actualidad, opinion, variedades.

El dinero, de héroe a eje de penurias


alejandra_laeraPor Alberto Ferrari/BUENOS AIRES, (ANSA)- El dinero ha sido material de inspiración literaria desde la novela realista del siglo XIX, pero ha perdido su condición de “héroe moderno” para convertirse en sinónimo de crisis y penurias, señala un ensayo de reciente edición en Argentina.

En “Ficciones del dinero”, la argentina Alejandra Laera recuerda que el francés Honoré Balzac consiguió con sus populares novelas realistas que “una bancarrota hiciera palpitar igual que el relato de la caída de un imperio o que una herencia provoque la misma avidez que las aventuras sentimentales de un joven galante”.

Fue precisamente Balzac con su “Comedia humana” a mediados del siglo XIX quien convirtió al dinero “en un nuevo héroe moderno” de un “modo acorde a su tiempo de feroz modernización”, señala Laera, profesora de letras de la Universidad Nacional de Buenos Aires.

Emile Zola también supo describir al “dinero volátil de maníaca circulación” en “El dinero”, publicada en 1890, detalla la autora.

El estadounidense Frank Norris describió en 1903 las alzas y bajas del mercado del trigo en “The Pit”, otro de los clásicos de la ficción literaria del dinero. Para entonces, el argentino Julián Martel ya había publicado en 1891 “La Bolsa”, un drama inspirado en el primer derrumbe bursátil que sufrió Argentina y que, por ese motivo, fue una novela muy popular en su tiempo.

El dinero y su entorno social fueron también tema de inspiración para el brasileño Alfred de Taunay (hijo de una familia aristocrática francesa nacido en Río de Janeiro) que adoptó a Emile Zola como modelo para “O encilhamento”, una “novela financiera” publicada en 1891.

En la década del 90, con el capitalismo financiero en esplendor, el dinero perdió su “potencial heroicidad” e ingresó en la literatura como “una instancia de la desintegración” social ya que “declaraba la imposibilidad de ser y para siempre” para sociedades envueltas en crisis cíclicas.

“El dinero representado en la década del 90 no era dinero contante y sonante como el del comercio, ni dinero territorializado como el de los terratenientes o estancieros, pero tampoco el dinero en fuga de la especulación”, señala el ensayo que el Fondo de Cultura Económica distribuye en América Latina.

En aquella década, una metáfora del valor del dinero como pura ceniza aparece en la novela “Plata Quemada”, del argentino Ricardo Piglia, ganadora del Premio Planeta y luego trasladada al cine.

En esa novela y en otras la década del 90 el dinero se representa “en el sentido más extremadamente literal como imprecisión o intangibilidad y no como forma de mercancía, a diferencia de las novelas clásicas en que aparecía “como ostentación de riqueza y su mundo de brillos y apariencias”, completa la autora.

nuestras charlas nocturnas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s