actualidad, opinion, variedades.

En cuartos se acabaron las sorpresas


48a98e56cba7662597d1c7b162ecce06Por Germán Tabáres y Fernando Lorenzo/SALVADOR,(ANSA) – Los cuartos de final despidieron a la última gran sorpresa del torneo, Costa Rica, y clasificaron a cuatro seleccionados a los que inicialmente todos daban como candidatos al título.

Dos pertenecen al Viejo Continente: Alemania y Holanda, equipo este último que de los cuatro semifinalistas es el único que nunca alzó la Copa del Mundo (fue tres veces subcampeón mundial, en Alemania 74, Argentina 78 y Sudáfrica 2010).

La “Naranja”, que arrancó con todo y se vengó justamente de su verdugo en la final del pasado Mundial, España, en primera ronda de Brasil 2014, penó bastante con el calor y con dos equipos de este lado del Océano Atlántico.

Primero fue México, al que despachó en octavos en cinco minutos de distracción “azteca” y con una “manito” del árbitro, en octavos de final. Hoy, en cuartos, hizo lo propio frente a Costa Rica, pero por penales.

El equipo de Louis van Gaal, que acertó al mandar al campo de juego al arquero suplente en la agonía del suplementario, pues luego se lució en la definición desde los 12 pasos, había chocado con Keylor Navas, portero de Costa Rica.

“Nos vamos sin derrotas y con la frente alta”, dijo apenas finalizado el duelo el arquero del Levante, una de las figuras de esta selección “tica” que, al mando del colombiano Jorge Luis Pinto, se confirmó como la más grata sorpresa. Costa Rica, que había dejado en el camino a campeones mundiales como Italia, Uruguay e Inglaterra y había tenido mejor suerte en los penales que la clasificaron a cuartos frente a Grecia, no pudo con el cuarto equipo europeo en su camino.

Holanda refrendó por esa vía su condición de favorita y ahora irá por una Argentina que parece ir encontrando su mejor versión a medida que avanza un torneo en el que tuvo un camino mucho más accesible hacia la fase final.

El equipo de Alejandro Sabella dejó atrás con algún apremio a Suiza y hoy venció con autoridad, pero también por un ajustado 1-0 a Bélgica, una de las grandes promesas de este Mundial ante la cual se sacó una espina de 24 años.

Argentina, hoy con un Lionel Messi más en función de armador que de goleador, volverá a jugar una semifinal por primera vez desde Italia 90 y lo hará ante una Holanda a la que la emparenta una rica historia de choques mundialistas.

El más recordado es sin dudas aquella final ganada por Argentina como local en 1978, luego de aquella derrota por 4-0 en Alemania 74, del que también fue subcampeona Holanda, que volvería a ganarle en Francia 98 en cuartos de final.

Sin goles empataron la última vez que chocaron en un Mundial, en la fase de grupos de Alemania 2006 que clasificó a ambas a octavos (Holanda cayó 1-0 con Portugal y Argentina venció a México y luego perdió por penales con Alemania en cuartos).

El miércoles, en Sao Paulo, volverán a verse las caras por un boleto a la finalísima del 13 de julio en el estadio Maracaná, conociendo ya al siguiente rival, que surgirá del otro duelo europeo-sudamericano, el martes.

La primera batalla entre el “viejo” y el “nuevo” mundo tendrá lugar en Belo Horizonte y la animarán Brasil y Alemania, choque al que el anfitrión del torneo llegará golpeado por la imprevista baja de su máxima figura: Neymar.

La lesión del astro brasileño fue la única sorpresa que depararon estos cuartos de final, sin dudas también la más desagradable y representó el altísimo precio que debieron pagar los dirigidos por Luiz Felipe Scolari por la victoria.

Brasil, que había pasado con susto y por penales frente a Chile, mejoró ante una Colombia que apuntaba a dar el batacazo, pero que terminó desdibujándose ante la propuesta de una “canarinha” más ofensiva, pero a la que salvaron sus zagueros.

El capitán Thiago Silva, que se perderá el duelo con Alemania por doble amonestación, y David Luiz con un soberbio tiro libre, hicieron estéril el descuento de Colombia por intermedio de su figura: James Rodríguez, goleador del torneo con seis tantos.

Un “cuco” (Colombia) se fue y llega otro (Alemania) para un Brasil que deberá sacar fuerzas de la desgracia (Uruguay no pudo hacerlo tras la sanción a Luis Suárez) para terminar de espantar esos fantasmas que prometen asolarlo en su camino a la final.

Si supera la baja de Neymar y también a una Alemania que fue de mayor a menor en el torneo y superó a Francia en cuartos con menos apremios que a la supuestamente más débil Argelia en octavos, la espera el escenario de su peor trauma: el Maracaná.

Los cuartos de final invirtieron la tendencia del torneo y el temor a quedarse en el camino pudo más que la ambición inicial, lo cual redundó en una nueva baja del promedio de goles, que cayó de 2,75 en octavos y a 2,65 por partido en esta etapa. Un 0-0 (Holanda-Costa Rica), dos 1-0 (Argentina-Bélgica y Alemania-Francia) y un 2-1 (Brasil-Colombia), reflejaron esa mezquindad típica de las instancias decisivas, esas en las que todos sienten que un error puede costarle la promesa de gloria.

nuestras charlas nocturnas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s