actualidad, opinion, variedades.

Lo que nunca se dijo de los ‘pacientes cero’: la historia de malentendidos sobre famosas enfermedades mortales


gaetan-dugasPor Jacqueline Howard, CNN – Cuando se confundió la letra O con el número 0 en la anotación a mano que hizo un investigador sobre un paciente de VIH, a principios de 1980, nació el provocativo término ” Paciente Cero”.

Ese hecho desencadenó una ola de eventos que terminaron por culpar erróneamente a Gaëtan Dugas, un auxiliar de vuelo francocanadiense, de llevar el virus de la inmunodeficiencia humana, o VIH, a Estados Unidos.

Tuvieron que pasar décadas antes de que una investigación, publicada hace un mes en la revista Nature, limpiara el nombre de Dugas y entregara evidencia sólida de que el virus surgió en Estados Unidos por una epidemia preexistente en el Caribe, que data de la década de 1970.

Aunque la inquietante historia de Dugas ya quedó aclarada, el término ‘paciente cero’ sigue vigente y continúa creando confusión y despertando curiosidad sobre la manera en que se propagan las enfermedades.

“El paciente cero es una palabra capciosa”, explicó Richard McKay, historiador de la Universidad de Cambridge (Inglaterra) y coautor del estudio de Nature, hace un mes. “Podría no significar nada, pero también podría ser el principio absoluto”, insistió.

‘Superpropagadores’ vs. ‘superarrojadores’

‘Paciente cero’ sigue siendo un término muy frecuente a la hora de escribir los casos índices, es decir los primeros casos documentados de una enfermedad observada o reportada ante las autoridades médicas.

Muchos científicos y funcionarios de salud son reacios a identificar esos pacientes y evitan el término ‘paciente cero’ por completo, sostuvo Thomas Friedrich, un profesor asociado de ciencias patobiológicas en la Facultad de Medicina Veterinaria Madison de la Universidad de Wisconsin.

“Identificar a alguien como el paciente cero puede, por un lado, dar una impresión errada sobre cómo surgen las enfermedades y, por otro, insinuar que alguien debería ser culpado por el brote, cuando eso no es realmente apropiado”, señaló Friedrich. “Sin embargo, científicamente es importante que las personas y el área de salud pública entiendan cómo funcionan los casos índice, la manera en que las enfermedades entran en una comunidad y cómo detener su propagación”, añadió.

Ahora, algunos científicos argumentan que también es importante analizar los casos primarios: la persona o el animal que lleva por primera vez la bacteria o el virus a una población. Para casos de pandemias generadas por enfermedades infecciosas, el caso primario nunca se va a conocer, dijo el doctor Ian Lipkin, profesor de epidemiología y director del Centro de Infección e Inmunidad de la Universidad de Columbia en Nueva York.

“No es inusual que los agentes infecciosos se filtren en el medio ambiente durante años, o hasta décadas, sin que sean detectados”, explicó Lipkin. Y agregó que un agente puede entrar en la población humana a través de una o más personas.

Incluso, después de que un agente infeccioso haya entrado en la población, algunas personas son más propensas a propagarlo que otras, anotó el epidemiólogo.

“Entonces puede tener más sentido hablar en términos de ‘superpropagadores’ que de ‘pacientes cero’”, afirmó Lipkin. “Los ‘superpropagadores’ pueden viajar o adquirir cierto tipo de comportamientos que resultan en la transmisión de la enfermedad a grandes cantidades de personas”, insistió.

De hecho, aunque Dugas no fue el ‘paciente cero’ del VIH sí pudo haber servido como un ‘superpropagador’, concluyó el experto.

Ahora, hay quienes pueden ser denominados como ‘superarrojadores’, individuos que dejan muchos más tipos de virus en el ambiente –y no sólo a través del contacto físico persona a persona– que otros.

Ya sea que fueron realmente los ‘pacientes cero’, ‘superpropagadores’ o ‘superarrojadores’, estas son las historias de seis personas que habrían desempeñado un papel importante en la dispersión de enfermedades letales durante los siglos XX y XXI.

La verdadera María Tifoidea

pacientecero4

“Como seres humanos, queremos tener las historias exactas y a veces eso implica culpar o decir, ‘Oh, esta persona comenzó la epidemia'”, explicó Jacobs. “Con la historia, al menos la historia de las enfermedades infecciosas, no es tan exacto ni tan limpio”, añadió.

Es muy raro que podamos decir: “esta persona lo hizo; esta persona lo inició. Incluso si así fuera, la mayoría de las veces ellos no estaban haciendo nada conscientemente para generar una epidemia. Lo que pasó es que estaban en el lugar equivocado en el momento equivocado”, concluyó.

