actualidad, opinion, variedades.

La procesión del Señor de los Milagros


pictLIMA, (ANSA) – La procesión del “Señor de los Milagros” es una de las fiestas religiosas católicas más concurridas en el mundo, que a lo largo de cada mes de octubre logra congregar en Perú y en varios puntos del mundo a cientos de miles de fieles peruanos y extranjeros.

Cada año, a lo largo del llamado mes “morado”, cientos de miles de personas -sin importar la edad, sexo, condición social o económica- concurren en Lima a partir del 5 de octubre a las procesiones alrededor del Cristo de Pachacamilla.

Ese día es la primera salida del Señor de los Milagros desde la Iglesia de las Nazarenas, cerca del centro histórico de la capital peruana Con miles de devotos peruanos en el mundo, procesiones similares se repiten en Roma, Madrid, Nueva Jersey o Santiago de Chile, entre otras ciudades.

Alrededor de la fiesta religiosa se observa durante la peregrinación a las cuadrillas de cargadores, a las sahumadoras y a decenas de vendedoras de comidas y dulces típicos locales: choncholí, choclo con ají, picarones (buñuelos) con miel y los infaltables turrones de doña Pepa.

Según los relatos del Arzobispado de Lima, alrededor del año 1650, “unos negros angolas pertenecientes a la cofradía del barrio de Pachacamilla, en Lima, pintaron en uno de los muros del galpón donde se reunían, y donde quizá también habitaban, la imagen de un Cristo crucificado”. En ese lugar, hoy en día se erige el Monasterio de las Nazarenas, considerada la casa del Señor de los Milagros, llamado también de la Santa Cruz, ya que en 1674 se pintó una cruz como símbolo de protección, ante las amenazas de invadir Lima por parte del pirata Jacobo L’Hermite Clerk.

El 13 de noviembre del año 1655, un terremoto devastador sacudió la ciudad de Lima sin causar daños ni al muro, ni a la imagen del Cristo crucificado, que había sido pintada en él por los negros.

Ese hecho, prodigioso para los antiguos limeños, fue el que dio comienzo al culto popular al Señor de los Milagros, propagándose rápidamente entre la feligresía local pero sin la autorización del párroco del templo de San Marcelo.

Por eso el párroco solicitó a la autoridad eclesiástica inmediata superior que se demoliera el muro a fin de evitar cualquier acto profano.

Las andas viejas fueron remplazadas desde hace muchos años por andas de plata, que tienen en el monasterio una sala donde se guardan bajo el cuidado de un personal especial.

La primera procesión del Cristo de Pachacamilla ocurrió en 1687, cuando otro terremoto sacudió a la capital de Perú.

Es por ello que Sebastián de Antuñano -un capitán de navío y negociante, que conjuntamente con Antonia Lucía del Espíritu Santo fueron los grandes promotores de la devoción al Señor de los Milagros de Lima- mandó a preparar en lienzo una copia del Cristo que figuraba en el muro y lo sacó en procesión a recorrer las calles de la ciudad. Al recordarse el primer aniversario del terremoto del 28 de octubre de 1746, la imagen tomó la costumbre de salir cada 28 de octubre, visitando calles, templos, monasterios y hasta ramadas.

En realidad son dos imágenes las que salen en procesión cada mes de octubre: una, el lienzo con la copia del Crucificado del muro, y otra, la de la Virgen de la Nube, devoción ecuatoriana que la madre Antonia trajo al Perú, según el Arzobispado de Lima.

Las andas de plata del Señor de los Milagros son llevadas por 32 miembros de la Hermandad de Cargadores del Señor y tienen un soporte de madera de roble. Solamente en plata su peso es de 450 kilos. Los cargadores obedecen a su capataz general y a un subcapataz y están organizados en cuadrillas, cada una con su propio jefe. También hay una hermandad de sahumadoras, que portan antiguos y ricos sahumadores de plata, y una de cantoras. Finalmente hay un martillero que da la orden de detenerse y de continuar la marcha de la procesión: todas estas personas visten de color morado.

La anda sale de su sala especial en el monasterio de las Nazarenas por la puerta grande que da a la transitada avenida Tacna e ingresan al templo. Allí la imagen recibe el saludo y el amor de miles de devotos.

nuestras charlas nocturnas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s