actualidad, opinion, variedades.

Ciencia y tecnologia

Qué es el fraude del “WhatsApp de colores” y cómo evitar caer en la trampa


Esta nueva estafa promete cambiar los colores de WhatsApp pero el objetivo es otro: llenar tu teléfono de avisos publicitarios y acceder a tus datos.

BBC Mundo – ¿Quieres cambiar el color de WhatsApp en tu teléfono móvil? Piénsatelo dos veces antes de aceptar cualquier invitación sospechosa.

Un nuevo fraude que promete personalizar el color de la popular aplicación de mensajería está circulando a través de celulares de todo el mundo.

Se trata de una página web con el logo y apariencia de WhatsApp -pero en azul en lugar de verde- y un nombre muy parecido:шһатѕарр.com.

La falsa URL usa caracteres del alfabeto cirílico (la “ш” y la “т”) para hacerse pasar por la original e invita a los usuarios de dispositivos iOS, Android, Blackberry y Windows Phone a “cambiar WhatsApp y dejarlo con su color preferido”.

Sin embargo, contiene un virus que llena los terminales de avisos publicitarios .

La estafa funciona de la siguiente manera:

El primer paso es “verificarse en la web”. Para ello, el usuario debe enviar la URL engañosa a 12 de sus contactos o a siete de sus grupos de WhatsApp.

Una vez realizado esto, debe activar un enlace. Poco después, aparece un mensaje: los nuevos colores de WhatsApp sólo están disponibles para la aplicación de escritorio.

Entonces, el usuario tiene que instalar una extensión de Google Chrome -el navegador más usado del mundo- cuyo nombres es “BlackWhats“.

La página web falsa sólo es accesible desde el dispositivo móvil y es, en realidad, una plataforma de adware, “un software malicioso que muestra constantemente avisos publicitarios en tu navegador”, explicó en el sitio tecnológico Reddit un usuario afectado.

A este tipo de engaño se le conoce como “pishing” y tiene como objetivo acceder a los datos personales del usuario a través del teléfono o correo electrónico.

Por eso no es recomendable hacer clics en webs poco fiables o descargar extensiones desconocidas.

Cómo evitar caer en este tipo de fraudes:

  • Comprueba la dirección web: que una web acabe en .org no garantiza que sea oficial. Tómate dos minutos para revisar la página y fíjate en todos los caracteres.
  • https vs http: aunque no siempre es una garantía, comprueba si aparece al principio el protocolo https, la versión segura del http.
  • No descargues extensiones sospechosas: plantéate si realmente necesitas instalar la extensión y por qué es un requisito.
  • Revisa la gramática: los fallos de ortografía son habituales en este tipo de estafas.
  • Desconfía si te obliga a compartirlo con tus contactos: suele ser una estrategia común para distribuir virus adware.

Pero ¿quién está detrás de esta estafa?

No hay nombres vinculados al registro de шһатѕарр.com, pero sí una dirección en Arizona, EE.UU. según WHOIS, la base de datos que permite determinar el propietario de un dominio o dirección IP en internet, explican en el diario online International Business Times.

Esta no es la primera vez que los usuarios de WhatsApp son víctimas de estafas.

Algunas aseguran que se volverá una aplicación de pago, otras te invitan a suscripciones gratuitas de Netflix o a ganar dinero muy fácilmente.

WhatsApp sugiere en su sitio web no hacer caso de aplicaciones que te piden reenviar el mensaje o que prometen hacerte ganar dinero a través de la plataforma.

“Siempre advertimos bloquear al remitente, ignorar el mensaje y borrarlo”, dice la compañía.

nuestras charlas nocturnas.


De distorsión del tiempo a imaginación disociativa: 5 cosas que pasan en nuestro cerebro cuando navegamos por internet


La ciberpsicóloga forense Mary Aiken lo describe como un “mundo hiperconectado” en el que “todo se amplifica” (lo bueno, como el altruismo, y lo malo, como la delincuencia) y nos volvemos mucho más vulnerables.

“La tecnología se ha infiltrado en cada uno de los aspectos de nuestra vida”, escribe Aiken en su libro The Cyber Effect (2016), en el que habla del comportamiento humano en internet.

“Estamos viviendo un momento histórico muy emocionante en el cual están cambiando muchos aspectos de la vida en la Tierra. Pero lo nuevo no siempre es bueno y tecnología no es sinónimo de progreso”, dice la psicóloga, cuyo trabajo en el FBI e Interpol inspiró la serie televisiva CSI Cyber.

