actualidad, opinion, variedades.

Colombia, entre machismo y alcohol


0183d66043b1b1f06d4b40829afbb741_XLPor Oscar Escamilla BOGOTA, (ANSA)– El machismo, las agresiones pasionales, el alcoholismo y los problemas económicos figuran como los argumentos masculinos para justificar la violencia contra las mujeres en Colombia, aseguró Nigeria Rentería, alta consejera presidencial para la equidad de la mujer.

En diálogo con ANSA, Rentería aseguró que “las causas” de esa violencia de género “son múltiples, pero dentro de las principales está el machismo, tiene también que ver el consumo de sustancias alcohólicas, los problemas económicos y los pasionales como los celos irascibles”, precisó la consejera.

Según cifras del Instituto Nacional de Medicina Legal, en 2011 se registraron 175 casos de muertes violentas de mujeres, de ese total 130 fueron cometidas por quienes eran sus parejas sentimentales, otras las 40 perpetraron parientes de las víctimas y las cinco restantes ocurrieron en un contexto de violencia sexual.

Para 2012, la misma institución oficial reveló que un total de 1.146 mujeres se vieron envueltas en muertes consideradas violentas, sin embargo, falta por depurar esa cifra para determinar cuántas de las víctimas perecieron a manos de sus compañeros, esposos o novios.

Otros datos estadísticos, también recopilados por Medicina Legal, señalaron que en 2012 unas 55.638 mujeres fueron atendidas por especialistas al ser víctimas de violencia intrafamiliar, mientras que otras 16.063 lo hicieron por ser objeto de violencia sexual.

Los principales victimarios de esa violencia intrafamiliar fueron los cónyuges o compañeros en 40.831 casos, seguidos de los parientes en 8.874 casos, mientras que un total de 5.257 niñas y adolescentes fueron violentadas en sus núcleos familiares.

La misma estadística resaltó que esa violencia también se desató en 676 casos contra mujeres mayores o ancianas, siempre según las cifras oficiales.

“La situación en Colombia no es la peor, estamos todavía con mucho por mejorar, pero cada día se están obteniendo mayores resultados porque ya no se está aceptando (este tipo de violencia), que antes sí se aceptaba”, agregó Rentería.

La consejera sostuvo que parte de esa violencia está arraigada en la “cultura” masculina local y confió que se irá desterrando en la medida en que sean cada vez más “visibles” estos casos ante la opinión pública y se incorporen en la agenda social del país.

A mediados del año pasado la sociedad colombiana se manifestó en contra de la violencia contra la mujer, luego que se conociera del asesinato de Rosa Elvira Cely, una madre soltera ultrajada y golpeada por un compañero suyo de estudios, Javier Velasco Velásquez.

El caso de Cely conmovió a la sociedad local, generó marchas y hasta el pedido del presidente, Juan Manuel Santos, de la pronta captura de Velasco que, tras su arresto, confesó el crimen y admitió haber antes violado y golpeado a otras mujeres.

Para enfrentar este fenómeno, el gobierno destinó unos 1.800 millones de dólares que serán invertidos en los próximos 10 años en una estrategia que busca convertir la violencia contra la mujer en eje transversal de todas las dependencias del Estado.

También se invertirá en campañas de prevención y en programas académicos de rechazo contra formas culturales de discriminación femenina e incluso en una iniciativa con los empresarios locales llamada “sello de equidad”, que empezará a operar en un mes.

De acuerdo con Rentería, el sello de equidad será una suerte de marca-respaldo que el gobierno le dará a las empresas que emprenda iniciativas internas de lucha contra la violencia hacia la mujer.

La campaña comenzará en septiembre próximo con 20 empresas piloto y se espera que en poco tiempo el modelo se acogido por más industrias, incluso en algunas donde la mujer es de plano rechazada como la minería, donde sólo se les concibes como encargadas de prepara alimentos o de prestar servicios sexuales.

Pese al moderado optimismo de Rentería frente al tema, la situación de la mujer en Colombia no es la mejor. De acuerdo a cifras oficiales, en 2012 la participación femenina en el mercado laboral alcanzaba apenas el 54,1%, frete al 74,5% de los hombres.

Igualmente, las mujeres doblaban a los hombres en materia de desempleo con el 13%, ante el 7,8%.

Por su parte, la Encuesta Nacional de Demografía y Salud de 2010 reveló que una de cada cinco mujeres, entre los 15 y los 19 años, estaba en ese momento en embarazo o ya era madres.

Mientras que en 2011, el 23.5% de las mujeres que dieron a luz en el país tenían entre 10 y 19 años, lo que revela una problemática frente al tema del inicio sexual, las fallas en temas de sexualidad y los delitos contra menores de edad.

nuestras charlas nocturnas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s