actualidad, opinion, variedades.

“Comezón del séptimo año” en Italia


1396007473152Por Igor Greganti/ROMA,(ANSA) – Las parejas italianas se divorcian menos, en parte debido a la crisis económica que, en algunos casos, obliga a los esposos a permanecer juntos para no gastar en abogados ni afrontar el mayor costo de la vida de solteros.

Las separaciones, sin embargo, se producen cada vez más en los primeros años del matrimonio: tanto que los casos de cónyuges que se dijeron adiós después del fatídico séptimo año se duplicaron en los últimos 20 años. También está en aumento el llamado “turismo de divorcios”, es decir, los viajes al exterior -España en particular- para aprovechar un sistema legal más rápido.

Los datos surgen de una investigación del Instituto de Estadísticas italiano (ISTAT), que describe en primer lugar el contexto italiano de menos matrimonios y más separaciones, que desde mediados de los años 90 aumentaron casi un 70 por ciento (los divorcios por su parte se duplicaron).

La tendencia en aumento, sin embargo, registró “un freno en los años recientes”. En 2012, por primera vez las separaciones (en total 88.288) disminuyeron, un 0,6 por ciento, en tanto los divorcios (casi 52.000) bajaron 5,6 por ciento en tres años.

Según los analistas económicos, una persona que se divorcia se encuentra frente a “un costo de vida superior en un 66 por ciento respecto del promedio de cada componente de una familia tipo”.

Además, según una investigación del sitio inmobiliario Immobiliare.it, “para más de cuatro separados de cada diez la condición financiera empeoró netamente”, y “unos 227.000 italianos siguen pagando las cuotas de la hipoteca aunque ya no viven en la casa conyugal”.
La famosa “crisis del séptimo año”, conocida como una suerte de leyenda popular, resulta en cambio un alerta concreto según los números del ISTAT.
“Confrontando los matrimonios celebrados en 1985 con los de 2005, las uniones interrumpidas después de siete años por una separación se duplicaron, pasando del 4,5 al 9,3 por ciento”, explicó el Instituto.

Sin embargo, la “propensión a separarse” en los matrimonios celebrados con un rito religioso es muy inferior respecto de aquellos celebrados con el trámite civil.

Para Gian Ettore Gassani, presidente de la Asociación de Abogados de Matrimonio italianos, el séptimo año es fatal por varias razones, pero hay cuatro principales: “La infidelidad conyugal, el desinterés sexual, la violencia y las injerencias de la suegra”.

En promedio, según el ISTAT, un matrimonio dura 16 años, pero también van en aumento las separaciones en las parejas de larga duración: “Respecto de 1995, las separaciones en el año 25 de matrimonio se triplicaron”.

Las crisis conyugales, además, afectan sobre todo en la cuarentena y a los profesionales: los maridos separados en 2012 tenían una edad promedio de 47 años y las esposas 44.

nuestras charlas nocturnas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s