Uno de los primeros ejemplos conocidos de los ‘superpropagadores’ fue María Mallon.

Esta mujer se hizo famosa como María Tifoidea, aseguró el doctor Richard Stein, investigador de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York y profesor auxiliar adjunto de la City University de Nueva York, quien escribió el libro Super-Spreading in Infectious Diseases (Superpropagadores en enfermedades infecciosas).

“Todavía no estoy seguro si ella fue solo una ‘superpropagadora’ o si también fue ‘superarrojadora’… posiblemente fue las dos”, explicó Stein.

Mallon, una cocinera originaria de Irlanda, parecía estar sana mientras preparaba la comida de las familias para las que trabajaba a principios de 1900 en Nueva York. Poco después de que los alimentos fueron servidos, miembros de esos hogares desarrollaron fiebre tifoidea, una enfermedad potencialmente mortal causada por la bacteria Salmonella typhi.

A medida de que cada vez más familias para las que cocinaba desarrollaron la enfermedad, Mallon fue identificada como una especie de ‘paciente cero’, a pesar de que nunca manifestó los síntomas.

“Están estos individuos, como la llamada María Tifoidea, que por una u otra razón pueden estar infectadas con un patógeno y aún así no presentar muchos síntomas. Ahora, sí pueden arrojar o transmitir ese patógeno de tal manera que lo hace infeccioso para otras personas”, señaló Friedrich.

Mallon fue forzada a entrar en cuarentena dos veces para un total de 26 años, durante los cuales demandó sin éxito al departamento de salud de Nueva York. Su argumento era que ella no se sentía enferma y, por lo tanto, no podía infectar a otras personas. Murió en 1938.

Nadie sabe si realmente Mallon era el ‘paciente cero’ en el caso de la fiebre tifoidea o simplemente se encargó de transmitirlo. Después de todo, nombrar a un ‘paciente cero’ sigue siendo difícil.

“Ni siquiera puedo pensar en un momento en el que realmente hayamos conocido un caso índice”, dijo el doctor Bertram Jacobs, director y profesor de virología en la Escuela de Ciencias de la Vida de la Universidad Estatal de Arizona. Lo más cercano que hemos podido llegar a eso fue tal vez con la epidemia del Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SARS por sus siglas en inglés), reveló.

La propagación del SARS

Según un boletín de la Organización Mundial de la Salud (OMS), unos científicos pudieron rastrear un caso muy serio de ‘superpropagación’, durante el brote mundial de SARS en 2003: se trata de un doctor que pasó una noche en un hotel Hong Kong.

El médico Liu Jianlun, de 64 años y originario de la provincia de Guangdong, estaba enfermo cuando se hospedó en el hotel Metropole y pudo haber trasladado el virus a al menos otros 16 huéspedes, que también estaban en su mismo piso, informó el boletín. Coincidentemente, Liu se quedó en la habitación 911 del noveno piso.

“No lo podrías llamar ‘paciente cero’, pero si consideras el impacto que tuvo en términos del brote pues fue crítico en la propagación de la enfermedad”, aseguró Lipkin, quien este año recibió el Premio Internacional de la Cooperación científica y tecnológica por asistir a la OMS y a China durante la epidemia de SARS.

Probablemente, los huéspedes del hotel que fueron expuestos al virus viajaron a otros países tras ser infectados. En menos de cuatro meses, hubo cerca de 4.000 casos y 550 muertes por SARS que están relacionadas con la estancia de Liu en Hong Kong.

Pero para empezar ¿cómo se infectó Liu? El hospital para el que trabajaba trataba esta enfermedad y el médico pudo haber entrado en contacto con el virus a través de un paciente.

De hecho, se cree que el primero en desarrollar el SARS en Guangdong fue un campesino que se contagió a través un animal. Aquellas enfermedades que son propagadas por animales se llaman zoonóticas.

“Para el caso de muchas enfermedades zoonóticas, el primer paso es que la infección salte a la especie humana. Si el virus es capaz de transmitirse directamente entre personas y ya no necesita la reserva animal para este fin, tiene todo el potencial de desencadenar una epidemia”, explicó Stein. Y añadió: “creo que, explorando esto desde una perspectiva global, ese primer paciente sería el ‘paciente cero’”.

La película Contagio en la vida real

Se cree que el Síndrome Respiratorio Agudo Grave se originó en una especie de murciélago y después se propagó a otros animales, como los felinos civetas, antes de contagiar a los humanos en China, de acuerdo a la OMS.

