actualidad, opinion, variedades.

A las mujeres les duele pero los hombres tardan en olvidar


cbs-610x340.jpg.pagespeed.ce.Hpz96r6Dca

salud.com.ar – Parejas se unen y se separan todo el tiempo, y el mito popular dice que ellos son más desapegados y les es más fácil dejar en tanto que ellas sufren y lloran más, pero a fin de cuentas ¿quién paga más cara una ruptura?

Esto siempre es algo relativo, pero en su afán reiterado de tantear a ciegas la realidad, la ciencia se ha inmiscuido en este interrogante, desarrollando un estudio que afirma que es cierto que ellas sienten más dolor pero ellos sufren por mucho más tiempo.

La universidad londinense de Binghamton, en Inglaterra, llevó adelante esta investigación con una base de más de 5700 personas en 96 países, obteniendo resultados por demás interesantes, midiendo el dolor emocional, físico y el tiempo que tarde en disiparse.

La escala utilizada por el estudio iba de 1 a 10, siendo uno ausencia de dolor y diez demasiado dolor; el dolor emocional, es decir la presencia repetida de miedo, depresión, ansiedad y tristeza, afecta en gran medida a mujeres. El dolor físico, es decir algunas de las consecuencias físicas para el dolor emocional, tales como insomnio, alteraciones en el peso o la calidad del sueño y hasta ataques de pánico, también afecta con mayor fuerza a las féminas.

Ambos sexos sienten estos tipos de dolor frente a una pérdida, las mujeres con mayor intensidad, pero los hombres con mayor duración, ya que se probó que estos tardan mucho más que las mujeres en superar el no tan intenso dolor.

Ahora, cuando los científicos se detuvieron a preguntarse el porqué de este fenómeno, encontraron su respuesta en sentencias biológicas, tal como afirma el director de la investigación, Craig Harris, al sitio Salud180.com, “un simple encuentro sexual puede resultar en 9 meses de embarazo seguidos de meses de lactancia y muchos años de cuidado materno para las mujeres de la antigüedad (algo que no ha cambiado tanto) mientras que los hombres podían seguir su camino minutos después sin mayor compromiso biológico”.

Así, una vez más, la ciencia se inmiscuye en aspectos de la vida cotidiana, que antaño solían parecer demasiado blandos, humanos o sociales para la misma, pero que hoy le son exigidos por parte de la sociedad y también, por qué no, del mercado. (Autor: rtoranzo)

nuestras charlas nocturnas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s