actualidad, opinion, variedades.

Actualidad

¿Puedo partir una pastilla? ¿Por qué hay fármacos en comprimidos, jarabe o inyectables?


MADRID, Infosalus, Europa Press (EDIZIONES) – Los fármacos se ofrecen fundamentalmente al paciente en forma de comprimido (hay infinidad de tipos, como sobres, bucodispersables, gastrorresistentes, etc.), pero también hay jarabes, gotas, inyectables, supositorios, parches o efervescentes entre otros. ¿De qué depende su presentación?

“Del efecto que se quiera conseguir, si más rápido o más lento“, aclara a Infosalus la farmacéutica del grupo de Uso adecuado de medicamentos de la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC), Joaquina Huarte.

“Se busca la vía de administración que dará lugar a una velocidad de distribución y absorción. Cuanto más rápida sea ésta, antes hace el efecto el fármaco. No mayor efecto, sino el efecto que tiene que darse, pero de forma más rápida”, explica. Así, pone de ejemplo el diclofenaco. “Para un dolor de rodilla leve se puede aplicar algo local, una pomada, si el dolor ya es más fuerte se puede administrar un medicamento inyectable porque el efecto será más rápido”, asevera la experta.

Huarte destaca que también algunos se dispensan en varios formatos, a pesar de ser el mismo principio activo. Los más comunes, según cita, son el paracetamol y el ibuprofeno.

En primer lugar, señala que su forma es susceptible de su composición y de que ésta permita poder disolverlo en agua o no. “Depende de las características propias y fisicoquímicas del producto. Por otra parte, de la necesidad. Para la hipertensión hay comprimidos porque simplemente con tomarlo se produce una acción sistémica”, indica, precisando que en torno al 90% de los fármacos son comprimidos porque es “lo más cómodo y no se degradan fácilmente”.

En este sentido, destaca el caso de los niños pequeños y ancianos, que no admiten las pastillas y sí por ejemplo un jarabe o unas gotas. Por otro lado, menciona el caso de las personas con jaqueca o con gastroeinteritis que vomitan y devuelven la medicación. En estos casos, según Huarte, se puede ofrecer el medicamento en forma de supositorio y así éste no es expulsado.

“Si un fármaco va en sobres es porque normalmente al disolverse en agua el efecto llega antes, se absorbe antes en el intestino. De igual forma sucede con los efervescentes. Es mucho más rápido el efecto pero no mayor”, resalta la especialista en medicamentos.

SEGUIR EL CONSEJO DEL ESPECIALISTA

Sobre el ibuprofeno, la experta insiste en que hay que tener cuidado porque puede dañar el estómago. Por eso aquí también subraya la importancia de tomar los fármacos tal y como lo dice el especialista o el prospecto. “El ibuprofeno es importante tomarlo con el estomago lleno. Va recubierto por capas para afectar menos al estómago. Igual que los ácidos ayudan a digerir los alimentos también pueden afectar y dañar al medicamento. Por eso se les da una película protectora y así llegan intactos al intestino, donde se absorben. Por eso es importante tragarlo con comida”, insiste.

Por su parte, la especialista del grupo de trabajo de la gestión del medicamento de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), Paloma Casado, recalca que la forma del medicamento depende igualmente de su composición y del efecto que se quiere conseguir. “Son formas de facilitar que cada paciente pueda elegir la forma que más le gusta, pero en todas sus formas ese fármaco es igual de eficaz“, sostiene.

Casado alerta sobre el peligro para el estómago que también pueden provocar los fármacos efervescentes. “No tienen por qué ser malos o buenos para el estómago pero es cierto que la efervescencia no sienta bien a las personas con problemas de estómago”, apostilla. Asimismo, indica que hay algunos que no se recomiendan porque tienen más carga de sal, y si el paciente es hipertenso y se tiene que tomar tres veces al día esa pastilla que contiene sal, pues habrá que buscar otra solución al no ser la mejor recomendación.

La experta llama también la atención sobre la importancia de seguir las indicaciones pautadas por el médico o por el prospecto a la hora de tomarse el fármaco para que éste haga efecto. Aquí menciona la importancia de no manipular los medicamentos y, por ejemplo, partir aquellas pastillas que estén indicadas para ello. En este punto, Huarte precisa que, para asegurarse, pueden partirse en dos aquellos comprimidos que tienen una ranura en el medio. “Hay que tener cuidado porque si el medicamento no puede partirse y se hace por ejemplo se puede estropear esa película protectora del fármaco y no hará el mismo efecto en el organismo”, ha avisado.

