actualidad, opinion, variedades.

Prostituta por solidaridad…


13931703961785DIEGO TORRES/Especial para EL MUNDO/Pekín – No se sabe con exactitud cuántas prostitutas hay en China. Las estimaciones oscilan entre los dos y los 10 millones. Lo que sí se sabe con certeza es quién es la más controvertida defensora de un colectivo que sufre, noche tras noche, el acoso, el chantaje y la persecución de la policía. Ye Haiyan, abanderada de la legalización del oficio más antiguo del mundo, lleva una década utilizando sus palabras, y su cuerpo, para dar voz a las trabajadoras sexuales del país asiático.

Se convirtió en activista tras conocer de primera mano las condiciones de trabajo en los burdeles. Divorciada de su marido y con una niña pequeña a cargo, Ye aceptó la invitación que le hicieron varias prostitutas para que se quedara a dormir en su casa mientras las cosas se arreglaban. Allí escuchó sus historias de sufrimiento: los arrestos, las multas, las detenciones, el miedo a llevar preservativos -la policía los utiliza como prueba en su contra-, el sida, las prisiones…

La experiencia le marcó. Primero abrió una web, luego una asociación y en 2010 organizó en Wuhan -su ciudada natal, capital de Hubei- la primera manifestación de prostitutas en China. Pero su gran golpe de efecto, el que volcó la atención de la sociedad sobre un colectivo marginado, llegó poco más tarde. En 2012 alquiló una habitación sin ventanas en una pensión de Yulin, en la provincia de Guangxi. En la puerta colgó el siguiente letrero: “Se ofrecen servicios sexuales gratuitos”.

“Quería llamar la atención de la sociedad sobre un colectivo que no conocen, sobre el que tienen muchísimos prejuicios, y hacer entender a la gente las condiciones en que estas mujeres hacen su trabajo”, asegura por teléfono a EL MUNDO. Durante dos días, Ye atendió a una media docena de clientes, campesinos y obreros de las fábricas de los alrededores. Retransmitió en las redes sociales su experiencia. Y contó cómo era la vida en los burdeles más mugrientos del país, donde prostitutas de 40 y 50 años cobran dos euros por coito.

Persecución del régimen

Ye ha pagado cara su audacia en un régimen que tolera mal las voces discordantes. Matones han irrumpido en su organización, la policía la ha detenido en varias ocasiones y las autoridades locales la han expulsado de su domicilio, la última vez en la provincia de Cantón.

El Gobierno de Pekín criminaliza a las prostitutas, a los clientes y a los proxenetas. Periódicamente, las autoridades ejecutan campañas de mano dura contra los burdeles, como la que comenzó hace dos semanas en Dongguan (Cantón), una operación que se ha extendido por todo el país y en la que han sido detenidas miles de personas, muchas prostitutas.

“Se debe perseguir la violencia, la explotación, la trata de las mujeres, pero yo creo que deberíamos legalizar la prostitución, tanto para las trabajadoras como para los clientes y los intermediarios”, dice Ye desde Wuhan, donde vive en estos momentos. “Así, al menos, las prostitutas podrían salir a la luz, ocupar su espacio en el sistema legal y proteger mejor sus derechos”, afirma.

“Debemos legalizar la prostitución para que las mujeres puedan proteger sus derechos”

1976: Nace en Wuhan (China). 2003: Se divorcia y se va a vivir con unas prostitutas. 2005: Abre una página web en apoyo del colectivo. 2006: Funda el Centro de Base para los Derechos de la Mujer. 2010: Organiza la primera manifestación de meretrices de China. 2012: Presta servicios sexuales gratuitos durante dos días en un burdel.

nuestras charlas nocturnas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s