actualidad, opinion, variedades.

Hasta un 18% de la población sufre el síndrome de vejiga hiperactiva


fotonoticia_20131109105528_500(EUROPA PRESS) – El síndrome de vejiga hiperactiva, un trastorno que se engloba dentro de los problemas de incontinencia urinaria, afecta a entre el 11 y el 18 por ciento de la población española, según el profesor titular de Urología de la Universidad de La Laguna, David Castro, con motivo de un encuentro médico organizado este fin de semana en Madrid para debatir las principales novedades del Congreso Anual de la Internacional Continence Society (ICS, en sus siglas en inglés).

Los síntomas de la vejiga hiperactiva son el aumento de la frecuencia miccional (necesidad de orinar más de 8 veces al día), urgencia urinaria (necesidad repentina de orinar) e incontinencia por urgencia (pérdidas involuntarias de orina asociadas a la urgencia).

Esta patología, que es más común en las mujeres y aumenta con la edad, “afecta a la calidad de vida de estos pacientes que ven limitadas sus actividades sociales por la necesidad de ir al baño permanentemente y de manera imprevisible”, explica en una entrevista a Europa Press, este experto que equipara la repercusión que tiene en el día a día a la que sufren los enfermos de diabetes.

El diagnóstico del síndrome de vejiga hiperactiva se lleva a cabo por exclusión, cuando no hay ninguna causa conocida que provoque los escapes de orina, y el tratamiento, añade, “siempre es un proceso escalonado que comienza siendo conservador, después farmacológico, y cuando falla se inyecta toxina botulínica o neuromodulación”.

Hasta ahora, el principal tratamiento de esta patología es conservador e incluye un cambio en los estilos de vida –como el abandono de los productos irritantes como el café o el alcohol, o la práctica de ejercicio físico– y una reeducación de la vejiga, mediante ejercicios de suelo pélvico o tratando de retener o aguantar las ganas cada vez que viene el deseo.

Si este abordaje conservador no hace efecto se recurre al tratamiento farmacológico, en el que en los últimos años se han producido importantes avances gracias a la aparición de un nuevo medicamento que evita los efectos secundarios que causan los actuales.

Este experto hace referencia a ‘Bermiga’ (mirabegrón), un tratamiento oral para la vejiga hiperactiva desarrollado por Astellas Pharma, aprobado en Europa pero aún no disponible en España que ha demostrado ser beneficioso tanto para pacientes que nunca habían recibido tratamiento como para aquellos que habían suspendido su tratamiento con antimuscarínicos.

Hasta la llegada de este fármaco, la primera novedad en 30 años en el tratamiento, la única clase de tratamiento oral para los síntomas de vejiga hiperactiva disponible en Europa eran los antimuscarínicos, que “son efectivos pero tienen el problema de que tiene problemas adversos como sequedad en la boca y estreñimiento”.

En cuanto a las últimas alternativas, el debate actual se encuentra en qué debe administrarse primero: la toxina botulínica o la neuromodulación; en su opinión es que “hay que individualizar las terapias, no se puede dar una regla general para todos los pacientes”.

ICS, EL DE MAYOR NIVEL CIENTÍFICO

Castro-Díaz ha presidido el Congreso de este año del ICS, y han dirigido este fin de semana el Post-ICS en Madrid para unos 300 médicos, para darles a conocer las principales novedades que trasmitieron sobre la incontinencia urinaria en el congreso celebrado en agosto, por primera vez teniendo como sede España.

“Es importante porque es el congreso de mayor nivel científico en el mundo de la incontinencia urinaria todos los investigadores de este campo intentan presentar sus trabajo en este congreso”, ha explicado.

Este año, destaca, se han recibido unos 1.000 ‘abstras’, de los que se aceptaron para presentación 300, de los que 30 eran españoles, “lo que significa que en es se están haciendo las cosas bien en el campo de la investigación de la incontinencia urinaria”.

nuestras charlas nocturnas

Una respuesta

  1. ¿Qué es un estudio urodinámico? Un estudio urodinámico pretende estudiar cómo funciona el aparato urinario inferior (vejiga y uretra) de cada paciente, e informar de las sensaciones provenientes de la zona, y de la capacidad vesical (qué volumen de líquido puede albergar) y acomodación (elasticidad) de la vejiga. Estudia la dinámica miccional en sus dos fases (llenado y vaciamiento). El estudio urodinámico permite descubrir qué tipo de afección sufre el paciente y permite tomar decisiones de tratamiento adecuadas. El fin de este estudio es provocar y reproducir los síntomas que refiere el enfermo y obtener un registro gráfico de lo que se observe. Consta de varias pruebas independientes y complementarias: flujometría urinaria (medir la fuerza del chorro de la orina), estimación del residuo postmiccional (orina que queda dentro de la vejiga después de orinar), cistomanometría (medición de presiones en la fase de llenado) e instantánea miccional (medición de presiones y flujo urinario en la fase de vaciamiento). Se puede completar realizando otras pruebas como el perfil de presión uretral, electromiografía del suelo de la pelvis y estudios con radiología simultánea y grabación en vídeo (videourodinámica).

    Me gusta

    noviembre 14, 2013 en 14:16

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s