CONSEJOS PARA UN BUEN USO DEL MEDICAMENTO

· Mirar el prospecto, y sino preguntar al farmacéutico o al médico cuál es la dosis que hay que tomar, cuantas veces al día y durante cuánto tiempo. “Si no lo tomamos así puede alcanzar una concentración en sangre que no sea suficiente para hacer el efecto para el que está diseñado, o bien al revés, si se toma de más puede llegar a intoxicar al paciente”, alerta.

· No manipular las grageas, ni abrir las cápsulas, porque muchas veces van encapsulados porque, por ejemplo, tienen un sabor malísimo.

· En comprimidos, recuerda que muchos van con una película que les rodea y, si se parte y el comprimido se disuelve en el estómago, con los ácidos del estómago no llegará al intestino y por tanto no será absorbido por el cuerpo para hacer efecto. Sólo partir en dos los que tengan ranura en medio.

· También cita el caso de los comprimidos ‘flash’ para ser disueltos en la lengua, sin tragarlos.

· A su vez, Huarte indica que hay otros que son de acción prolongada o ‘retard’, medicamentos que van con muchas capas para no disolverse todo de una vez, y que vaya haciendo efecto poco a poco para, por ejemplo, no tener que tomar tres comprimidos al día y sólo tomarse uno.

· Además, cita el caso de las pastillas para la garganta y boca. Según precisa, éstas deben disolverse ahí porque en el estómago no van a hacer nada. “Son para chupar. No hay que tomar alimentos ni nada durante un cuarto de hora para que hagan efecto porque sino se arrastra al estómago y ahí no se hace nada”, sentencia la especialista en medicamentos.

 

nuestras charlas nocturnas.


Las 5 últimas predicciones de Hans Rosling, el profeta de la demografía



El Manuscrito Voynich, el enigmático libro que nadie puede leer, sale a la venta


BBC Mundo – La Universidad de Yale almacena en una bóveda uno de los máximos enigmas del conocimiento humano: el Manuscrito Voynich.

Se trata de un libro medieval anónimo que desde su redescubrimiento en 1912 tiene desconcertado a lingüistas y criptógrafos de todo el mundo. De hecho, ha generado su propia categoría de estudiosos y fanáticos, llamados voynicologistas.

Escrito en el siglo XV en un idioma o código que nadie ha podido descifrar y acompañado con ilustraciones de plantas raras o inexistentes, símbolos astrológicos, criaturas con formas de medusas y mujeres desnudas, el Manuscrito Voynich es un libro tan frágil como requerido.

“Acoso” y “suplicio” son las palabras que usa el editor Juan José García Gil para describirle a BBC Mundo la situación de la Universidad de Yale, que ha tenido que establecer un acceso restringido al códice.

García Gil entendía por qué para los estudiosos del Manuscrito Voynich no era suficiente acceder al libro completo en línea en alta calidad y gratis. Como director de la editorial española Siloé, desde hace casi 20 años que se dedica al negocio de reproducir libros antiguos raros y sabe lo que genera tener una copia realista en las manos.

Tras años de contacto, la pequeña editorial independiente consiguió los preciados derechos del misterioso códice tras poner sobre la mesa de la Universidad de Yale dos libros históricos y sus respectivas réplicas.

Pero ese es apenas el comienzo.

Entre industrial y artesanal

Los 898 ejemplares del Manuscrito Voynich, que Siloé lanzará a la venta a un precio aproximado de US$8.000 cada uno, llevarán en total un año y medio de creación, plazo en el que esperan lanzarlo a la venta.

La palabra “creación” parece más apropiada que “edición” dada la cantidad de procesos que debe pasar cada libro luego de la impresión, desde el envejecimiento hasta el cosido de las páginas.

“Es una combinación de proceso industriales y artesanales”, dice García Gil, que afirma que ya tiene unos 300 prevendidos y que su precio es “asequible”.

El libro de 240 páginas imitará todas las marcas del paso del tiempo que el códice original acumuló en estos seis siglos de vida.

 

 

Lo que se sabe del códice

Con su mundo onírico indescifrable, el Manuscrito Voynich ha obsesionado a un sinnúmero de expertos, generando teorías complementarias y contradictorias sobre sus orígenes y posibles significados.