“En el proceso de adaptación de una especie a la otra la enfermedad se pudo propagar”, aseguró Lipkin, quien también fue asesor del thriller médico de 2011, Contagio. Algunas de las escenas en la película reflejan los recuerdos que le quedaron de haber ayudado a manejar el brote de SARS en Beijing, confesó Lipkin. En la obra, un virus barre con el mundo después de que un chef se contagia al manejar un cerdo muerto que está infectado.

Cerca del 60% de todas las enfermedades infecciosas que existen son zoonóticas, explicó Stein, científico investigador de la Universidad de Nueva York. En otras palabras, hay múltiples microorganismos en la naturaleza que pueden infectar a los animales y también a los humanos.

Se predijo que para 2020, emergerían  de 10 a 40 virus nuevos entre los seres humanos, aseguró Stein citando a un estudio publicado en la revista Proceedings of the Royal Society B.

“Hay muchos ‘pacientes cero’ potenciales que pueden infectarse con cualquier cosa”, explicó Friedrich. “Lo que está previniendo una nueva pandemia no es tanto que los virus de animales no puedan infectar a los humanos. De hecho, entre más analicemos, veremos que la gente se contagia de estas enfermedades todo el tiempo”, añadió.

La clave de un brote, reveló Friedrich, es que esos virus se transmitan de una sola persona a muchas más. Eso fue exactamente lo que hizo la gripa aviar H5N1.

Nace un nuevo virus

pacientecero1

En 2004, un niño de 6 años llamado Capitán Boonmanuch se convirtió en la primera víctima confirmada de la gripe aviar en Tailandia, mientras el virus se propagaba en Asia, reportó el periódico USA Today. Puede que Capitán no haya sido el ‘paciente cero’, pero su familia recordó que antes de estar enfermo el niño había cogido un pollo y lo había llevado a la casa de su tío.

Se cree que el pollo arrojó el virus de la gripe aviar cuando estuvo en contacto con el niño, infectándolo a él y a otros miembros de la familia.

Entre 2003 y 2016, se han reportado 856 casos de personas infectadas con el virus H5N1 en todo el mundo. Además, de acuerdo a la OMS, 452 personas han muerto debido a esta enfermedad.

“Las epidemias que surgen entre los seres humanos a menudo provienen del contacto con enfermedades animales”, aseguró Jacobs. “Los virus que realmente circulan entre la gente se convierten en su gran mayoría en reagrupamientos de otros virus que vienen de aves o de humanos”, añadió.

Los virus reagrupados surgen cuando el material genético de uno o más virus que infectan a un único humano o animal se mezclan. Esa combinación es referida normalmente como un evento de reordenamiento, que es muy frecuente en la naturaleza.

“Los virus de la gripe aviar no se replican bien en los seres humanos y los virus de la gripe humana no se replican bien en las aves, pero si un virus de aves y un virus humano entra en un cerdo, puede tener un reasentamiento y obtener cepas totalmente nuevas”, señaló Jacobs.

Eso fue lo que ocurrió en 2009 con otro tipo de gripa: la porcina o H1N1 que puso al mundo bajo una tormenta.

El niño que sobrevivió a la gripa porcina

pacientecero2

La influenza H1N1 ya había surgido en 1918 y también causó una pandemina, informó Friedrich. Muy similar a lo que pasó en 2009 cuando el brote de esta enfermedad impactó al mundo.

Se cree que antes de la pandemia de 2009, los cerdos fueron infectados por múltiples virus. De tal manera que se dio un reasentamiento de estas enfermedades que derivó en la cepa de H1N1 y que pudo tener algún vínculo con el virus de 1918, explicó Friedrich.

El brote que resultó de esta situación es un ejemplo de la manera en que nuevos virus de la gripe pueden entrar a la población humana, añadió el experto.

“Para el H1N1 más reciente, definitivamente parece que provino de los cerdos aunque en última instancia sean virus de las aves”, sostuvo Friedrich. “El término que las personas usan en el mundo de la gripe es que los cerdos son “venas mezcladoras”, en los que los virus de las aves se pueden combinar con los de los mamíferos y crear enfermedades que son más proclives a infectar a los humanos que los virus de las aves por sí solos”, explicó Friedrich.

Édgar Hernández tenía cinco años y vivía en La Gloria, una localidad de México, cuando los médicos los identificaron como el primer caso documentado de gripe porcina en el brote que surgió para 2009. Édgar sobrevivió a la enfermedad que, según su madre, un cerdo del barrio le habría transmitido.