Aiken dice que, una vez que entramos en el ciberespacio (el mundo digital), “viajamos” a un lugar diferente en el que nuestras emociones y percepciones se transforman.

“Muchos no se dan cuenta. Están sentados en el sofá de su casa y cuando están online nada cambia. En su mente no se fueron a ningún lugar, pero las condiciones son diferentes a las de la vida real. Por eso nuestros instintos nos fallan en el ciberespacio“.

Aiken y otros psicólogos como Patricia Wallace (The Psychology of the Internet, 1999) o John Suler (The Psychology of Cyberspace, 2001 y 2004) llevan años investigando este fenómeno.

Y estos son algunos de los efectos que han observado.

1. “Puedo ser quien quiera ser” (desinhibición online)

“Este efecto es muy interesante porque hace que la gente haga cosas en el mundo cibernético que no haría en el mudo real”, le contó Aiken a la BBC.

Los seres humanos somos menos amables en internet que en persona y más proclives a ofender a los demás.

Una de las razones es la invisibilidad que nos proporciona internet, la ilusión del anonimato.

2. “No me conoces” (anonimato disociativo)

La mayoría de las personas en internet no saben quién eres.

Cuando tenemos la posibilidad de separar nuestras acciones del mundo real y de nuestra identidad, nos sentimos menos vulnerables a la hora de abrirnos a los demás.

Y este efecto tiene como consecuencia otros efectos, como el de laagrupación online.

“En un estado mental menos inhibido, las personas con ideas afines se encuentran más fácilmente”, explica Aiken.

“Si eres una niña de 13 años con un problema alimenticio, ¿cuáles eran las probabilidades de que conocieras a alguien con una condición similar antes de internet? Ahora con dos clics puedes encontrar a personas afines”.

3. “No puedes verme” (invisibilidad)

La oportunidad de ser invisible amplifica el efecto desinhibidor.

No tienes que preocuparte sobre cómo te ves o cómo suenas cuando dices (tecleas) algo y puedes evitar el contacto visual.

Otra de las consecuencias de esta invisibilidad es lo que Aiken llama “cibersocialización”, una forma acelerada de socialización potenciada por las redes sociales y la manera en que nos comunicamos en internet.

Y también la minimización de la autoridad.

“Si la gente no puede verte a ti o lo que te rodea, no saben si eres el presidente de una empresa o una persona ‘normal’. […] En internet, la autoridad se minimiza. La gente está mucho más dispuesta a hablar o comportarse mal”, explica Suler.

4. “¿Cuánto tiempo ha pasado?” (distorsión del tiempo)

“Haz esto la próxima vez que te conectes a internet: desconecta el reloj de tu pantalla y, de vez en cuando, ponte a prueba para ver si eres capaz de calcular con acierto el paso del tiempo”, sugiere Aiken.

Este fenómeno ha sido ampliamente estudiado en los últimos años.

En febrero de 2017, un grupo de psicólogos del Centro de Neurociencia Cognitiva y Sistemas Cognitivos de la Universidad de Kent, Reino Unido, publicó un estudio en el que aseguraban que tendemos a subestimar las horas que pasamos en redes sociales como Facebook.

La razón es que internet modifica nuestro proceso de atención.

A esta distorsión del tiempo habría que sumar el asincronismo del universo virtual: la interacción en internet no ocurre en tiempo real, y no tener que tratar con reacciones inmediatas hace que nos relajemos.

5. “Es sólo un juego” (imaginación disociativa)

Suler dice que en internet nos sentimos como personajes imaginarios que “creamos” y que existen en un espacio diferente, la dimensión digital.

“Es un mundo soñado, fuera de las responsabilidades del mundo real […]. Separamos o disociamos la ficción online de los hechos offline.

La ciberabogada Emily Finch dijo que algunos ven su vida en internet como una especie de juego con reglas y normas que no se aplican en su vida diaria.

“Una vez que apagan la computadora y vuelven a su rutina del día a día, creen que pueden dejar atrás su identidad en el juego”, explica Suler.

“¿Por qué deberían ser responsables de lo que ocurre en ese mundo de ficción que no tiene nada que ver con la realidad?”.

nuestras charlas nocturnas.


Homo naledi: el descubrimiento que puede reescribir la historia sobre la evolución del ser humano


Los investigadores bautizaron a este ejemplar de H. naledi “Neo”.

– Un nuevo lote de restos humanos hallados en las profundidades de una cueva de Sudáfrica podría cambiar lo que sabemos hasta ahora de la evolución humana.