Ni siquiera hay consenso de si contiene información significativa para la humanidad o es sólo un engaño muy elaborado.

En 2004, Gordon Rugg, investigador de la Universidad Keele de Reino Unido, alborotó a los voynicologistas al publicar un estudio que afirmaba que el histórico libro podría haber sido creado por un estafador en tan sólo tres o cuatro meses, con las ilustraciones incluidas.

La víctima del elaborado timo era al emperador romano Rodolfo II, quien coleccionaba curiosidades, rarezas y objetos mágicos. Según la historia, pagó una fortuna, 600 ducados de oro, creyendo que era obra del alquimista isabelino Roger Bacon.

En aquel entonces Rugg dijo a BBC: “No prueba de forma definitiva que el manuscrito es una estafa, pero sí significa que ahora es una posible explicación, incluso la más probable”. BBC Mundo intentó sin éxito comunicarse con el académico.

García Gil cree que esta teoría no tiene sustento. ¿Por qué crear una obra de tal magnitud y no algo más breve?, se pregunta.

Lo cierto es que el Manuscrito de Voynich, bautizado en honor al comerciante de libros de segunda mano polaco Wilfrid Voynich, quien dijo que lo descubrió en Italia en 1912, es noticia cada tanto por una nueva teoría, descubrimiento o avance.

Derechos de autor de la imagen Universidad de Yale

Sin ir más lejos, en 2013 un grupo de científicos publicaron un estudio en la revista científica Plos One afirmando que habían encontrado patrones lingüísticos en el texto, los cuales configurarían palabras con significado.

Ya sea que contiene el secreto de la eterna juventud o se trate de una gran estafa, el misterio del Manuscrito de Voynich sigue vigente en el siglo XXI, ahora con una opulenta primera edición.

nuestras charlas nocturnas.


Cómo llegó la Biblia del Diablo al Gabinete de las Maravillas del excéntrico emperador Rodolfo II


Es el más grande libro medieval del mundo: con 310 pergaminos fueron hechos con la piel de 160 burros, su grosor sea de 22 centímetros. Mide 90 cms. de largo y 50 cms., y todo eso pesa 75 kilos: se necesitan dos personas para cargarlo.

No por nada se llama “Codex Gigas, que en latín significa “Libro gigante”.

En sus páginas puedes leer desde el Antiguo y Nuevo Testamento, hasta dos obras de Flavio Josefo, las “Etimologías” de Isidoro de Sevilla; “Ars medicinae” (“El arte de la medicina”); “Chronica Boëmorum” (“Crónica de los bohemios”) del siglo XII, de Cosmas de Praga y un calendario.

Y, como los libros de antaño, está hermosamente iluminado e ilustrado con dibujos a color, entre los que se encuentra uno que ocupa toda una página de un personaje que pocas veces encuentra un lugar tan destacado en los textos religiosos: Lucifer.

No por nada se le llama “La biblia del diablo”.

La leyenda dice…

La historia -y por supuesto la leyenda-, comienzan en 1230 en Podlažice (en la actual República Checa), en un monasterio de la Orden de San Benito o Benedictina, cuyos monjes tomaban rigurosos votos de obediencia y castidad.

Soportaban además castigos físicos, ayunos, privación de sueño y autoflagelación.

En ese régimen, la vanidad era una abominación y uno de los monjes fue juzgado y encontrado culpable de ser extremadamente vanidoso.

Supuestamente fue condenado a muerte: a la mañana siguiente, lo iban a emparedar vivo.

Ante tal perspectiva, el penado ofreció escribir un libro para redimir sus pecados.

Prometió que lo haría en una sola noche y que sería el libro más grande que hubieran visto, pues contendría toda la sabiduría humana y glorificaría al monasterio.

Su propuesta fue aceptada: su vida a cambio del monumental libro.

El monje se puso en la tarea sin suspender su trabajo hasta que se le entumeció la mano. Apenas había logrado escribir una pequeña parte de “toda la sabiduría humana” y ya no podía más.

No le quedaba más que hincarse y rezar.

Pero en vez de dirigirse a Dios, le pidió ayuda al ángel caído Lucifer, ofreciendo su alma a cambio de que terminara el libro.

El príncipe de las tinieblas escuchó la oración del monje y aceptó con gusto su oferta. Con sólo un chasquido de los dedos de sus garras, el libro quedó listo.

