actualidad, opinion, variedades.

Muere a los 96 años el último testigo del búnker de Hitler


IMAGEN-13049908-2BERLÍN (Reuters) – Rochus Misch, el último testigo de los días finales de Adolf Hitler en el búnker de Berlín, que siempre se refirió al dictador nazi como “el Jefe”, ha muerto en su casa a los 96 años, dijo el viernes su agente literario.

Misch, que contó a Reuters en una entrevista en 2007 en su casa que había un silencio extraño en el búnker mientras en la superficie se libraba la batalla de Berlín en abril de 1945, falleció el jueves tras un tiempo sufriendo los efectos de un ataque cardiaco reciente.

“Su familia estaba con él cuando murió”, dijo el agente de Misch, Michael Stehle. Misch murió en la modesta casa del sur de Berlín donde había vivido desde 1938.

En la entrevista de 2007, Misch – que trabajó como guardaespaldas de Hitler, operador telefónico y correo durante cinco años – dijo: “La vida en el búnker era bastante normal. Hitler estaba casi siempre muy tranquilo”.

Comentó que los historiadores, cineastas y periodistas siempre se habían equivocado cuando describían el ambiente del búnker cuando las fuerzas soviéticas estrecharon el cerco en los últimos días del régimen nazi.

“Era mucho menos dramático que lo que mostraron muchos historiadores, cineastas y periodistas”, dijo el exsoldado. “Lo peor era el silencio (..) Todo el mundo susurraba y nadie sabía por qué. Es por eso por lo que parecía el búnker de la muerte”.

Misch siguió siendo neutral sobre Hitler hasta su muerte.

“La historia es la historia, fue de ese modo y nadie debería mentir al respecto”, dijo, rechazando juzgar el pasado.

Misch no se avergonzaba de hablar de momentos agradables con Hitler, tal y como mostró la aclamada película alemana de 2004 “El hundimiento”, que generó controversia por mostrar el lado humano, aunque también brutal, del dictador.

Era el último superviviente de los días finales del búnker, tras la muerte de Bernd von Freytag in 2007. El único soldado con permiso para llevar armas en el búnker, entró en las SS en 1937 con 20 años y resultó herido en Polonia en 1939. Posteriormente fue trasladado al servicio de la cancillería de Hitler.

Fue capturado tras la guerra y pasó nueve años en las cárceles soviéticas. Al volver a casa comenzó un negocio de pintar casas.

Misch contó que se quedó en el búnker incluso después de que Hitler permitiera irse a los que allí estaban, afirmando que era su deber como soldado. Con la guerra perdida, el dictador se suicidó el 20 de abril de 1945.

“Estaba preparado para ello y solo estaba esperando el momento”, contó Misch. “Cuando la puerta se abrió, vi a Eva (Braun) tumbada con las piernas dobladas de modo que las rodillas casi le llegaban a la barbilla. Nunca olvidaré eso”.

Luego vio el cadáver de Hitler envuelto en una manta del que solo salían los zapatos.

“Hubo un completo silencio”, afirmó. “Fui al comandante y le dije: ‘El Führer está muerto’. Mi compañero dijo entonces: ‘Ahora hay que quemar al jefe'”.

nuestras charlas nocturnas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s