La datación de los huesos de esta especie conocida como Homo naledi, que incluyen un cráneo adulto casi completo, revela que tienen una antigüedad de entre 335.000 y 236.000 años,

Es decir que, pese a sus rasgos primitivos, el Homo naledi es mucho más joven de lo que se esperaba y, por tanto, habría vivido al mismo tiempo que los individuos más tempranos de nuestra especie, el Homo sapiens.

Por otra parte, el sitio en donde fueron encontrados refuerza la idea de que estos homínidos depositaron deliberadamente sus muertos en la cueva.

Este tipo de comportamiento complejo es muy sorprendente para una especie humana con un cerebro de un tercio del tamaño del nuestro. Esto apuntaría a que tenía una mente inteligente y que estaríamos ante la presencia de indicios de cultura.

Los detalles de la investigación, encabezada por el profesor Lee Berger de la Universidad de Witwatersrand, en Sudáfrica y el profesor John Hawks, de la Universidad de Wisconsin-Madison, en Estados Unidos, fueron publicados en la revista eLife.

Tesoro en las cuevas

La historia de H. naledi comienza en 2013, cuando se descubrieron los restos de cerca de 15 individuos de varias edades dentro de la cámara Dinaledi, que forma parte del sistema de cuevas Rising Start.

En ese mismo momento, los investigadores estaban explorando una segunda cámara, a 100 Km de distancia, llamada Lesedi.

El equipo de espeleólogos frente a una de las entradas de la cueva.

El hallazgo en Dinaledi fue publicado en 2015, pero la investigación sobre los restos de Lesedi no fue presentada sino hasta ahora.

Los especímenes más recientes incluyen los restos de al menos dos adultos y un niño.

El cráneo de uno de estos adultos, al que llamaron “Neo”, indica que fue probablemente un hombre.

El análisis de los huesos de sus extremidades muestra que se sentía igualmente cómodo caminando o trepando.

El hecho de que el H. naledi haya vivido al mismo tiempo y en la misma región que el H. sapiens revela la increíble diversidad de formas humanas que existían durante el Pleistoceno tardío (entre las que se incluye el Homo rhodesiensis).

Similitudes

¿Pero cómo mantuvo el H. naledi sus características distintivas viviendo en una proximidad tan cercana con otras especies humanas entre las que se encuentra el H. Sapiens?

“Es difícil de atribuirlo al aislamiento geográfico ya que no hay límites o barreras. Es el mismo paisaje de aquí a Tanzania. Estamos en una sabana continua”.

El tamaño de los dientes del H. naledi refleja que habrían tenido una dieta similar a la de los humanos modernos. Las proporciones de sus extremidades hace pensar también que podrían haber utilizado herramientas de piedra.

“No parecen haber estado en diferentes nichos ecológicos. Esto es raro, es un problema. No es una situación en la que podamos decir: ‘coexistieron porque usaban los recursos de forma diferente”, le dijo Hawks a la BBC.

Análisis minucioso

H. naledi (derecha) parece haber compartido el sur de África con distintas especies de humanos, como por ejemplo el hombre de Kabwe (izq.).

Algo clave en la investigación fue la datación de los restos. En un principio, y basándose en sus características primitivas, Berger creyó que podrían tener hasta tres millones de años.

Sin embargo, estos huesos estaban solo ligeramente mineralizados, lo cual dio lugar a la posibilidad de que no fueran en realidad tan antiguos.

Para dar con una fecha más precisa, el equipo dató los huesos mismos, los sedimentos del suelo de la cueva y la colada (los minerales carbonatos que se forman cuando el agua corre por las paredes o el suelo de la cueva).

Usando una serie de técnicas, los investigadores lograron reducir el período al que pertenecieron los restos: entre 236.000 y 335.000 años atrás.

El equipo envió las muestras a dos laboratorios diferentes de modo que ninguno supiera qué estaba haciendo el otro o qué métodos analíticos estaba empleando.

Aún así, ambos obtuvieron los mismos resultados.

“Este es ahora el yacimiento mejor datado en el sur de África”, aseguró Hawks.

Misterio

Muchos misterios quedan aún por develar sobre este extraño miembro del árbol genealógico de la humanidad, como por ejemplo cuál fue la historia evolutiva del H. naledi hasta el momento en que sus huesos aparecieron en el sistema de cuevas Rising Star.

Por el momento, los investigadores barajan dos teorías.

