tesoro encerrado dentro de la estructura de la misma.

El saquedor no estaba equivocado, y esto lo verificaría cuando en el cementerio norte demolió la pirámide número 6 que era una de las más grandes e intactas de todas. En primer lugar detonó con una carga pequeña el tetraedro superior, y así con cargas más pequeñas, para evitar destruir el tesoro, fue abriendo camino a través de la estructura hasta hallar la cámara donde encontró joyas y piezas de oro y plata. Ferlini pasó los siguientes dos años demoliendo pirámides, el tesoro que fue acumulando le permitió contratar un pequeño grupo de mercenarios para su protección y volver a Italia en 1836 donde se anunció como un exitoso explorador y arqueólogo ante la sociedad.

Por fortuna, si bien la pérdida arquitectónica fue colosal, las joyas de oro y plata fueron adquiridas en 1838 por Luis I de Baviera y hoy se encuentran resguardadas en el Museo Egipcio de Berlín.

nuestras charlas nocturnas


Earth Overshoot Day será el 2 de agosto (El día en que la población consumió los recursos de 2017)


(ANSA) – NUEVA YORK – El hombre es cada vez más “voraz” y los recursos naturales, aquellos que la Tierra puede generar por sí misma, se agotan cada vez más rápido.

El Earth Overshoot Day -el día en que la población mundial consumió todos los recursos terrestres disponibles para 2017- cae este año el 2 de agosto.

Desde el miércoles, el planeta será sobreexplotado por el hombre: lo estamos consumiendo 1,7 veces más rápido que la capacidad natural de los ecosistemas de regenerarse.

El cálculo es de la Global Footprint Network, organización de investigación internacional que evidencia, como todos los años, que esta jornada cae cada vez más temprano debido al aumento del consumo mundial de la naturaleza, incluyendo fruta y verdura, carne y pescado, agua y madera.

El año pasado se había celebrado el 8 de agosto, hace dos años el 13 de agosto, en el 2000 a fines de septiembre.

Invertir la tendencia, según los activistas, es posible y por lo tanto lanzaron la campaña movethedate, para intentar que el Overshoot Day caiga más tarde.

Si esta fecha se pudiera correr hacia adelante 4,5 días cada año, se volvería a estar equilibrados con el uso de los recursos naturales en 2050.

Cada uno puede contribuir con pequeñas acciones, pero según la organización hacen falta soluciones “sistémicas”: si por ejemplo la humanidad demediara las emisiones de anhídrido carbónico, el Overshoot Day pasaría unos tres meses más adelante.
(ANSA).

nuestras charlas nocturnas.


Qué es el fraude del “WhatsApp de colores” y cómo evitar caer en la trampa


Esta nueva estafa promete cambiar los colores de WhatsApp pero el objetivo es otro: llenar tu teléfono de avisos publicitarios y acceder a tus datos.

BBC Mundo – ¿Quieres cambiar el color de WhatsApp en tu teléfono móvil? Piénsatelo dos veces antes de aceptar cualquier invitación sospechosa.

Un nuevo fraude que promete personalizar el color de la popular aplicación de mensajería está circulando a través de celulares de todo el mundo.

Se trata de una página web con el logo y apariencia de WhatsApp -pero en azul en lugar de verde- y un nombre muy parecido:шһатѕарр.com.

La falsa URL usa caracteres del alfabeto cirílico (la “ш” y la “т”) para hacerse pasar por la original e invita a los usuarios de dispositivos iOS, Android, Blackberry y Windows Phone a “cambiar WhatsApp y dejarlo con su color preferido”.

Sin embargo, contiene un virus que llena los terminales de avisos publicitarios .

La estafa funciona de la siguiente manera:

El primer paso es “verificarse en la web”. Para ello, el usuario debe enviar la URL engañosa a 12 de sus contactos o a siete de sus grupos de WhatsApp.

Una vez realizado esto, debe activar un enlace. Poco después, aparece un mensaje: los nuevos colores de WhatsApp sólo están disponibles para la aplicación de escritorio.

Entonces, el usuario tiene que instalar una extensión de Google Chrome -el navegador más usado del mundo- cuyo nombres es “BlackWhats“.

