actualidad, opinion, variedades.

La moda del siglo XX facilitó el aumento de la incidencia del melanoma


TrajePor Shereen Lehman/(Reuters) – Un equipo detectó que el aumento de la cantidad de casos de melanoma en Estados Unidos coincide con la disminución del tamaño del traje de baño desde comienzos del siglo XX.

El melanoma es el cáncer de piel más peligroso y la principal causa de muerte por enfermedades cutáneas en Estados Unidos, según informa la Academia Estadounidense de Dermatología.

Cada año, algo menos de 10.000 estadounidenses mueren por este cáncer de piel.

“Lo más interesante de nuestro estudio fue ver cómo las fuerzas socioeconómicas y culturales coinciden en el tiempo para empujarnos al lugar en que estamos con respecto de la exposición a la luz UV y el aumento continuo de la incidencia del melanoma”, dijo el autor principal, doctor David Polsky, dermatólogo del Departamento de Dermatología Ronald O. Perelman de la Facultad de Medicina de New York University.

“En este país, la influencia de la profesión médica está claramente limitada en las actitudes hacia los peligros potenciales del proceso de bronceado”, agregó Polsky.

Su equipo revisó las tendencias socioeconómicas del siglo XX, incluida la moda, las normas sociales, los paradigmas médicos, las tendencias económicas y los patrones de turismo. Dividió el período en cuatro subperíodos y repasó el arte, la publicidad y los catálogos de ropa de cada uno.

Antes de 1910, la piel sin broncear estaba de moda. La piel bronceada tenía el estigma social.

Los trajes de baño cubrían más del 75 por ciento de la superficie de la piel de hombres y mujeres. La ropa sport cubría el 90 por ciento del cuerpo.

Entre 1910 y finales de 1930, aumentó la aceptación del bronceado. El estadounidense promedio tenía más tiempo libre para hacer actividades al aire libre y la ropa comenzó a dejar más piel al descubierto. Los trajes de baño cubrían la mitad del cuerpo y la ropa sport dejaba ver el 14 por ciento de la piel masculina y el 27 por ciento de la piel femenina.

Y Polsky señaló que el atractivo de la piel bronceada surgía de la medicina, que comenzó a reconocerle a la luz solar poderes curativos para ciertas enfermedades, como la tuberculosis, la psoriasis y el raquitismo.

Esto ocurrió “sin el respaldo de la evidencia (…) Entonces, la piel bronceada quedó asociada con la salud y el bronceado comenzó a afianzarse”.

Polsky dijo que cuando lo adoptó la población con “glamour”, todos querían estar bronceados.

La tendencia a pasar más tiempo al aire libre, cada vez con menos ropa, continuó entre los años 40 y 70.

Los trajes de baño dejaban ver más del 80 por ciento del cuerpo y la ropa sport, un 40 por ciento en hombres y mujeres.

La piel bronceada estaba de moda. En ese subperíodo, la medicina comenzó a descubrir los peligros de la exposición a la luz UV y los dermatólogos recomendaban el uso de pantallas solares para evitar las quemaduras.

En 1950, a 3 de cada 100.000 se les diagnosticaba un melanoma. Al final de los 70, la cifra se triplicó entre los hombres y se duplicó entre las mujeres.

Hacia el final del siglo, se popularizó el uso de la cama solar. Los trajes de baño dejaban expuesto el 90 por ciento del cuerpo y la ropa sport, casi la mitad de la superficie de la piel.

Las tasas de melanoma también aumentaron: se diagnosticaban a 14/100.000 hombres y a 11/100.000 mujeres.

Dado que la mayoría de los melanomas se diagnostica en la mediana edad, el equipo calculó un período de 50-60 años entre la exposición al sol y la aparición de la enfermedad.

Al unir ambos gráficos, los autores obtuvieron una alineación casi perfecta entre el aumento de la exposición de la piel a la luz UV y las tasas de diagnóstico de melanoma.

“Hay que felicitar a los autores por su estudio, que ayuda a identificar oportunidades para influir en este problema de salud pública que es el melanoma”, elogió el doctor Mark Albertini, especialista en cáncer de University of Wisconsin, Madison, y que no participó del estudio.

La investigación no prueba que las tendencias en la moda fueran la causa de este crecimiento de la enfermedad, pero “aporta un marco histórico para el cambio de actitud que promueve el aumento de la exposición a la luz UV y de la incidencia del melanoma en el siglo pasado”, escriben los autores en American Journal of Public Health.

FUENTE: American Journal of Public Health

nuestras charlas nocturnas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s