La primera es que el H. naledi es una de las ramas tempranas del Homo -algo así como el Homo habilis. Retiene una anatomía primitiva mientras que evoluciona en paralelo con la rama de la familia humana que, eventualmente, resultó en los humanos modernos.

Otra posibilidad es que se haya alejado hace más de un millón de años de una forma más avanzada del Homo -quizás del H. erectus- y luego haya regresado a su forma más primitiva en algunos aspectos, como la forma de su cráneo y dientes.

nuestras charlas nocturnas.


Qué son las páginas AMP y cómo pueden ayudarte a ahorrar datos en tu celular



Cuatro posibles candidatos para ser el misterioso Planeta 9


EuropaPress Madrid – Una búsqueda concentrada de tres días del supuesto planeta 9 en los confines de nuestro propio sistema solar ha dado como resultado, no uno, sino cuatro posibles candidatos.

Esta investigación del llamado Planeta 9 fue parte de una búsqueda en tiempo real con un proyecto de ciencia ciudadana de Zooniverse, en coordinación con la emisión de Stargazing Live de la BBC desde el Observatorio de Siding Spring, de la Australian National University (ANU).

El investigador Brad Tucker de la ANU, quien dirigió el esfuerzo, dijo que unas 60.000 personas de todo el mundo clasificaron más de cuatro millones de objetos durante los tres días, usando datos del telescopio SkyMapper en Siding Spring. Él y su equipo dijeron que incluso si ninguno de los cuatro candidatos resultan ser el hipotético planeta 9, el esfuerzo fue científicamente valioso, ayudando a verificar sus métodos de búsqueda como excepcionalmente viables.

“Hemos detectado los planetas menores Chiron y Comacina, lo que demuestra que el enfoque que estamos tomando podría encontrar el Planeta 9 si está ahí”, dijo Tucker. “Hemos logrado descartar que un planeta del tamaño de Neptuno pueda existir en aproximadamente el 90 por ciento del cielo del sur a una profundidad de aproximadamente 350 veces la distancia entre la Tierra y el Sol”, dijo.

El año pasado, los astrónomos de Caltech Mike Brown y Konstantin Batygin, encontraron evidencia indirecta de la existencia de un gran planeta cuando encontraron que las órbitas de varios objetos del Cinturón de Kuiper estaban probablemente influenciadas por un cuerpo masivo localizado más allá de la órbita de Plutón, 200 veces más allá de la distancia del Sol a la Tierra. Este planeta sería del tamaño de Neptuno, aproximadamente 10 veces más masivo que la Tierra. Pero la búsqueda es difícil porque el objeto es probablemente 1.000 veces más débil que Plutón.

La búsqueda se ha llevado a cabo con muchos investigadores trabajando en nuevas observaciones y tamizando a través de datos antiguos. Este proyecto reciente utilizó datos de archivo del telescopio Skymapper.

“Con la ayuda de decenas de miles de voluntarios dedicados a cribar cientos de miles de imágenes tomadas por SkyMapper”, dijo Tucker, “hemos logrado cuatro años de análisis científico en menos de tres días. Uno de esos voluntarios, Toby Roberts, ha hecho 12.000 clasificaciones”.

Tucker dijo que él y su equipo de la ANU trabajarán para confirmar si los objetos espaciales desconocidos son el Planeta 9 usando telescopios en Siding Spring y alrededor del mundo.


El Manuscrito Voynich, el enigmático libro que nadie puede leer, sale a la venta


BBC Mundo – La Universidad de Yale almacena en una bóveda uno de los máximos enigmas del conocimiento humano: el Manuscrito Voynich.

Se trata de un libro medieval anónimo que desde su redescubrimiento en 1912 tiene desconcertado a lingüistas y criptógrafos de todo el mundo. De hecho, ha generado su propia categoría de estudiosos y fanáticos, llamados voynicologistas.

Escrito en el siglo XV en un idioma o código que nadie ha podido descifrar y acompañado con ilustraciones de plantas raras o inexistentes, símbolos astrológicos, criaturas con formas de medusas y mujeres desnudas, el Manuscrito Voynich es un libro tan frágil como requerido.

“Acoso” y “suplicio” son las palabras que usa el editor Juan José García Gil para describirle a BBC Mundo la situación de la Universidad de Yale, que ha tenido que establecer un acceso restringido al códice.