La página web falsa sólo es accesible desde el dispositivo móvil y es, en realidad, una plataforma de adware, “un software malicioso que muestra constantemente avisos publicitarios en tu navegador”, explicó en el sitio tecnológico Reddit un usuario afectado.

A este tipo de engaño se le conoce como “pishing” y tiene como objetivo acceder a los datos personales del usuario a través del teléfono o correo electrónico.

Por eso no es recomendable hacer clics en webs poco fiables o descargar extensiones desconocidas.

Cómo evitar caer en este tipo de fraudes:

  • Comprueba la dirección web: que una web acabe en .org no garantiza que sea oficial. Tómate dos minutos para revisar la página y fíjate en todos los caracteres.
  • https vs http: aunque no siempre es una garantía, comprueba si aparece al principio el protocolo https, la versión segura del http.
  • No descargues extensiones sospechosas: plantéate si realmente necesitas instalar la extensión y por qué es un requisito.
  • Revisa la gramática: los fallos de ortografía son habituales en este tipo de estafas.
  • Desconfía si te obliga a compartirlo con tus contactos: suele ser una estrategia común para distribuir virus adware.

Pero ¿quién está detrás de esta estafa?

No hay nombres vinculados al registro de шһатѕарр.com, pero sí una dirección en Arizona, EE.UU. según WHOIS, la base de datos que permite determinar el propietario de un dominio o dirección IP en internet, explican en el diario online International Business Times.

Esta no es la primera vez que los usuarios de WhatsApp son víctimas de estafas.

Algunas aseguran que se volverá una aplicación de pago, otras te invitan a suscripciones gratuitas de Netflix o a ganar dinero muy fácilmente.

WhatsApp sugiere en su sitio web no hacer caso de aplicaciones que te piden reenviar el mensaje o que prometen hacerte ganar dinero a través de la plataforma.

“Siempre advertimos bloquear al remitente, ignorar el mensaje y borrarlo”, dice la compañía.

nuestras charlas nocturnas.


De distorsión del tiempo a imaginación disociativa: 5 cosas que pasan en nuestro cerebro cuando navegamos por internet


La ciberpsicóloga forense Mary Aiken lo describe como un “mundo hiperconectado” en el que “todo se amplifica” (lo bueno, como el altruismo, y lo malo, como la delincuencia) y nos volvemos mucho más vulnerables.

“La tecnología se ha infiltrado en cada uno de los aspectos de nuestra vida”, escribe Aiken en su libro The Cyber Effect (2016), en el que habla del comportamiento humano en internet.

“Estamos viviendo un momento histórico muy emocionante en el cual están cambiando muchos aspectos de la vida en la Tierra. Pero lo nuevo no siempre es bueno y tecnología no es sinónimo de progreso”, dice la psicóloga, cuyo trabajo en el FBI e Interpol inspiró la serie televisiva CSI Cyber.

Aiken dice que, una vez que entramos en el ciberespacio (el mundo digital), “viajamos” a un lugar diferente en el que nuestras emociones y percepciones se transforman.

“Muchos no se dan cuenta. Están sentados en el sofá de su casa y cuando están online nada cambia. En su mente no se fueron a ningún lugar, pero las condiciones son diferentes a las de la vida real. Por eso nuestros instintos nos fallan en el ciberespacio“.

Aiken y otros psicólogos como Patricia Wallace (The Psychology of the Internet, 1999) o John Suler (The Psychology of Cyberspace, 2001 y 2004) llevan años investigando este fenómeno.

Y estos son algunos de los efectos que han observado.

1. “Puedo ser quien quiera ser” (desinhibición online)

“Este efecto es muy interesante porque hace que la gente haga cosas en el mundo cibernético que no haría en el mudo real”, le contó Aiken a la BBC.

Los seres humanos somos menos amables en internet que en persona y más proclives a ofender a los demás.

Una de las razones es la invisibilidad que nos proporciona internet, la ilusión del anonimato.

2. “No me conoces” (anonimato disociativo)

La mayoría de las personas en internet no saben quién eres.