“Con los casos índices no solo se trata de que estén infectados por un animal, sino que el virus debe hacer varias cosas para propagarse entre las personas. Además, tiene que salir de esa primera persona y llegar a muchas otras para que realmente sea un brote”, agregó Friedrich. “Algunos virus pueden hacer eso y otros no. Unos los hacen muy débilmente y mueren, mientras otros logran afianzarse y entonces se convierten en los brotes de los que oímos hablar”, concluyó el experto.

Emile y el ébola

Un virus ampliamente conocido desde hace mucho tiempo, que se transmite de humano a humano, es el ébola.

El ébola puede ser introducido en la especie humana por un contacto cercano con la sangre, secreciones, órganos u otros fluidos de animales que estén contagiados. Por ejemplo, murciélagos, monos o incluso antílopes, informó la OMS.

Un niño de dos años fue sospechoso de ser el primer caso en el más reciente brote de ébola, lo que sugiere que “el virus entró por una sola persona a la población humana”, de acuerdo a un estudio de 2014 publicado en la revista New England Journal of Medicine.

Emile Ouamouno era un pequeño que vivía en la aldea Meliandoy, al suroeste de Guinea, cuando repentinamente presentó fiebre, vómito y diarrea severa en diciembre de 2013. Las autoridades dijeron que pudo haber contraído la enfermedad a través de un murciélago.

Murió cuatro días después de que sus síntomas aparecieron. En apenas un mes su abuela, madre y hermana de tres años también fallecieron por la enfermedad.

Como en anteriores brotes de ébola, el virus continúa propagándose a través del contacto corporal o del contacto con fluidos humanos, incluso después de que la persona haya muerto, indicó Stein, el investigador de la Universidad de Nueva York.

“El ébola es muy interesante porque para esta enfermedad infecciosa las investigaciones han arrojado que las prácticas inseguras de entierro –que implican lavar y preparar el cuerpo del difunto– aparentemente contribuyeron a la transmisión del virus”, añadió Stein. Eso sí, aclaró, las personas también pudieron haber propagado el virus mientras estaban vivas.

‘En el lugar equivocado en el momento equivocado’

El Síndrome Respiratorio de Oriente Medio (MERS, por sus siglas en inglés) es un feroz virus identificado en Arabia Saudita durante 2012 y nombrado en 2013.

Aunque los científicos todavía investigan los orígenes de esta enfermedad, se sabe que los camellos pudieron haber sido la fuente animal para que el MERS contagiara a los humanos, según la OMS. Esta organización ha sido notificada de por lo menos 1.813 casos de MERS  desde el 2012.

El año pasado, en Corea del Sur se presentó un brote de MERS y un hombre de 68 años que tenía un gran historial de viajes fue reportado como el ‘paciente cero’.

El hombre viajó a Bahrein, Emiratos Árabes, Arabia Saudita y Qatar antes de regresar a Corea del Sur. Durante la travesía no presentó ningún síntoma, según la OMS, pero cuando se empezó a sentir enfermo acudió al Centro Médico Samsung en Seúl. De acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, el tiempo que puede transcurrir entre la exposición al MERS y el desarrollo de los síntomas es de dos a 14 días.

Esta persona, además, habría transmitido el virus a otros 28 individuos antes de llegar al hospital, como lo informó la revista médica The Lancet en julio pasado. Entre ellos se encontraba un paciente que, a su vez, habría infectado a otras 82 personas en la clínica.

Sin embargo, vale la pena tener en cuenta que “es muy difícil para nosotros identificar quién es un caso clave cuando ocurren los brotes”, insistió Lipkin. Justamente porque “hay ejemplos muy raros en los que podemos saber lo que sucede, como ocurrió con el ébola porque era en tiempo real, pero cuando intentas reconstruir los casos es muy fácil confundirse”.

Y esta confusión no es buena ni para la ciencia ni para la humanidad, sostuvo Jacobs de la Universidad Estatal de Arizona.

“Como seres humanos, queremos tener las historias exactas y a veces eso implica culpar o decir, ‘Oh, esta persona comenzó la epidemia'”, explicó Jacobs. “Con la historia, al menos la historia de las enfermedades infecciosas, no es tan exacto ni tan limpio”, añadió.

Es muy raro que podamos decir: “esta persona lo hizo; esta persona lo inició. Incluso si así fuera, la mayoría de las veces ellos no estaban haciendo nada conscientemente para generar una epidemia. Lo que pasó es que estaban en el lugar equivocado en el momento equivocado”, concluyó.

 

nuestras charlas nocturnas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s