Fue tal la gratitud que sintió el monje que pintó un retrato de salvador en una página completa. O quizás fue el mismo diablo el que firmó su obra con su autorretrato.

La historia dice que…

El manuscrito empezó a ser considerado desde entonces como una de las maravillas del mundo, así que cuando los benedictinos de Podlažice se encontraron en serias dificultades financieras, se lo empeñaron a los monjes cistercienses de Sedlec.

Pero a estos también les fue mal: en el claustro donde guardaban el Codex Gigas se desató una fuerte epidemia.

El libro gigante volvió a manos de los benedictinos, pero los del monasterio de Břevnov (1289-1332), y cuando estallaron las guerras husitas en 1420 los monjes se lo llevaron a Broumov.

Pobreza, plaga y guerra… además de cargar con la leyenda de haber sido escrito por el diablo, la enorme obra empezó a tener la reputación de ser una maldición para quien la poseyera.

Eso no le importó mucho a Rodolfo II de Habsburgo (1552 – 1612), Archiduque de Austria, rey de Hungría (1572-1608) y de Bohemia (1575-1611) y Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico (1576-1612).

El gabinete de las maravillas

Rodolfo II había trasladado la capital del Imperio a Praga, a la que transformó en un centro de cultura, en el que se encontraban desde artistas y científicos de la estatura de Johannes Kepler y matemáticos hasta magos y nigromantes (adivinos que usan las vísceras de muertos e invocan espíritus para ver más allá).

Promocionó a eruditos de renombre que sentaron las bases de la ciencia y astronomía moderna, así como estudiosos de lo oculto.

Y su excentricidad, además, estaba materializada en unas salas que creó para guardar todo lo que coleccionaba en armarios repletos de curiosidades.

Era el “Gabinete de las Artes y de las Maravillas” y, aunque nunca sabremos cuántos ni exactamente cuáles objetos raros logró reunir, resaltan manuscritos extraños como el Voynich (un libro ilustrado, escrito en un alfabeto desconocido y un idioma incomprensible) y la vara de Moisés, así como lodo del valle de Hebrón, con el que Dios modeló a Adán.

Además, heredó el ainkhurn, un supuesto cuerno de unicornio, y la copa de ágata, que la tradición consideraba como el Santo Grial.

A esa colección de maravillas, Rodolfo II se empeñó en añadir la Biblia del Diablo.

Tras insistir mucho y prometer que se trataba sólo de un préstamo personal, que la devolvería apenas la terminara de leer, los monjes se la cedieron en marzo de 1594… y nunca más la volvieron a ver.

A las manos de la mujer que fue rey

Una vez más, la guerra contribuyó al periplo del Codex Gigas.

En los últimos días de la Guerra de los 30 días (una serie de batallas entre protestantes y católicos entre 1618 y 1648), el ejército sueco invadió áreas de Praga, entre ellas aquella en la que estaba el castillo.

Parte del botín fueron varios libros valiosos, entre ellos la Biblia del Diablo, lo que complació a la reina Cristina, conocida por su obsesión por acaparar libros, que leía con voracidad, y que usaba para mejorar las bibliotecas de su país.

Así llegó a su destino final.

Lo que dicen los expertos…

Hoy, el misterioso texto religioso con tan perversa reputación está guardado en la Biblioteca Nacional de Suecia en Estocolmo, que en 2015 lo subió a la web para que estuviera al alcance de todos.

Expertos modernos han hecho análisis extensivos de la escritura los cuales muestran que efectivamente un sólo escribano compuso todo el manuscrito.

Los historiadores apuntan a una firma dentro del texto -“hermann inclusis” (“Herman el Recluso”)- como evidencia de su solitario autor.

Pruebas de recreación de la caligrafía de la Biblia del Diablo indican que tomaría cinco años escribiendo sin parar, 6 horas al día, 6 días a la semana.

Pero como el posible autor era un monje, sólo podría haberle dedicado 3 horas al día, así que probablemente le tomó años 10 terminarlo.

Eso, sin tener en cuenta que debía hacer los reglones antes de escribir, para que todo quedara derecho, y decorar las páginas después, de manera que pudo haberle tomado entre 20 y 30 años.

Ante tal obra maestra, no sorprende que haya pensado que al crear este tomo masivo el autor de estaba poseído por algo, ya fuera la luz divina o el príncipe de las tinieblas.

nuestras charlas nocturnas.


