actualidad, opinion, variedades.

Revelan fotos centenarias encontradas en la Antártida


52c5e6229416fLondres | El País de Madrid – Los negativos fueron hallados en un sitio histórico del continente blanco: una cabaña usada por Robert Scott, el héroe trágico que perdió la carrera por ser el primero en llegar al Polo Sur. Los negativos estaban congelados, pero pudieron recuperarse 22 imágenes, que muestran aspectos del paisaje antártico y de una expedición que tuvo mucho de aventura.

La Fundación Antartic Heritage Trust (Fundación del Patrimonio de la Antártida) logró revelar hasta 22 fotografías tomadas en la Antártida hace 100 años, durante la Expedición Imperial Transatlántica (1914-1917), que dirigió Ernest Shackleton.

Los negativos de nitrato de celulosa estaban guardados y congelados en un lugar histórico de la conquista del continente austral: una cabaña que fue utilizada por Robert Scott, el héroe que perdió la carrera por ser el primero en llegar al Polo Sur por 33 días frente al noruego Roald Amundsen.

Según relata la Fundación, las placas de nitrato de celulosa se encontraban congeladas y pegadas entre sí, pero un año de trabajo consiguió rescatar 22 imágenes en blanco y negro, que fueron presentadas a finales de 2013.

Aventureros.

Aquella expedición, tras la pérdida por los aventureros ingleses del honor de ser los primeros que llegaban al extremo más austral del globo, quería batir otro récord: ser la primera que cruzaba el continente helado. Pero tampoco pudo ser.

Para empezar, uno de los barcos de la partida, el Endurance, quedó atrapado por los hielos que lo comprimieron hasta romperlo. Ello supuso una importante pérdida de material. Sin embargo, Shackleton, que ya había viajado con anterioridad a la Antártida, consiguió mantener el grupo de 27 personas sin bajas hasta que fueron rescatados dos años más tarde, en lo que se consideró un prodigio de supervivencia.

La otra parte de la expedición, encargada de aportar suministros al final de la expedición, tuvo peor suerte: también perdió el barco, el Aurora, y se vio bloqueada, y de los 10 hombres que la componían solo regresaron con vida siete.

Hallazgo.

La fundación encontró los negativos en una caja en la cabaña del cabo Evans que Scott había usado como campamento base en sus expediciones anteriores y cuyo contenido se encarga de inventariar y restaurar. En las imágenes, bastante deterioradas, los miembros de la fundación han identificado zonas de la Antártida como el estrecho McMurdo o la isla de Ross, donde el grupo menos numeroso quedó atrapado.

No se sabe el nombre del autor de las fotografías, que se encontraron en el cuarto de revelado que había sido de Herbert Ponting, fotógrafo de la expedición de Scott de 1910-1913. Lo más probable es que sean obra de Arnold Spencer-Smith, fotógrafo de la partida de Shackleton.

Aparte de los paisajes helados se puede identificar, por ejemplo, al jefe científico de la expedición, Alexander Stevens.

El descubrimiento resultó una casualidad incluso para los autores del hallazgo. “No pensamos que la caja tuviera nada de relevancia”, dijo el director ejecutivo de la fundación, Nigel Watson.

“Ha sido un hallazgo muy emocionante y estamos encantados de ver expuestas las fotografías 100 años después. Es un testimonio y un homenaje de nuestros esfuerzos para conservar el legado de la cabaña de Scott en el cabo Evans”, agregó.

Bebidas.

No es el primer descubrimiento llamativo de esta fundación, que en 2010 había encontrado tres barriles de whisky y dos de brandy pertenecientes a otra expedición de Shackleton, en este caso la que dirigió en 1908.

La fundación fue creada en la década de 1990 con el objetivo de promover la toma de conciencia de la humanidad sobre la historia de la Antártida, su exploración y su importancia para el mundo moderno. Con ese fin, procura identificar, restaurar, preservar y documentar los lugares históricos de la Antártida, sus construcciones y los objetos que contienen. Entre bebidas alcohólicas y fotografías, ya ha cumplido con creces la misión.

Explorar era una riesgosa aventura

Los últimos turistas del barco ruso Akademik Shokalskiy, que lleva bloqueado desde la pasada Nochebuena a cien millas náuticas de una base antártica de Francia, fueron rescatados ayer. Su espera no resultó para nada dramática, entre festejos de fin de año y la conexión permanente con el mundo. Hace cien años, las cosas eran muy diferentes en la Antártida. La carrera por explorar estos helados parajes era obra de aventureros, que a menudo dejaban la vida ante la dureza de los elementos. El episodio más recordado fue la tragedia de Robert Scott y su expedición británica, que llegó en 1912 al Polo Sur para descubrir que por pocos días se le había adelantado el noruego Roald Amundsen. Scott y sus hombres murieron en el camino de regreso.

nuestras charlas nocturnas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s