Cuando tenemos la posibilidad de separar nuestras acciones del mundo real y de nuestra identidad, nos sentimos menos vulnerables a la hora de abrirnos a los demás.

Y este efecto tiene como consecuencia otros efectos, como el de laagrupación online.

“En un estado mental menos inhibido, las personas con ideas afines se encuentran más fácilmente”, explica Aiken.

“Si eres una niña de 13 años con un problema alimenticio, ¿cuáles eran las probabilidades de que conocieras a alguien con una condición similar antes de internet? Ahora con dos clics puedes encontrar a personas afines”.

3. “No puedes verme” (invisibilidad)

La oportunidad de ser invisible amplifica el efecto desinhibidor.

No tienes que preocuparte sobre cómo te ves o cómo suenas cuando dices (tecleas) algo y puedes evitar el contacto visual.

Otra de las consecuencias de esta invisibilidad es lo que Aiken llama “cibersocialización”, una forma acelerada de socialización potenciada por las redes sociales y la manera en que nos comunicamos en internet.

Y también la minimización de la autoridad.

“Si la gente no puede verte a ti o lo que te rodea, no saben si eres el presidente de una empresa o una persona ‘normal’. […] En internet, la autoridad se minimiza. La gente está mucho más dispuesta a hablar o comportarse mal”, explica Suler.

4. “¿Cuánto tiempo ha pasado?” (distorsión del tiempo)

“Haz esto la próxima vez que te conectes a internet: desconecta el reloj de tu pantalla y, de vez en cuando, ponte a prueba para ver si eres capaz de calcular con acierto el paso del tiempo”, sugiere Aiken.

Este fenómeno ha sido ampliamente estudiado en los últimos años.

En febrero de 2017, un grupo de psicólogos del Centro de Neurociencia Cognitiva y Sistemas Cognitivos de la Universidad de Kent, Reino Unido, publicó un estudio en el que aseguraban que tendemos a subestimar las horas que pasamos en redes sociales como Facebook.

La razón es que internet modifica nuestro proceso de atención.

A esta distorsión del tiempo habría que sumar el asincronismo del universo virtual: la interacción en internet no ocurre en tiempo real, y no tener que tratar con reacciones inmediatas hace que nos relajemos.

5. “Es sólo un juego” (imaginación disociativa)

Suler dice que en internet nos sentimos como personajes imaginarios que “creamos” y que existen en un espacio diferente, la dimensión digital.

“Es un mundo soñado, fuera de las responsabilidades del mundo real […]. Separamos o disociamos la ficción online de los hechos offline.

La ciberabogada Emily Finch dijo que algunos ven su vida en internet como una especie de juego con reglas y normas que no se aplican en su vida diaria.

“Una vez que apagan la computadora y vuelven a su rutina del día a día, creen que pueden dejar atrás su identidad en el juego”, explica Suler.

“¿Por qué deberían ser responsables de lo que ocurre en ese mundo de ficción que no tiene nada que ver con la realidad?”.

nuestras charlas nocturnas.


Homo naledi: el descubrimiento que puede reescribir la historia sobre la evolución del ser humano


Los investigadores bautizaron a este ejemplar de H. naledi “Neo”.

– Un nuevo lote de restos humanos hallados en las profundidades de una cueva de Sudáfrica podría cambiar lo que sabemos hasta ahora de la evolución humana.

La datación de los huesos de esta especie conocida como Homo naledi, que incluyen un cráneo adulto casi completo, revela que tienen una antigüedad de entre 335.000 y 236.000 años,

Es decir que, pese a sus rasgos primitivos, el Homo naledi es mucho más joven de lo que se esperaba y, por tanto, habría vivido al mismo tiempo que los individuos más tempranos de nuestra especie, el Homo sapiens.

Por otra parte, el sitio en donde fueron encontrados refuerza la idea de que estos homínidos depositaron deliberadamente sus muertos en la cueva.

Este tipo de comportamiento complejo es muy sorprendente para una especie humana con un cerebro de un tercio del tamaño del nuestro. Esto apuntaría a que tenía una mente inteligente y que estaríamos ante la presencia de indicios de cultura.