García Gil entendía por qué para los estudiosos del Manuscrito Voynich no era suficiente acceder al libro completo en línea en alta calidad y gratis. Como director de la editorial española Siloé, desde hace casi 20 años que se dedica al negocio de reproducir libros antiguos raros y sabe lo que genera tener una copia realista en las manos.

Tras años de contacto, la pequeña editorial independiente consiguió los preciados derechos del misterioso códice tras poner sobre la mesa de la Universidad de Yale dos libros históricos y sus respectivas réplicas.

Pero ese es apenas el comienzo.

Entre industrial y artesanal

Los 898 ejemplares del Manuscrito Voynich, que Siloé lanzará a la venta a un precio aproximado de US$8.000 cada uno, llevarán en total un año y medio de creación, plazo en el que esperan lanzarlo a la venta.

La palabra “creación” parece más apropiada que “edición” dada la cantidad de procesos que debe pasar cada libro luego de la impresión, desde el envejecimiento hasta el cosido de las páginas.

“Es una combinación de proceso industriales y artesanales”, dice García Gil, que afirma que ya tiene unos 300 prevendidos y que su precio es “asequible”.

El libro de 240 páginas imitará todas las marcas del paso del tiempo que el códice original acumuló en estos seis siglos de vida.

 

 

Lo que se sabe del códice

Con su mundo onírico indescifrable, el Manuscrito Voynich ha obsesionado a un sinnúmero de expertos, generando teorías complementarias y contradictorias sobre sus orígenes y posibles significados.

Ni siquiera hay consenso de si contiene información significativa para la humanidad o es sólo un engaño muy elaborado.

En 2004, Gordon Rugg, investigador de la Universidad Keele de Reino Unido, alborotó a los voynicologistas al publicar un estudio que afirmaba que el histórico libro podría haber sido creado por un estafador en tan sólo tres o cuatro meses, con las ilustraciones incluidas.

La víctima del elaborado timo era al emperador romano Rodolfo II, quien coleccionaba curiosidades, rarezas y objetos mágicos. Según la historia, pagó una fortuna, 600 ducados de oro, creyendo que era obra del alquimista isabelino Roger Bacon.

En aquel entonces Rugg dijo a BBC: “No prueba de forma definitiva que el manuscrito es una estafa, pero sí significa que ahora es una posible explicación, incluso la más probable”. BBC Mundo intentó sin éxito comunicarse con el académico.

García Gil cree que esta teoría no tiene sustento. ¿Por qué crear una obra de tal magnitud y no algo más breve?, se pregunta.

Lo cierto es que el Manuscrito de Voynich, bautizado en honor al comerciante de libros de segunda mano polaco Wilfrid Voynich, quien dijo que lo descubrió en Italia en 1912, es noticia cada tanto por una nueva teoría, descubrimiento o avance.

Derechos de autor de la imagen Universidad de Yale

Sin ir más lejos, en 2013 un grupo de científicos publicaron un estudio en la revista científica Plos One afirmando que habían encontrado patrones lingüísticos en el texto, los cuales configurarían palabras con significado.

Ya sea que contiene el secreto de la eterna juventud o se trate de una gran estafa, el misterio del Manuscrito de Voynich sigue vigente en el siglo XXI, ahora con una opulenta primera edición.

nuestras charlas nocturnas.


Cómo encontrar Wi Fi gratis en cualquier lugar del mundo


6a00d8341bfb1653ef01a3fcc78d35970biStock – En Buenos Aires, Londres o París. Nunca se sabe dónde se pueda necesitar una buena conexión Wi Fi gratuita. Y probablemente nunca está demás saber si se cuenta con esta opción, ya sea porque uno se quedó sin datos en el celular o bien porque no se quiere gastar de más.

Cafe Wi Fi es una aplicación que permite identificar los bares o cafés cercanos al usuario que cuentan con conexión wireless. La información está elaborada en función de los aportes que hacen los diferentes cibernautas, tal como ocurre con varias apps para conocer el estado del tráfico.

Los datos se pueden acceder desde la aplicación, que por ahora sólo está disponible para iOS, o bien ingresando a la página web. Allí se verá un mapa mundial y bastará hacer click en el sitio donde se quiera rastrear cafés con conexión Wi Fi.

Se especifica el nombre del bar y se dan detalles del tipo de conexión. Se califica si es potente, confiable y los comentarios que desee incluir el usuario al respecto.

El sitio no sólo sirve para encontrar lugares con el servicio que se desea, sino que también el usuario, con sus comentarios, puede contribuir a construir una base de datos cada vez más precisa.

nuestras charlas nocturnas.