actualidad, opinion, variedades.

Sigue la disputa: publican cédula de Gardel que dice que es uruguayo


0010477179infobae – La disputa internacional en torno a la nacionalidad de Carlos Gardel continúa con la aparición de las primeras imágenes de su cédula de identidad, que indica que nació en el departamento de Tacuarembó, Uruguay.

Este documento fue dado a conocer en 2012, pero su imagen pudo verse públicamente esta semana cuando llegó a la dirección de Cultura de Tacuarembó una copia para ser exhibida en su museo. Según El Observador, se realizan tratativas para conseguir el original.

“Este documento apareció hace dos meses, porque si bien teníamos el número de registro de la cédula, no teníamos el original. Un ciudadano lo tenía y se lo dio a la historiadora argentina Martina Iñiguez, quien nos envió una copia, y nosotros la ampliamos. Desde hace una semana está en el museo Carlos Gardel”, explicó Carlos Arezo, director de Cultura de la Intendencia de Tacuarembó.

El funcionario municipal explicó la importancia de este documento: “Gardel era un ciudadano uruguayo indocumentado que vivía en Argentina, como tantos otros. Cuando debe realizar un viaje a Brasil, se encuentra con que tiene que reglamentar su situación y aprovecha una ley reglamentada en 1917 por la cual los uruguayos en el exterior podían obtener sus documentos con una declaración en el consulado del país donde vivieran”.

Debido a eso, Gardel tramita este documento, expedido en Argentina el 4 de noviembre de 1920. Allí declaró que nació el 11 de diciembre en Tacuarembó (Uruguay) y que era hijo de Carlos y María.

0010477172El documento tiene la firma y una foto de Gardel, según muestra la fotografía difundida por el portal de la cadena británica BBC. “Es lo que se conoce como el Registro de Nacionalidad Uruguaya, que vendría a ser como una partida de nacimiento. Es muy importante porque a partir de este documento, Gardel tramita todo el resto de sus documentos, como la ciudadanía legal argentina o el pasaporte argentino”, contó Arezo.

Según la BBC, durante décadas la historiadora Iñiguez estuvo buscando la cédula de Gardel, hasta hace un par de años, cuando supo que la tenía un coleccionista privado que no quería dar a conocer el documento públicamente. “Es importante porque fue el primer documento que tuvo Gardel en su vida y cada vez que lo renovó, siempre puso el mismo lugar de nacimiento. Hasta ahora, nunca habíamos podido tener alguna imagen”, explicó la investigadora.

nuestras charlas nocturnas

Una respuesta

  1. Como en Uruguay no se podía agregar al expediente la partida de defunción civil de Gardel, por cuanto en ella constaba su nacionalidad uruguaya – hecho que se aceptó en el trámite argentino consagrando inexplicable irregularidad – , Defino gestionó la certificación de la partida de defunción eclesiástica, expedida en Medellín el 25 de junio de 1935, número 1191, libro 49, folio 298, donde dice ” (…) el cadáver de Carlos Gardel, adulto, soltero, oriundo de Argentina (…)” Firmada por el padre Germán Montoya, tiene un explicable error al decir oriundo de Argentina, cuando de verdad era legalizado. De todos modos, el documento no le servía a Defino, que debía presentar un Gardel francés.Y allí surge el “milagro”: En el trámite uruguayo aparece ahora un certificado de la partida de defunción eclesiástica que no coincide con los datos legales y que, con fecha 29 de febrero de 1936, sustituye el oriundo por vecino de Argentina, con lo cual la nacionalidad quedaba libre y el trámite salvaba el infranqueable obstáculo. (1) Si adulterar los datos de un documento público configura o no un acto delictivo, es tema jurídico, más allá del juicio que merezca el profano.Siguiendo con lo que ha sido una constante en la historia oficial, quien pone de relieve la oscura maniobra es nada menos que Adela Blasco de Defino, que sin darse cuenta del celoso ocultamiento que había hecho su esposo del certificado legal, lo publica en facsímil en su libro, dejando la trampa al descubierto.Tiempo después, el investigador medellinense Luciano Londoño López, principalísimo referente gardeliano no sólo en su país, hizo un prolijo examen de la partida y sus certificaciones, confirmando totalmente las sospechas, con el aval de su indiscutida jerarquía..Este fraude, denunciado por Erasmo Silva Cabrera en su libro “Alegato por la verdad”, fue sistemáticamente ignorado y silenciado por los biógrafos gardelianos adictos al francesismo.

    Me gusta

    diciembre 24, 2013 en 15:15

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s