Los detalles de la investigación, encabezada por el profesor Lee Berger de la Universidad de Witwatersrand, en Sudáfrica y el profesor John Hawks, de la Universidad de Wisconsin-Madison, en Estados Unidos, fueron publicados en la revista eLife.

Tesoro en las cuevas

La historia de H. naledi comienza en 2013, cuando se descubrieron los restos de cerca de 15 individuos de varias edades dentro de la cámara Dinaledi, que forma parte del sistema de cuevas Rising Start.

En ese mismo momento, los investigadores estaban explorando una segunda cámara, a 100 Km de distancia, llamada Lesedi.

El equipo de espeleólogos frente a una de las entradas de la cueva.

El hallazgo en Dinaledi fue publicado en 2015, pero la investigación sobre los restos de Lesedi no fue presentada sino hasta ahora.

Los especímenes más recientes incluyen los restos de al menos dos adultos y un niño.

El cráneo de uno de estos adultos, al que llamaron “Neo”, indica que fue probablemente un hombre.

El análisis de los huesos de sus extremidades muestra que se sentía igualmente cómodo caminando o trepando.

El hecho de que el H. naledi haya vivido al mismo tiempo y en la misma región que el H. sapiens revela la increíble diversidad de formas humanas que existían durante el Pleistoceno tardío (entre las que se incluye el Homo rhodesiensis).

Similitudes

¿Pero cómo mantuvo el H. naledi sus características distintivas viviendo en una proximidad tan cercana con otras especies humanas entre las que se encuentra el H. Sapiens?

“Es difícil de atribuirlo al aislamiento geográfico ya que no hay límites o barreras. Es el mismo paisaje de aquí a Tanzania. Estamos en una sabana continua”.

El tamaño de los dientes del H. naledi refleja que habrían tenido una dieta similar a la de los humanos modernos. Las proporciones de sus extremidades hace pensar también que podrían haber utilizado herramientas de piedra.

“No parecen haber estado en diferentes nichos ecológicos. Esto es raro, es un problema. No es una situación en la que podamos decir: ‘coexistieron porque usaban los recursos de forma diferente”, le dijo Hawks a la BBC.

Análisis minucioso

H. naledi (derecha) parece haber compartido el sur de África con distintas especies de humanos, como por ejemplo el hombre de Kabwe (izq.).

Algo clave en la investigación fue la datación de los restos. En un principio, y basándose en sus características primitivas, Berger creyó que podrían tener hasta tres millones de años.

Sin embargo, estos huesos estaban solo ligeramente mineralizados, lo cual dio lugar a la posibilidad de que no fueran en realidad tan antiguos.

Para dar con una fecha más precisa, el equipo dató los huesos mismos, los sedimentos del suelo de la cueva y la colada (los minerales carbonatos que se forman cuando el agua corre por las paredes o el suelo de la cueva).

Usando una serie de técnicas, los investigadores lograron reducir el período al que pertenecieron los restos: entre 236.000 y 335.000 años atrás.

El equipo envió las muestras a dos laboratorios diferentes de modo que ninguno supiera qué estaba haciendo el otro o qué métodos analíticos estaba empleando.

Aún así, ambos obtuvieron los mismos resultados.

“Este es ahora el yacimiento mejor datado en el sur de África”, aseguró Hawks.

Misterio

Muchos misterios quedan aún por develar sobre este extraño miembro del árbol genealógico de la humanidad, como por ejemplo cuál fue la historia evolutiva del H. naledi hasta el momento en que sus huesos aparecieron en el sistema de cuevas Rising Star.

Por el momento, los investigadores barajan dos teorías.

La primera es que el H. naledi es una de las ramas tempranas del Homo -algo así como el Homo habilis. Retiene una anatomía primitiva mientras que evoluciona en paralelo con la rama de la familia humana que, eventualmente, resultó en los humanos modernos.

Otra posibilidad es que se haya alejado hace más de un millón de años de una forma más avanzada del Homo -quizás del H. erectus- y luego haya regresado a su forma más primitiva en algunos aspectos, como la forma de su cráneo y dientes.

nuestras charlas nocturnas.


Qué son las páginas AMP y cómo pueden ayudarte a ahorrar datos en tu celular