La sabrosura que produce el ejército de microbios que vive en una masa con la que se han hecho millones de panes desde 1849


_95055360_amasandoBBCMUNDO – “He estado haciendo pan durante 37 años. Apenas toqué la masa por primera vez, me enamoré de ella y pensé: ‘Esto es lo que yo quiero hacer'”.

El enamorado es Fernando Padilla, quien recibió a Michael Mosley de la BBC en San Francisco para demostrar juntos cuánto hemos hecho los humanos para conseguir uno de los elementos vitales para nuestra supervivencia: los carbohidratos.

Los necesitamos por la sencilla razón de que no podemos vivir sin energía.

Los carbohidratos son maravillosamente diversos, pues el término abarca un grupo de químicos que constituyen los elementos fundamentales del azúcar.

Hay muchos tipos diferentes, como glucosa, lactosa y, quizás el más interesante, almidón.

En las regiones del mundo en las que el arroz no es la principal fuente de los carbohidratos que necesita nuestro cuerpo, su lugar lo toma el trigo, y a lo largo de la historia lo hemosconsumido mayoritariamente en forma de pan.

San Francisco es un lugar ideal para hablar de pan pues la ciudad es famosa por un tipo particular de este alimento: sourdough o pan agrio.

Y el que hace Padilla, quien es maestro panadero de la panadería Boudin, es muy especial.

Microbios con abolengo

_95055361_pan-guardando-masaEmpieza con agua y harina de trigo sin procesar, una mezcla insípida que de hornearse, se endurecería como concreto.

Para tornarlo en algo delicioso, Fernando Padilla emplea un ejército de microbios que viven en algo cariñosamente llamado “la masa madre.

La masa madre es una mezcla de agua y harina en la que habita una comunidad de células vivas de levadura y bacterias.

No es la única. De hecho, antes de que la introducción de levadura comercial en 1868, todo el pan se hacía siguiendo el mismo método.

Pero aunque no es la única sí es única.

Se cree que es la masa madre más antigua de Estados Unidos. Data de 1849.

Cuando Isidore Boudin, descendiente de una familia de maestros panaderos de Borgoña, Francia, llegó a San Francisco seducido por la riqueza que prometía la Fiebre del Oro, preparó su primer pan de la manera tradicional francesa pero con la levadura silvestre que usaban los mineros en esa época.

Guardó una porción de la masa para que desarrollara la levadura natural que usaría en los panes del día siguiente.

Y eso es lo que han venido haciendo en la panadería desde entonces sin falta. Por eso dicen que hasta el día de hoy, hay rastros de la era de la Fiebre del Oro en cada bocado.

Según cuenta la historia, la masa madre sobrevivió incluso el gran terremoto de 1906. Cuando empezó a temblar el suelo a las 5:12 de la mañana de ese abril 18, Louise Boudin metió una porción de la masa madre en un balde y salió corriendo antes de que la panadería se incendiara hasta quedar en cenizas.

Ahora el encargado de un acto de heroísmo similar es Padilla.

La ciencia del pan de cada día

_95055359_gettyimages-148642165El olor de la masa madre es fuerte, “por toda esa dulzura de la harina que se va fermentando”.

“Crea un sabor a alcohol, pero luego se evapora”, explica el maestro panadero, heredero no sólo de la leyenda de Boudin sino de los conocimientos que amasaron los humanos para tornar un cereal indigerible en una sabrosa fuente de energía.

Todos los días, alimentan la mitad de la masa madre con agua y harina. Luego la guardan toda la noche, para que se regenere, doblando su tamaño.

La otra mitad la usan para hacer 400 barras de “pan fresco y delicioso”.

Al añadir agua, se activan las enzimas de la harina.

Todos los días, alimentan la mitad de la masa madre con agua y harina. Luego la guardan toda la noche, para que se regenere, doblando su tamaño.

La otra mitad la usan para hacer 400 barras de “pan fresco y delicioso”.

Al añadir agua, se activan las enzimas de la harina.

Después otro grupo de microbios usa parte de esa glucosa para transformar la masa.

Están en la levadura seca: cada grano contiene miles de organismos unicelulares que están en animación suspendida. Para revivirlos, necesitan comida, así que les damos azúcar y agua.

Cuando se reaniman, producen gas: dióxido de carbono. Por eso es que la mezcla burbujea.

Esa reacción es absolutamente clave para crear un pan esponjoso.

