actualidad, opinion, variedades.

Dichos y gestos italianos fascinan al mundo


'Montoncito', un gesto tan fascinante como italiano (foto: Ansa)

‘Montoncito’, un gesto tan fascinante como italiano (foto: Ansa)

(ANSA) – ROMA – La gestualidad, ciertas palabras o frases, la moda y las pequeñas cosas conforman la “italianidad”, un estilo amado en todo el mundo y que se impone superando la barrera del idioma.

 
Así lo determinaron los desarrolladores de Babel, una aplicación para hablar distintas lenguas de inmediato, especialmente en ámbitos laborales o viajes de negocios donde, en general, se impone el inglés.

 

En Babel trabajan 450 personas provenientes de 39 países, por lo tanto, tiene autoridad para hablar de multiculturalismo. Si bien en el interior de la empresa se habla en inglés para facilitar la comunicación entre todos, no puede decirse que allí reine un ambiente neutro que descarte lo modos de expresión de personas que tienen otras lenguas maternas.

 

Los colaboradores de Babel hicieron una “lista de estilo” en la que los italianos tienen un puesto de honor: y no solo en el interior de la empresa, sino en todo el mundo. ¿Los motivos? En Argentina, Noruega, Africa o Japón no hace falta explicar el típico gesto italiano de “hacer montón con los dedos de la mano” para interrogar con cierto ímpetu a un interlocutor. Las manos y los gestos en general juegan un rol muy importante en el “ser italiano” o para ser reconocido como tal.

 
También el significado de ciertos dichos, acaso multiplicados a través del cine o la literatura, son reconocidos en cualquier parte del mundo globalizado. La frase “in bocca al lupo” (literalmente, “a la boca del lobo”) significa el deseo de buena suerte y es comprendido ya por cualquier persona, no importa que hable italiano. Ni hablar de la muy típica “Mamma mia!” (Madre mía!), que si va acompañada del gesto de tomarse la cabeza con ambas manos…es para alarmarse.

 
La moda y la italianidad van de la mano, sin duda. Muchas ciudades miran a Milán, una de las grandes capitales mundiales del diseño, a la hora de renovar el guardarropas.

 
Sin embargo, el estilo del “Bel Paese” se advierte también en las pequeñas cosas. Por ejemplo, en cómo preparar un buen café y, especialmente, cómo y cuándo beberlo: jamás se pide un cappuccino después del almuerzo!. La costumbre se ha extendido en toda Europa y también en otros continentes, donde las cafeterías italianas impusieron su impronta en la vida cotidiana.

nuestras charlas nocturnas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s