Padilla tiene que impedir que el gas se escape. Para lograrlo, altera la estructura química de la masa con un proceso que se llama “amasar” (¿ves que sí sabes al menos un término químico?).

Al amasar, forzamos a dos proteínas de la harina -gliadina y glutenina- a formar vínculos, creando una nueva sustancia: gluten.

Es en este momento en el que las dotes en el arte de la panadería son cruciales.

Si no amasas lo suficiente, no crearas la cantidad ideal de gluten, los gases se escaparán y no se elevará.

Si lo haces bien, el efecto es casi mágico.

_95057648_pan-levaA medida que levanta, su volumen casi se dobla pues la levadura consume la glucosa y hace burbujas dentro de su hogar de gluten.

Las bacterias también producen una pequeña cantidad de ácido láctico y, como el sourdough no tiene azúcar, ese ácido le da al pan su distintivo sabor.

Cuando lo horneas, sellas esas burbujas de aire y, gracias a los microbios de la masa madre, al final tenemos un pan liviano, esponjoso y rico en carbohidratos.

El pan agrio solía ser uno de los tipos más populares de pan, pero la llegada de las barras baratas, producidas en masa, lo relegó, lo cual es una lástima pues es más sano.

No contiene azúcar y el ácido permite que absorbamos mejor los minerales y vitaminas de la harina.

Y si quedaste aterrado porque estamos hablando de los a veces vilificados carbohidratos, recuerda que han sido ellos los que han alimentado nuestras civilizaciones, pues son una fuente barata y disponible de energía.

nuestras charlas nocturnas.

 


El país que no ha emitido moneda en 25 años y en el que los billetes huelen mal y se deshacen en las manos


_95064097_gettyimages-141286956Muchos delos habitantes de este país llegan a los comercios con un maletín lleno de fajos de billetes para comprar alimentos o productos de distinta naturaleza.

Pero la gran mayoría de esos billetes huele muy mal y está a punto de desintegrarse.

Y es que en Somalia no se ha emitido papel moneda desde hace más de 25 años.

Además, 98% de los que circulan son falsos, de acuerdo al Fondo Monetario Internacional (FMI).

“La gente los utiliza, pero no fueron impresos por el Banco Central de Somalia”, explica Richard Hamilton, especialista en temas relacionados con África de la BBC.

En Somalia, una hogaza de pan pequeña puede costar 1.000 chelines (la moneda oficial somalí). Como referencia, 22.000 chelines equivalen a 1US$, lo que quiere decir que US$100 podrían ser entre 2 y 3 millones de chelines, dependiendo de la tasa de cambio.

Hay personas que pueden entrar a las tiendas con miles y miles de chelines. El dependiente no puede contar semejante cantidad de dinero, así que confía en que en el bolso que le entregan está la cantidad que le dicen, así que lo acepta y entrega los productos”, refiere Abdinur Mohamed, del Servicio Somalí de la BBC.

Miles y millones

_95077649_somaliacasagettyY es en este contexto que el gobierno somalí anunció que en los próximos meses imprimirá billetes de chelines, por primera vez en más de un cuarto de siglo.

La última vez que se emitieron fue antes de 1991, fecha en la que el gobierno de Mohamed Ali Samatar fue derrocado, dando inicio a una guerra civil entre clanes que se prolongó por décadas.

En esa época, todas las instituciones del Estado dejaron de funcionar, entre ellas el Banco Central.

La situación empeoró cuando empezaron a circular en el país diferentes monedas, como las que imprimían los clanes rivales, algunos empresarios y el chelín de Somalilandia (un territorio independiente que se separó de Somalia pero que no es reconocido internacionalmente como un país)”, afirma Hamilton.

El Banco Central de Somalia reinició sus operaciones en 2009, pero todavía no tiene control sobre la política monetaria, de acuerdo a un artículo publicado por el periódico británico Financial Times.

El nuevo proceso de emisión cuenta con el aval del FMI. Se calcula que su costo será de US$60 millones y que los billetes podrían estar en el mercado hacia finales de año.

La única denominación que se emitirá será la de 1.000 chelines porque el resto ha caído en desuso, le dijo al Financial Times Mohamad Elhage, jefe de misión del FMI en Somalia.

Pioneros e innovadores

_95077653_somaliaarrozreutersLa escasez de billetes y el hecho de que solo 2% de los que circulan no son falsificados, ha dado lugar a una economía dolarizada y a un mercado paralelo electrónico.

“Los dólares que se mueven en el mercado provienen de remesas enviadas por expatriados, ayuda internacional o comercio ganadero. Ese dinero también se utiliza en transferencias realizadas a través de teléfonos celulares.Somalia se ha convertido en un país pionero en ese tipo de transacciones“, dice Hamilton.

Estas operaciones equivalen a US$1.400 millones, lo que representa aproximadamente 20% del PIB del país, según el trabajo del Financial Times.

Hay un mecanismo llamado hawala, que funciona de forma similar a empresas como Western Union y que le permite a los somalíes comprar lo que quieran en cualquier establecimiento y pagar con el móvil.

En los comercios el valor del producto aparece en una especie de pantalla que hay en el lugar, a través de la cual el dependiente confirma la recepción del dinero.

“Este sistema se ha fortalecido a lo largo de los últimos 10 años porque es práctico y muy conveniente. Las redes de comunicación que permiten el funcionamiento del sistema están en control de empresas privadas en distintos puntos del país”, comenta Mohammud Ali, editor del Servicio Somalí de la BBC, basado en Kenia.

nuestras charlas nocturnas.

 


La madriguera de conejo que condujo a una cueva “de los Caballeros Templarios”


_95043755_caters_knights_templar_cave_3 (1)BBC Mundo –  Lo que parecía ser una madriguera de conejos común y corriente dentro de una granja en Reino Unido condujo al descubrimiento de un santuario subterráneo que usaban los devotos de una orden religiosa medieval. Pero, ¿es sólo eso o hay algo más?

Según una leyenda local, las Cuevas de Caynton, en el condado de Shropshire (oeste de Inglaterra), eran utilizadas por los Caballeros Templarios en el siglo XVII.

La estructura ubicada a menos de un metro de profundidad parece estar intacta.

 

_95043713_caters_knights_templar_cave_0

El propósito original de ese lugar es un misterio, pero Historic England, un organismo que se encarga de preservar los sitios históricos ingleses, ha descrito la cueva como una “gruta”.

Ese organismo cree que esos sitios fueron probablemente construidos a fines del siglo XVIII o inicios del siglo XIX, cientos de años después de que la Orden del Temple se disolviera.

Según Historic England, pareciera que las cuevas eran usadas para llevar a cabo “rituales de magia negra” por los visitantes.

El fotógrafo Michael Scott, de la ciudad inglesa de Birmingham, fue a retratar el lugar después de ver un video de las cuevas en internet.

“Caminé por un potrero para llegar al lugar, pero si no sabes que está ahí, fácilmente pasas al lado sin darte cuenta“, comentó.

“Considerando el tiempo que ha estado ahí, el sitio está en condiciones maravillosas, es como un templo subterráneo”.

El sitio tiene una red de pasillos y arcos tallados en piedras areniscas.

También hay una fuente.

_95043757_caters_knights_templar_cave_7

Scott dijo que la cueva era “bastante estrecha” y que las personas que miden 1,8 m de alturadebenagacharse para poder entrar.

Algunas cámaras son tan pequeñas que los que las exploran tienen que entrar prácticamente gateando.

“Tenía que agacharme para entrar y cuando ya estaba adentro, había un silencio absoluto. Vi unas pocas arañas pero nada más. Como estaba lloviendo, la pendiente para llegar a la cueva estaba llena de lodo, pero adentro estaba seca”, añadió.

Las cuevas habían sido selladas en 2012 en un intento por mantener alejados a los vándalos y a los practicantes de magia negra.

Aunque el rumor de una conexión entre las cuevas y los Templarios parece improbable, según los historiadores, vale la pena recordar cómo era esta orden.

¿Quiénes eran los Caballeros Templarios?

Los Templarios eran una orden militar católica fundada en el siglo XII para proteger a los peregrinos que se dirigían a Jerusalén por rutas peligrosas.

Sus miembros eran caballeros armados vestidos como monjes, a quienes se les concedíandeterminados privilegios legales y cuyo estatus era respaldado por la Iglesia.

Tenían la reputación de tener mucho dinero y poder.

En 1095, el Papa Urbano II le prometió a los templarios de Europa que sus pecados quedarían perdonados si se embarcaban en una cruzada para recuperar Jerusalén en el nombre del cristianismo.

Muchos respondieron “tomando la cruz”, gesto que se tradujo en las pequeñas cruces rojas que cosieron en sus túnicas.

nuestras charlas nocturnas.